Dejando Huella y los dos tipos de aplauso

Hay dos tipos de aplauso en un evento con público, el enfervorecido y apasionado de a quien *figuradamente* le volaron la cabeza (véase, concierto de rock) y el sosegado y profundo de a quien le tocaron *de verdad* el corazón (véase, concierto de una orquesta sinfónica).

DH/12+1 - Dejando Huella 2010

Pero comenzaré por el principio; pasé el último fin de semana en Querétaro, donde impartí una conferencia en el evento Dejando Huella, que organiza anualmente y desde hace trece años el estudio Tipos Libres. Suele ser un cliché hablar de lo bien organizado que estuvo todo y de la gran convivencia entre todos los que acudimos para participar, así que mejor ilustraré el cliché con una anécdota.

Aterricé en Querétaro el mismo día de mi charla, a primera hora de la mañana. Una vez en el hotel me llevaron al comedor, donde estaba desayunando el resto de personas que impartían talleres y conferencias, y ya saben que en México es costumbre saludar con un apretón de manos (o similar) a alguien si lo conoces por vez primera, pero en cambio hay un abrazo si te reencuentras con alguien con quien ya tienes una cierta amistad/relación (esto es algo que confunde especialmente cuando te topas con alguien de nacionalidad no mexicana, que a veces reservan los abrazos para otras ocasiones u otro tipo de personas, como familiares, etc.)

Continue reading Dejando Huella y los dos tipos de aplauso

Desparramado y con british accent, capítulo 12

Conocí a Julian Boulding, fundador y Presidente de thenetworkone durante el pasado Festival Internacional de Publicidad de Cannes. thenetworkone es (así se autodefine) una red internacional de agencias “bajo-demanda”, conectando personas y agencias y creando relaciones físicas donde antes sólo había relaciones virtuales.

Cuando unos meses después pudo visitar Saltillo, como viaje anexo al que tenía ya previsto al estadounidense estado de Texas) nos despedimos con una invitación a participar con un artículo en el suplemento dedicado a algunas de las agencias independientes más destacadas del mundo en el año anterior con el que anualmente thenetworkone colabora con Campaign, la excelente revista británica dedicada al mundo de la publicidad, y con la expresión “el futuro según tu agencia” como único brief sobre el tema.

Click aquí para leer una pseudo-traducción a castellano de este mismo texto o click acá para descargar en formato PDF el artículo publicado.

Grupo W for thenetworkone+campaign

The world’s leading independent agencies 2010: Grupo W
I started this piece with the brief to talk about the future, or, rather, “our” future. But before embarking on that, I thought it would be a good idea to tell you about Saltillo, in Northern Mexico.

CHAPTER 1: SALTILLO, THE PAST.
Saltillo. Small, peaceful, boring. Have you ever heard of Saltillo? Well, it doesn’t matter, actually. There’s no reason why you should have, it’s just the city where Grupo W has its headquarters, and from where we have travelled on an amazing ten-year journey that reached one of its highest points in 2008 with a ranking of fourth place in The Gunn Report list of interactive agencies. That day, the list started with Miami and continued with Stockholm and San Francisco, followed by Saltillo.

The weirdest thing about it wasn’t that Saltillo was listed, but that Mexico was. Flooded by traditional media advertising, the biggest Mexican agencies have never worried to develop their digital infrastructures, leaving them in an awkward position today, because the audience for their campaigns is not where it used to be.

The void these companies left was, for us, like getting a backstage pass to the brands’ dressing room, even if it meant being considered the tainted “digital bit” at first. We worked in a discreet place: few worked in it and even fewer paid it any attention, so our references were fed by looking outside, not in. It was there that, for a long time, we have tried to plant the seeds of talent and hard work.

And then, surprise surprise, the world went nuts and the previously sidelined digital became the centre of everything.

No-one watches Lost on the TV in Mexico; they download the episodes before any internet feed reveals the next plotlines. People don’t listen to their favorite shows via the radio, but through podcasts.

Every medium that is touched by “digital” becomes digital itself, because it’s the only conceivable way for people to access the information first. That is until everything becomes digital, by which time it won’t be labelled as such but will be termed “normal”.

This is a world in which projects erase the lines not just between advertising categories but between marketing and advertising themselves, and where the old formats don’t disappear, but evolve into something else because of the changing media landscape that they helped to create.

