Telcel y sus mensajes, el horror

Siempre había pensado que si pudiera recopilar todos los mensajes absurdos que me envía Telcel (el proveedor de servicio para mi teléfono móvil) tendría un buen post por delante, por aquello de narrar las situaciones y pensamientos que me inspiran cada vez que escucho el “ding-ding” de mi teléfono anunciando la llegada de un nuevo mensaje.

No pido mucho, la verdad, uso Telcel desde que llegué a vivir en México en 2006 y tengo contrato con ellos desde finales de ese mismo año. Son ya casi tres años y medio de una relación que no tiene visos de concluir en un período de tiempo cercano, lo que quiere decir que ya es más tiempo de lo que haya podido durar cualquiera de mis relaciones sentimentales.

Así planteado, y no es por sonar ingrato, pero teniendo en cuenta que gasto cerca de mil pesos mensuales (unos 77 dólares estadounidenses o unos 63 euros), y con algunos picos de dinero realmente escandalosos gracias al roaming y el uso de la conexión de datos cada vez que estoy en el extranjero, creo que me merecería algún tipo de trato como cliente distinguido. Eso incluye no descuentos ni tarifas especiales (aunque no estaría mal), sino algún tipo de tratamiento (un VIP, o mejor aún, un VIP-cito) que hiciera pensar que soy algo más que un simple número para ellos en una base de datos. De hecho, creo que ni siquiera llego a serlo, en vista de los mensajes que recibo, que parecen enviarse al común de todos los usuarios sin distinguir entre ellos, no ya hábitos de consumo o intereses, sino ni siquiera la edad o modelo de teléfono que uso (un iPhone 3G)

Continue reading Telcel y sus mensajes, el horror

La actualización de Wikipedia más larga de la historia

Aunque dicen que la realidad siempre supera a la ficción nunca nos damos cuenta de ello hasta que sucede. En esos momentos, que por lo general suelen hacer historia, una especie de silencioso sentido de la conciencia se apodera de nosotros, contemplando esa realidad histórica que se va reproduciendo en slow-motion a medida que se va generando. Esos momentos también tienen otra virtud, la de escarbar en la memoria de uno el recuerdo de aquella ficción ahora reescrita. Y así es como la semana pasada un sensacional acontecimiento me hizo rememorar este antiguo anuncio de Nike Tennis:

Como en el vídeo, dos jugadores (eso sí, de menos lustre que los eternos Sampras y Agassi) peleaban punto a punto en una carrera al infinito, en el partido que los enfrentó en el Torneo de Wimbledon que cada año se celebra en Londres. Ya saben que cuando se llega al quinto set en un torneo de Grand Slam de este deporte hay que vencer por dos juegos de diferencia, al contrario que en cualquiera de los cuatro sets anteriores donde el empate a 6 juegos desemboca en un desempate o tie-break. Para cuando me enteré por Twitter del partido, Nicolas Mahut y John Isner ya empataban a 35 juegos, lo que es en sí una auténtica barbaridad, aunque nadie sabía entonces que sólo era un prólogo de lo que se avecinaba. Minutos después, con 42-42, el marcador parecía una broma de proporciones bíblicas:

Empate a 42 juegos

Continue reading La actualización de Wikipedia más larga de la historia

We shouldn’t pretend creativity…

Nick Law y la creatividad como hábito

En este Oxxo regalan besos y abrazos

Una de las imágenes más icónicas (si ese término existe) de México son los Oxxos, esa versión local de los 7-Eleven. Para los no iniciados, de nacionalidad española, los Oxxos son una especie de multitienda donde puedes encontrar de todo, alimentos, comida, aseo, etc., a un precio bastante barato. Siempre me llamaron mucho la atención desde la primera vez que visité México en 2003, porque lo cierto es que aquí el Oxxo es más un insight que un lugar concreto, y de hecho la frase “Vamos al Oxxo” debe ser una de las más repetidas por toda la geografía mexicana.

Fachada del Oxxo

Y desde que llegué, y parafraseando el lenguaje que usan los adolescentes (y algunos no tanto) siempre me pregunté si no sería posible que se adoptara el universal XOXO (la “X” equivale a un beso y la “O” a un abrazo) en algunos días señalados, que tuvieran que ver con amistad, hermanamiento y similares. Como por hacerle un guiño al paisaje y a la realidad tan dura que se vive a veces por estos lares. Algo así:

Fachada del Xoxo

Viene esto a colación porque hace unos días encontré este sitio, Teen Chat Decoder, que precisamente traduce a lenguaje humano todas aquellas expresiones que los adolescentes utilizan a diario.

