March 2011

La publicidad necesita más “por qué”

A menudo se da esa situación donde un creativo publicitario dice “haremos este vídeo viral…” o “la gente entrará al sitio y allí encenderá la webcam…” o “haremos un concurso donde la gente grabe un vídeo de sí mismos cantando … Read More

Garita 25

La Garita 25

Alguna vez hablé aquí de Tijuana, y también de lo útil que es disponer de herramientas que te proporcionan más información para cruzar de Tijuana a San Diego. Quizá por eso me pareció tan buena esta idea, crear una micro-red … Read More

Galletas del destino y la casualidad

Hace unos años compré unas doscientas galletas de la fortuna para un experimento que hicimos en el trabajo, y aunque varios de los mensajes salían repetidos, la proporción era, más o menos, de uno repetido por cada quince distintos. El pasado sábado por la noche, tras cenar en un restaurante japonés, a Pau y a mí nos salieron estos mensajes en las galletas de la fortuna que nos entregó el camarero junto con la cuenta:

Galletas de Pau y Dani

Aproximadamente una hora y media después, Carmen, que es una extraordinaria redactora de Ogilvy México, me envió esta foto de los mensajes de las galletas que le habían entregado a ella y a su marido:

Galletas de Carmen y su marido

Me siento observado desde las sombras, como en un episodio de Scooby-Doo.

La muerte del doble shot de expresso

Doble Shot Expresso - Starbucks

Ahí está la lata con el último doble shot expresso de Starbucks que voy a beber en una buena temporada, ya que van a ser “discontinuados” (fascinante anglicismo mexicano referido a la interrupción de un servicio, o “discontinue”, en inglés) y no los van a vender más en los establecimientos de la cadena en México. Una pena (para mí) porque después de mucho tiempo bebiendo Vanillas Latte había encontrado en estas latitas un buen complemento para las horas de trabajo.

De todas formas, por si alguien más sufre del mismo mal, me contaron ayer que se puede obtener la misma bebida (sin lata) pidiendo un “helado doble expresso con caramel macchiato half and half”, que sabe Dios lo que significa pero que promete que la pena no sea tanta.

Incluso puede que terminen por hacer unos termos con forma de lata para pedir la bebida de esta otra forma, vamos a ver. Por lo pronto, hasta siempre latita de doble shot de expresso, muchos te extrañaremos.

FWD: una carta

hola

Desde que era pequeño siempre tuve un lugar favorito,
siempre creí que los lugares eran las personas,
en el que el destino es encontrate en ese momento justo en el que el compartir algo es el todo,
en donde la belleza despierta el alma para actuar y compartir,
compartir una vez más esos retos con amigos,
diseñar y crear todo en la mente, para buscar a las personas que le daran vida,
el encontrar la fuerza y la actitud de hacer y ser parte de algo aún más grande.

Vernos en desacuerdo con las cosas como están, para ir un paso más allá,
el ser recordados por las reglas que hayamos roto,
el no decir todo lo que pensamos, pero sí hacer todo lo que pensamos.
el perder para encontrar, y el encontrar para perder nuevamente.

Encontrar a ese líder que logra sacar algo increíble de gente normal para volvernos no tan normales,
el que planea a un año sembrando maíz, para luego planear una década sembrando árboles y que planea una vida entrenando y educando personas,
y que cuenta esa idea increíble para que la olvidemos, para luego mostrarnosla nuevamente y recordarla, hasta involucrarnos para entender.

La vida debería de ser tan simple como el efecto de contagiar un buen chiste y recibir una sonrisa a cambio,
el mantenerla simple, pero no sencilla, el mantenerla increíble,
la vida es un viaje en donde no se crean nuevos lugares, si no el todo se ve con nuevos ojos,
para buscar esas oportunidades de ayudar a los demás, sin preguntar el qué hay para mi,
todo está lleno de conexiones, dentro de un consciente colectivo,
las características en común hacen un grupo posible, pero son esas características diferentes las que nos hace mejores individuos.

Nosotros diseñamos el sistema,
el hacer dinero no es tan excitante como lo era antes,
demasiado poder llega a cada nueva generación,
la pregunta es ¿qué hacemos aquí ahora?,
podríamos estar cambiando el mundo.

Y tal vez lograr alguno que otro enemigo en el camino, que signifique que dejaste algo de ti en él que y algo de él estará en ti.