Our ideas, that used to live on screen, have been forced to grow to survive (so they can reach that “digital” audience that is suddenly everywhere). When “Big ideas” in Mexico started to need digital, no one better than us to provide them.

Grupo W’s team of 25 people was no longer sufficient and so we set about recruiting new talent.

CHAPTER 2: SALTILLO, THE PRESENT.
Saltillo. Small, peaceful, boring. Have you ever heard of Saltillo? Probably not, just like all those people from abroad who sent us their résumés. People from Russia, Equador, Spain, Colombia and Peru sent their portfolios with the high hope of working at Grupo W, while many Mexicans wouldn’t consider working for us because Saltillo was small, peaceful and boring.

It reminds me of the phrase said by the kid that Neo finds during his visit to the Oracle in The Matrix: “In order to bend the spoon, first, you have to understand there is no spoon”. To relate that to us: none of these people came to live in Saltillo; they came to work at Grupo W.

Our team continued to grow, picking up highly talented people with digital minds who were tired of not fitting in within the traditional agencies, and turning Saltillo into this kind of Mecca digital dumpster, until we were 65 people in two offices.

In addition, we moved our headquarters so that we now have a pool in the middle of the building. And we started collaborating on a regular basis as a production partner for agencies such as Goodby, Silverstein & Partners or Wieden + Kennedy. But even then, we kept feeling a little embarrassed about not being able to find all the local digital talent we wanted.

“Let’s develop it”, someone said.

CHAPTER 3: SALTILLO, THE FUTURE.
Saltillo. Small, peaceful, boring. Have you heard of Saltillo? Maybe not, but it’s the place where the students from Digital Invaders, our school of craft and digital creativity, live. A school we created in the building next to our office. Why should we pay for talent if it is cheaper to create it? Digital Invaders became our route to discover and nurture talent – not for us, but for Mexico. We only keep the best, but whether they stay or leave, they do so with a bit of digital in their souls.

EPILOGUE.
A team of almost 70 people, a school and a new office with a pool make up a present that once upon a time was just an imagined future.

I started this piece with the brief to talk about the future, or, rather, “our” future. But I don’t have a clue about how it will be and we have decided to make our own future by adapting to our present circumstances.

I should say that I do think it’s better to pursue the future, instead of waiting for it to come to you, and that it is better to question yourself constantly before the industry does that for you.

We made countless mistakes – yes, we did – but at the end of each year, we could always see that we were in a better position than the last.

Because the future, unknown, is an interesting place when you choose to build it without looking back. Even in Saltillo, a small, peaceful, boring place, but – at least within these four walls – terribly exciting.

Llegué a México y de la emoción…

Federico Joselevich

Elogio del escritorio caótico

Soy un desastre en lo que se refiere a colocar y/o ordenar objetos. Es algo innato y heredado, acumulo o apilo cosas con tremenda facilidad con el pequeño detalle de que luego recuerdo dónde están, con lo que aún siendo desordenado tengo una noción más o menos fidedigna de dónde está cada objeto por separado: en mi caos, yo me ubico con soltura.

Pero sí, en términos puramente ortodoxos puedo entender que a la gente le cause pánico un escritorio como el mío en un día cualquiera, como se puede ver en esta foto que tomé ayer:

Escritorio de Daniel

El recuento, más o menos, va como sigue:
1.- Destro, personaje de G.I. Joe
2.- Skipper, pingüino de Madagascar
3.- Benito Bodoque, originario de Coyoacán
4.- Lámpara-flexo con una bombilla fundida
5.- Billetes de avión
6.- Libro, “El diccionario de los clichés”
7.- Papeles, tickets, notas, revistas
8.- Brief de un proyecto nuevo
9.- Monitor número 1
10.- Monitor número 2
11.- Webcam pegada con cinta adhesiva que se despega poco a poco
12.- iBuddy
13.- Pingüino de cerámica, originario de Coyoacán
14.- Conector de enchufe del cable para cargar la batería de iPhone
15.- Coche de hojalata realizado con partes sobrantes de latas de Coca-Cola
16.- Pelota de goma de la selección argentina de fútbol
17.- Pelota de goma del Manchester United
18.- Pelota de goma de la selección brasileña de fútbol
19.- Pelota de goma de la Juventus de Turín
20.- Auriculares-Audífonos, con micrófono postizo
21.- Portátil-Laptop
22.- Auriculares-Audífonos, con micrófono incorporado
23.- Yoshi gigante
24.- Casco de “Concistador”
25.- Teléfono de M&M’s, una dulzura
26.- Disco duro para guardar música
27.- Disco duro para guardar todo lo demás
28.- Caja con cosas que tenía en la antigua oficina y que aún no pude colocar en ésta (I)
29.- Caja con cosas que tenía en la antigua oficina y que aún no pude colocar en ésta (y II)
30.- Mochila para llevar y traer cosas aquí y allá ahora y después

