La Comic Sans es como Carrie…

Leer de abajo arriba…

Asistente de Twitter

De todas formas, la venganza de la Comic Sans parece haber comenzado ya.

Berta terminó siendo DJ

Berta aka DJ Mata Hari

De pequeño quería ser futbolista, luego jugador de ajedrez, y luego de baloncesto. Luego quise ser arquitecto, no sabría decir por qué terminé estudiando Ingeniería Informática y ahora trabajo en publicidad. Y estudio Antropología.

De dónde estaba a dónde terminé es algo en lo que pienso mucho cuando me reencuentro en Facebook o Twitter con amigos del pasado, de ver en qué terminaron ellos, a veces en trabajos y hobbies que supongo ni ellos mismos habían imaginado.

Por ejemplo, nunca imaginé que Berta, que trabajaba (la última vez que la vi en persona, hace cinco años) como técnica de sonido en la Sala Apolo de Barcelona, terminara siendo DJ Mata Hari, después de ser parte, durante algún tiempo, de Alberta in Love.

Y qué quieren que les diga, mola tener una amiga DJ. Y ustedes, lectores, ¿qué querían ser? ¿y dónde terminaron?

MEET “LOS DIGITAL CORLEONES”, LA NUEVA FAMILIA

human-yummy-zombie-captcha

Hace algunos días atrás entre platicas y demás, Dani Granatta hizo un post acerca de lo mal aprovechado que son los códigos CAPTCHAS, que sirven en resumen para poder identificar si eres un humano en verdad y no un bot al registrarte en algún sitio o generar una descarga, de hecho recientemente hasta en Facebook se usan para ver si tu identidad no es utilizada por bots para dejar mensajes con spam a tus contactos/amigos.

El post hablaba de generar frases que tuvieran cierto mensaje interesante, ya aterrizandolo un poco la idea sería generar simples frases como “día soleado” o hasta frases/quotes que dejaran un mensaje interesante.

Pues bien, paralelamente y en mi teoría de la nube de consciente colectivo -mencionada anteriormente en este blog- se gestaba un artículo en adage (talvez como teaser) y probablemente en la mente maestra de cualquier “big, medium or small” media agency, y sin duda en la de algunos marketeers de esos que seguramente asisten religiosamente a keynotes de social media, la “genial idea” de utilizar este recurso como ese momento de posible contacto con mi marca y claro hacer branding ahí, para detonar el maravilloso “momentum” pensamiento que cualquier brand manager adoraría, el qué pasaría si pusieramos nuestro slogan y nuestra marca ahí, un resultado “buenísimo e interesante” con “altísimos puntajes de redención y engagement” que “nuestro consumidor agradecerá” -sigo con sarcasmo por si no lo han notado-.

Acaso se preguntan ¿qué quiere realmente la gente como audiencia?, quién quisiera teclear el nombre de una marca, su slogan, o alguna promoción “bien interesante” como teclear “sólo este fin de semana 2×1 Detergente ACE”; a cambio de que puedas “completar un registro” de una nueva cuenta de correo, o abrir finalmente tu twitter o foursquare y no quedarte atrás del “mundo 2.0”; y que decir de obtener el “privilegio” de poder dejar un link de un sitio muy interesante a un amigo en Facebook gracias a teclear “Yo también llevo un emperador dentro”; o tener derecho a una descarga de yousendit de un albúm familiar de las últimas vacaciones o un archivo de trabajo; y talvez en el mejor de los casos al “descargar el nuevo single de Shakira” del mundial de Brasil 2014 desde rapidshare, eso sí patrocinado por Pepsi en donde escribieras “Pepsi Music” para descargartelo.