Seguramente nunca llegaré a ser un hombre rico, pero viviré lo suficiente como para contarle historias a mis nietos y para el día después, y el día después de ese día,
en realidad nunca seré pobre, solamente no tendré dinero, ser pobre es un estado mental y no tener dinero es temporal.

Temer menos, creer más, quejarme menos, respirar más, hablar menos, decir más, odiar menos, amar más,
cuando aprenda a amar en ese entonces aprenderé a vivir,
nada realmente importante ha sido logrado sin haber creído y soñado en ello.

Hacer rápido lo que no apura, para poder hacer con lentitud lo que apura,
las cosas grandes en la vida no se ven, por eso cerramos los ojos cuando nos besamos, lloramos y soñamos.

Las personas olvidarán lo que decimos, olvidarán lo que hicimos, pero jamás olvidarán lo que las hicimos sentir.

Uno al escribir, se reescribe;
esas líneas de expresión llevan a la mirada,
el mirar como un niño siempre,
los ojos cambian, nunca la mirada…

una carta a mi mismo, escrita en partes por varios años para dar sentido a algún movimiento interesante que llegaría, y que pensé probablemente le serviría a alguien más.

pit

La bebida está bien, el problema es el anuncio

Recupero este antiguo vídeo, que ya tiene unos meses pero sigue estando vigente. Este es el problema de la publicidad actual, tal cual. Discursos blanditos y frases vacías que pueden aplicarse a cualquier marca.

El publicista que viendo un partido de fútbol grita un sonoro “hijo de puta” al jugador del equipo contrario, que luego con sus amigos habla de la música o discutía sobre si los pechos femeninos que se vieron en una película recién estrenada eran operados o no, que leyó un gran libro durante el fin de semana, el tipo con un montón de conocimiento, espontaneidad, actitud y aptitud, pero que en su trabajo redacta cosas como “El sabor que ilumina tu vida”, blandito, seguro, fake. Algo que genera cosas como ésta:

Por si alguien que trabaje en publicidad aún se pregunta por qué a la gente lo que se dice en publicidad le parece artificial y forzado.

Las gráficas de la avaricia

Facebook alcanzando 150 millones de usuarios

Ahí está la terrible gráfica (click aquí o sobre la imagen para verla a mayor tamaño), que aparece en todos, todos, todos, todos los informes que se hacen cada vez que alguien intenta convencer a un auditorio de por qué las marcas han de incrementar su publicidad en medios digitales, esa gráfica que compara los años que tardaron la radio o la televisión en alcanzar ciento cincuenta millones de usuarios, contrapuesto a cuánto tardó en alcanzar Facebook esa cifra. Pero es terrible, porque donde a lo mejor uno insinúa crecimiento en el uso de algunos medios, los managers de las marcas salivan de forma acelerada pensando en cuántos clientes potenciales podrían encontrar entre semejante población.

Incluso a veces, para qué engañarnos, esa es directamente la intención de quien expone, que además puede relatar, minutos más tarde, cosas como que con la cantidad de teléfonos móviles que hay en un país existen un montón de usuarios a los que las marcas pueden acceder 24/7 por la vía de los mensajes, marketing de proximidad por bluetooth, etc. etc. Algunos comentarios al respecto:

1.- Para cerciorarse de cómo los medios digitales ganan terreno entre la población no hace falta acudir a cifras globales de Facebook, basta con ver cómo la vida de uno se ha visto afectada y alterada por la presencia de estos medios y este hecho debiera ser más que suficiente sin necesidad de ningún informe que explique lo obvio, que incluye momentos como “mi madre me agregó en Facebook”. Si algún manager de marca no ha visto su vida afectada y alterada por la presencia de estos medios quizá debiera dejar de ser manager de esa marca, y probablemente no exista ninguna gráfica que pueda convencerle de regresar al año 2011 desde donde quiera que esté.

2.- No me conecto a mi cuenta de Facebook más que para contar cosas mías y saber de las de mis amigos. A veces interactúo con marcas, sí, pero cuando yo decido que merece la pena. La decisión es mía, no de un tipo asesorando a una marca con una gráfica diciendo que tengo cuenta de Facebook.

3.- Si tengo mi teléfono móvil encendido todo el día pueden estar seguros que no es con la intención de que una marca, asesorada por un tipo que muestra gráficas que dicen que tengo teléfono móvil, me tirotee con sus mensajes.