Un poco exagerado, pero bueno, y qué, ¿acaso no pudiera ser que el escritorio de cada cual pasara por una representación visual física de lo que se tiene en la cabeza? ¿O de que cada día se trae y se deja algo relacionado con lo que se hizo durante esa jornada o con lo que se hará en fechas posteriores?

Contrapuesto a este pensamiento están aquellos que tienen su escritorio impoluto, con únicamente su ordenador para llegar, trabajar e irse. No traen nada, no dejan nada, únicamente ejecutan su día a día, qué miedo.

Así que, ya saben, llenen de objetos su escritorio, por favor.

Al loro: cabezazos de usuario

Choca tu cabeza contra el teclado

Estoy fascinado por la imagen que vive sobre estas líneas, en la cual me taguearon (¿es “taguearon” o “taggearon”?) en Facebook el pasado viernes. La aparente estupidez, pergeñada por gente con aparentemente nada que hacer (doy fe de que es todo lo contrario), derivó en una tarde interminable de notificaciones de nuevos comentarios y respuestas a tan original Call-to-action, destacando momentos como el “no puedo porque estoy usando un iPod Touch” o “es que tengo la frente muy grande” (click en la imagen inferior para ver en tamaño original toda la secuencia).

Listado de cabezazos en el teclado

¿Estúpido y simple? Puede. Pero no más que una marca pidiéndote que te hagas fan de ella en Facebook sin más razón que “porque sí, porque es cool”. A veces me pregunto si de verdad estas marcas, o nosotros en agencias, tenemos claro por qué la gente va ahora a determinados sitios o se comporta de determinada manera.

Pareciera que, en ocasiones, unas cuantas letras escritas en blanco sobre negro son más que suficientes para crear algo que los usuarios puedan disfrutar… y compartir. Y es que, como decía Tierno Galván, antiguo Alcalde de Madrid, ¡habrá que estar al loro!

¿Y no podían apagar…?

Guille Mendia

La marca que le hablaba a la gente como VIP

Aeropuerto de MTY, arco de metales (1)

Hay un lugar fascinante en el aeropuerto de la ciudad de Monterrey, el control con arcos detectores de metales que uno encuentra camino de las puertas de embarque para tomar cualquier vuelo que salga desde la Terminal A.

Es fascinante, digo, porque tiene una puerta de acceso para viajeros VIP (deben ser aquellos que van a viajar en clase Premier o Business o alguna de éstas…) que consiste en una pared de cristal que separa la fila de los supuestos viajeros exclusivos de aquellos que no lo son tanto, aunque al final y en la práctica, ambas filas se mezclan más frecuentemente de lo que pudiera parecer razonable como para haber decidido separar a los viajeros.

Continue reading La marca que le hablaba a la gente como VIP

You can’t change behavior…

Edward Boches

Desparramado e interactivo, capítulo 11

Mi columna del mes de Abril de Interactiva Digital trata acerca de esas pequeñas casualidades (como una que me ocurrió con la excelentísima Toni Francois) que, en muchos casos, conectan a las personas, como punto de partida para desarrollar ideas para nuestras campañas.

Portada Interactiva Digital Abril 2010

Coches connecting people
Llevo una semana delante de un brief horrendo. Tan horrendo que ya se me nubló la línea que separa el disfrute de la obligación, y más aún cuando el objetivo de la campaña dice ser, textualmente y sin más explicaciones: “ROI”. Con dos huevos. Y el tiempo que se me acaba.