Y luego se quejan de que sus comerciales en TV son invasivos, al menos millones en todo el mundo pudimos experimentar el cambiarle al mismo tiempo de canal con nuestro control remoto para ver el final de Lost sin tantos spots; y también simplemente en el mundo digital no le hacemos caso a los banners que andan hasta en blogs ahora gracias a esas increíbles pautas en donde hasta un mismo banner sale 2 a 4 veces, peor que cualquier campaña electoral -por cierto, pecata minuta a los que paso por alguna de nuestras campañas 😉

Este tipo de iniciativas/emprendimientos pareciera ser la consumación del poder de la “nueva” familia de mafia Digital Corleone, en donde para tener una vida digital plena, ahora tengas que pasar por ellos y dejar tu cuota de marca de poner a la fuerza algo relacionado a una marca y luego hacer click además de OK. Si el código captcha tiene la función específica de preguntar/validar si eres humano o no, acaso ¿las marcas se preguntan eso también?, igual y no se han visto al espejo los que las manejan.

A man never likes you so well as when he leaves your company liking himself. -Anonymous
donvitocorleone2

Success always…

Success takes help

Este player llega a 200%

Icono VLC Player

Aunque ya lo había utilizado (vagamente) con anterioridad, el reproductor VLC se volvió mi compañero inseparable durante los primeros días de mi viaje, el año pasado, a New York para votar en el One Show Interactive de 2009.

Desde entonces le tengo un cierto apego a este player de vídeo que todo lo reproduce, cualquier formato en cualquier momento en cualquier plataforma, quizá por el hecho de que su icono (imagen que abre este post) es un total sinsentido en mitad de un escritorio, ¿un cono de señalización?

También por lo arcaico de su apariencia, que no se preocupa de nada más que del vídeo que tiene que reproducir:

VLC Player en funcionamiento

Pero sobre todo, por encima de todo, mi apego proviene de su control de volumen, cuyo punto medio equivale al 100% del audio del vídeo en reproducción, lo que deja otro 100% más que sumar al volumen inicial hasta llegar a un total de 200%. Que dicho sea de paso, no hace que el audio se escuche mejor, sino simplemente más fuerte.

Me recordó a la célebre escena de “This is Spinal Tap” donde Nigel explica que el amplificador de sus guitarras llega a 11 puntos en vez de solamente a 10:

Y es que si un player de vídeo te recuerda a Spinal Tap hay que descargarlo y usarlo cuanto antes.

El screensaver sin conexión

Screensaver FFFFOUND!

Si pasan a menudo por aquí sabrán que tengo una cuenta de FFFFOUND! (y sigo sin invitaciones, sorry). Y que soy fan de los mensajes de error. Y de los textos en los que las marcas se dirigen a los usuarios con humor y respeto. Y esas son tres de las razones por las que desde hace unos meses utilizo el screensaver de FFFFOUND! en mi ordenador, que cuando no consigue conectarse a la red muestra la divertida cita que abre este post.

Y además (nótese lo que es “además” para mí), cuando sí encuentra conexión, me muestra un reel de las últimas imágenes que los usuarios suben a la plataforma, aunque bueno, a quién le importa que las cosas funcionen, lo interesante es ver cómo se comportan cuando no lo hacen…

Stick with Herraiz Soto, baby!

Una de las virtudes que más me gustan del trabajo de Herraiz Soto & Co es que es genuinamente hermoso. Supongo que no todo, pero sí mucho. Desde editores de texto que te relajan para escribir hasta herramientas para pintar una canción pasando por poder compartir algo de imaginación, cada pieza salida de allí hace gala de algo que podríamos definir como “finesse”.

Me gusta, además, que se den el tiempo para no hacer sólo trabajo comercial, sino también otros proyectos, como algunos de los citados anteriormente, y a los que podría incluir el llenar de globos la oficina de uno de los jefes (Rafa Soto) el día de su cumpleaños:

Por eso me hizo especial ilusión cuando Julian Watts me compartió, poco antes de salir a la luz, este proyecto llamado “Stick with me, baby” que hoy ya es una realidad, y que se basa en que los portátiles Mac son hoy tan genéricos y mainstream, que el tener uno ya no refleja una identidad distinta (como sí lo era, probablemente, el usar Macintosh hace veinticinco años).