Traducción de XOXO

Me pregunté si no sería interesante poder utilizar esa coincidencia para que nacieran otras cosas, por ejemplo, imaginen una campaña donde los establecimientos cambiaran sus imágenes y logotipos a un lenguaje sólo decodificable mediante una herramienta hecha por nosotros, que se pudiera descargar en el teléfono. Podría ser un gran juego de Rol, uno de esos RPG con pistas, premios y revelaciones. O podría ser simplemente para saber que en ese lugar, ese día, regalan sonrisas, besos y abrazos, que tal como está México no es poca cosa.

XOXO !!

YouTube y sus vuvuzelas

Ya saben que para un geek lo geek es hermoso. Sólo desde ese punto de vista puede apreciarse la belleza de que YouTube haya decidido, desde hoy hasta la conclusión del Mundial de fútbol, incluir un baloncito en todos sus vídeos que, al presionarse, reproducen el molesto sonido de una vuvuzela, ese artilugio que tanta fama ha adquirido durante el Mundial de Sudáfrica.

Youtube y su vuvuzela

Más geek aún sería poder enviar la URL del vídeo con un parámetro que permitiera llegar al contenido con el volumen de la vuvuzela activado, algo como “&vuvuzela=1”, pero supongo que ya es mucho pedir, no importa.

Pasen y vean, qué hermoso, Youtube y Google FTW!

Un motivo para vivir en Estados Unidos

A Million Users Strong, Google Voice Opens To All (vía TechCrunch).
Ya se puede usar Google Voice sin necesidad de invitación… sólo si vives en Estados Unidos, snif 🙁

Google Voice

Terabytes y marcas: hablando en otros idiomas

Un bit (dígito binario) es la unidad mínima en que se puede descomponer la información almacenada de forma digital. 8 bits componen 1 byte. 1024 bytes componen un Kilobyte. 1024 Kilobytes componen un Megabyte. 1024 Megabytes componen un Gigabyte. 1024 Gigabytes componen un Terabyte. Hay más, pero lo dejo aquí porque el Terabyte es la unidad a la que acaba de llegar la capacidad de almacenamiento de los discos duros externos que uno puede usar con su ordenador, y esos son los discos que están a la venta en lugares como tiendas de informática o tiendas como Office Max, de la cual conseguí un folleto-catálogo el pasado fin de semana:

Folleto de Office Max

Continue reading Terabytes y marcas: hablando en otros idiomas

Imágenes hermosas sin motivo aparente, capítulo 1

Soy fan de haberme topado inesperadamente estas dos imágenes con un intervalo de doce horas. La primera muestra a dos radiantes ositos de peluche sobre un contenedor de basura en Cáceres, España (vía Juanma Zamorano):

Ositos de peluche

La segunda muestra el reencuentro de Ulises (en Johannesburgo, Sudáfrica) con su perro Tyler (en Saltillo, México), después de no verse en diez días:

Ulises y Tyler

Beautiful.

Peaches y “creativos” y “creadores” publicitarios

The Creators Project

En plena ventisca sobre un nuevo ejemplo de las artes de plagio de algunas marcas mexicanas, y sorprendido como estoy por el empeño mediocre (y anónimo) de algunos comentaristas por justificarlo, me topé con un vídeo de Merrill Beth Nisker, mejor conocida como Peaches, en el sitio de The Creators Project, un proyecto de Intel en conjunto con la revista Vice que muestra diversos ejemplos de cómo la tecnología, ya presente de forma cotidiana, mejora nuestras vidas, artes, etc.

Me marcó una frase:

Me preocupa que la gente utilice la tecnología en lugar de expresarse, y soy fanática de la gente que utiliza la tecnología para expresarse.

Eso, y lo del holograma de Iggy Pop. Todo lo que lleve hologramas (sobre todo de Iggy Pop) tiene que ser mencionado y destacado en este planeta:

Aquí está la galería de todos los creadores que participan en el proyecto, no es cierto que todo esté inventado y que lo único que queda sea “copiar”, como aducen algunos que comentan en el primer enlace de este post. Si acaso se utilizan los mismos recursos, pero siempre hay una puerta para crear algo nuevo. Y me pregunto si, a medida que avanza la tecnología, crece la brecha entre las palabras “creador” y “creativo”, que ya se sabe que el primero tiene la idea y además la ejecuta, mientras que el segundo parece que sólo la idea para que la realice otro. Parece que la palabra “creador” lleva agregado un asterisco de innovación que “creativo” no tiene.

Volvámonos un poco Leonardos, y si somos multidisciplinares que no sea sólo en la teoría: seamos “creadores” publicitarios en vez de “creativos” publicitarios, y puede que así nos quitemos ese marchamo superficial con el que se nos trata cada vez que alguien malgasta su tiempo en hablar de lo que hacemos. Dejar de ser simplemente “creativos” pudiera ser una de las razones y ventajas principales de utilizar herramientas digitales en esta época.