Conectar, conectar gente, aquí o allá, de ésta o de aquella manera, porque una de las mejores cosas que te pueden ocurrir es la de “conectar” con alguien, ya sea en persona o de forma virtual. Gente que se conecta por cosas que la conectan, eso hacemos: conectar gente.

En cierta ocasión encontré en una revista, comprada en un aeropuerto (para que vean qué fuentes de sabiduría frecuento a veces), un artículo en el que se relataba la historia de una (hoy) importante ejecutiva de cuenta de una agencia de publicidad en New York, puesto al cual llegó desde su anterior trabajo en una agencia de publicidad de la ciudad de Milwaukee, resultando ser el desencadenante de dicho cambio la conversación que mantuvo, durante un viaje en avión, con su compañero de asiento, a la sazón el presidente de la agencia neoyorquina.

Este ejemplo ilustraba la temática de fondo del artículo, las oportunidades de interacción que a menudo desaprovechamos en nuestro día a día, ensimismados en nosotros mismos o en la música que sale de los auriculares de nuestro reproductor de MP3 favorito o en agregue aquí su opción de aislamiento gratuita, y cómo cuando nos abríamos a los demás nuestra vida y oportunidades mejoraban ostensiblemente.

Poco tiempo después, y durante unos premios Clio en la ciudad de Miami, Philip Mascher (que es Account Director en Forsman & Bodenfors) me dio uno de los probablemente mejores consejos que me hayan dado en toda mi vida, después de la charla que impartió en el evento acerca del fenómeno digital sueco y los fenomenales trabajos de la agencia para la que trabaja:

Cuando estás hablando con alguien, lo conozcas o no, lo mejor que te puede ocurrir es que tu interlocutor perciba que tienes interés por lo que te está contando. Cuando tienes un interés genuino por lo que tu interlocutor te cuenta, entonces esa persona te compartirá un montón de cosas que nunca pudiste haber imaginado que descubrirías, y mucho menos de esa manera.

Conectar, conectar gente, eso hacemos. Por eso siempre disfruté tanto cuando programaba, haciendo interfaces que siempre solían ser, cuando menos, “poco convencionales”. Pero no era amor al arte ni pajas mentales, sino la celebración (en cierto modo) de que todos aquellos que los usaban tenían un punto de encuentro conmigo, sus cabezas funcionando para usarlos igual que la mía programándolos, ellos conectados conmigo y también entre ellos. Cuando pasaba, era fantástico, porque aunque es hermoso conectarse de forma presencial, siempre me pareció que lo era más el poder crear conexiones virtuales entre personas que fueran más allá del simple “Hola”, una conexión de intelectos más profunda y menos superficial.

Y así, desde entonces, cualquier tipo de coincidencia conectiva me pareció celebrable, con ejemplos como el que me ocurrió hace un par de semanas, cuando vi en la ciudad de Monterrey este coche de marca japonesa con una horrorosa pegatina en la parte trasera.

Mazda D&G aparcado

Probablemente el dueño (porque sólo alguien de género masculino podría plantearse que semejante pegatina lo haría ver más “fancy” al circular por el tráfico) nunca sepa que le tomé una foto a su coche que posteriormente subí a Twitter, con “relativo éxito de crítica y público”. Y tampoco sabrá, probablemente, que otra persona, de fuera de la ciudad y que lee mi timeline tanto como yo leo el suyo (aunque nunca hayamos cruzado más de dos palabras uno con la otra), se cruzó con él mientras circulaba por las calles de Monterrey para, rauda y veloz, cazar al vuelo el instante en que dicho coche de pegatina horrenda la rebasaba, instante que también fue enviado a Twitter a la atención de un servidor de ustedes.

Mazda D&G en circulación

¿Cuáles eran las probabilidades de que todo esto ocurriera? Que dos personas, que no se hablan frecuentemente, terminaran charlando por el vínculo increíble, pintoresco e involuntario de un coche inolvidable.

Conectar, conectar gente, aquí o allá, de ésta o de aquella manera. Qué bueno sería poder imaginar y construir aquello por lo que la gente se conecta, aunque fuera un coche de marca japonesa con una horrenda pegatina en la parte de atrás. Un momento, ese es justo nuestro trabajo. Me vuelvo al brief. Empiezo a pensar que, pese a todo, hasta el más jodido de ellos puede seguir siendo una oportunidad.