Home "Stick with me"

De modo que para serlo ahora es necesario personalizarlo con cualquiera de estas pegatinas (bigotes y cortes de pelo), que decoran la famosa manzanita y la convierten en distintos personajes (Elvis, conquistador, etc.) que “garantizan fama, fortuna y sex appeal”. Divertido y atinado, este es el aspecto de mi MacBook Air vistiendo bigote de surrealista:

Bigotes surrealistas para mi Mac

Cool, ¿no? Pues ya saben, consigan sus favoritos, mejor pronto que tarde 🙂

El recuento de fallos de las marcas

Kate Moss y Tiger Woods

Hará estos días cinco años que Kate Moss, la famosa modelo, tenía un novio que se bebía hasta el agua de los floreros y consumía cuanta sustancia encontraba a menos de cien metros de distancia, el también famoso Pete Doherty. Hasta que un día, un periódico publicó una foto en su portada donde se la veía esnifando cocaína y todo se derrumbó para ella, ante el inminente fin de sus contratos con aquellas marcas que la tenían por estandarte.

Sin embargo, tras pasar por la rehabilitación correspondiente, sucedió que Kate Moss, (libre ya de Doherty, que seguía en la cárcel), encarnó una vez más la historia del Ave Fénix que resurge de sus cenizas, firmando contratos con otras marcas distintas a las anteriores y por importes mucho mayores que los que tenía con aquellas. Parece que rehabilitarse vende, por aquello de la superación.

Tiempo después, resultó que a Tiger Woods, probablemente el mejor jugador de golf de la historia, se le descubrieron sus diferentes relaciones extramatrimoniales, ante las cuales acudió a la segunda mejor cita jamás inventada para excusarse por una infidelidad: “Soy adicto al sexo”.

Woods desapareció de la vida pública, también para recuperarse de su adicción, y ahora camina por la espesa vereda de rehabilitar su imagen, de la mano de fantásticos spots de televisión, con resultados aún por ver, a decir verdad.

Continue reading El recuento de fallos de las marcas

Síndrome de…

Síndrome de esto es el colmo

32 años y un día sin necesitar Viagra

Banners dirigidos en Facebook

Como a todo el mundo con cuenta en Facebook, mi perfil me muestra banners, y los de la imagen superior son los que me han tocado esta semana. Lo mejor de todo es que se supone que van dirigidos a mí, pero la inmensa mayoría no me interesa, así que cada día me me siento un poco más como con Telcel a este respecto.

Dentro de poco volverán a cambiar, y aparecerán banners nuevos que tampoco me interesarán. Al menos ya suavizaron un poco la temática, porque recuerdo que hace un par de años, al cumplir 32, mi perfil se llenó de banners sobre medicación para la disfunción eréctil, créditos de coches y MBA‘s, parece ser que esos temas son de los que hay que preocuparse al llegar a esa edad. Y qué quieren que les diga, hasta donde recuerdo yo todavía no he tenido necesidad de utilizar Viagra (por si acaso, quejas aquí).

Pero bueno, en caso de que lo necesitara, me parece de mal gusto que los banners aparezcan por vez primera el mismo día de mi cumpleaños. En el día en que estoy celebrando es de mal gusto que te recuerden todos los males que te acechan.

Así que, en general, ¿no pueden esperar un día, al menos? ¿No podrían aparecer estos mensajes a partir del siguiente día a la fecha de cumpleaños de aquel (yo) a quien van dirigidos los banners? Así, al menos, podría ignorarlos. Porque, mostrados el día de mi cumpleaños, no son más que una patada en la espinilla, que me provoca dedicar un tiempo a hacer click en la crucecita de cada uno de esos banners para no volverlos a ver ni a ellos ni a las marcas que los pagaron.

No jodan, ¿no? Si no es mucho pedir, por favor.