4.- Los que redactan estos informes hablan demasiado de los usuarios como “ellos”, en vez de como “nosotros”. Quizá debieran autoincluirse como parte de los usuarios, si lo son, o no hablar para nada de usuarios, si no lo son.

Y es que, en general, ningún informe/reporte/análisis debería legitimar el que una marca me atosigara en cualquier momento del día, sin ningún pretexto, y pretendiendo ser un amigo que no es. Quizá si existieran menos de estos informes avariciosos con sus gráficas avariciosas pudiéramos tener una mejor publicidad que aportara valor y utilidad a la vida de las personas. Quizá debiera ser ese el objetivo de los que hacen esos informes, no hacer inventario de nuevos territorios por descubrir y colonizar a trompazos, sino empezar a tratar mejor los que ya se conocen e interesarles para que sean los que poblamos esos territorios los que nos acerquemos a la publicidad.

Así que, como conclusión sobre el tema de estas gráficas, si asisten a una conferencia donde alguien las muestra de nuevo para hablar de posibles nuevos “consumidores”, les recomiendo encarecidamente que le lancen un zapato y acudan a la salida para que les devuelvan el dinero de su entrada, por favor.

Imágenes hermosas sin motivo aparente, capítulo 14

Hoy va de perritos y sus hocicos, asomando curiosos por debajo de la puerta cuando alguien pasa por el otro lado, en la calle Campos Elíseos de la Ciudad de México. La primera de las fotos es de cosecha propia:

Hocicos 1

La segunda me la envió Carmen, de un día que pasaba con su perro por el mismo lugar:

Hocicos 2

Y aquí tienen la ubicación en Google Street View, por si quieren ir a visitarlos y tomar más fotos.

Saltillo, cuatro años y medio después

Calle Saltillo en La Condesa (Cd. de México)

Saltillo ya no es la ciudad donde vivo, sino una calle por la que a veces paso para llegar a mi nuevo hogar en la Ciudad de México. Pero cuando en mi vida Saltillo era la ciudad donde vivía me pasaron muchas cosas, algunas relatables y otras no, y algunas de las primeras quedaron inmortalizadas en fotografías que aparecieron en este blog o mis perfiles en Facebook o Twitter. Quizá, involuntariamente, dí a conocer Saltillo a muchas personas que no hubieran tenido ningún motivo para saber de la ciudad si no hubiera sido por mí o por la agencia donde trabajaba, lo cual creo que me da licencia para poder hablar de ella con un cierto criterio, aunque sea mediante esos comentarios míos que mezclan lo surrealista del carácter saltillense junto con mi visión (en ocasiones bastante) ácida de las cosas. También desde el respeto, eso sí.

Aún así, uno siempre se topa con los típicos personajes dispuestos a quejarse y sentirse ofendidos, y para los que cualquier comentario sobre la ciudad que no sea una alabanza desencadenará un lamento digno de la más cruel de las plagas bíblicas. Para ellos, y con la esperanza de que entiendan que los extranjeros, en realidad, vivimos fascinados con Saltillo (pregúntenle a Edward Hopper), aquí les va, desde mis teclas, una lista de cosas maravillosas de Saltillo:
- El cielo de Saltillo: no es broma, la gama de colores de que consta hace de los amaneceres y atardeceres una espectacular orgía de color.
- El centro: colonial, de verdad, qué hermoso.
- Sergio Avilés: y sus historias, impagables. En el debe que me llevo está el no haber podido conocerle en persona, ojalá algún día.
- Los taxistas: en cualquier otro lugar uno le cuenta sus penas al taxista, que hace las veces de paciente psicoanalista. En Saltillo es al revés, es el taxista el que le cuenta sus penas a uno.
- Andreíta: :)
- El Kumbala y el Olmo: delirantes lugares nocturnos donde acude personal de lo más variopinto. Lugares que pasaron en cuatro años de ser dignos de una zona roja prohibida a ser lugares mainstream para los after-hours saltillenses.
- El pan de pulque: así, tal cual, sin más explicaciones.
- Paseo de Ovejas: porque la música consiste en crear vínculos entre acordes y los instantes de nuestras vidas, y esto es lo que hace la música de este grupo, capturar momentos.

Y sobre todo, y por encima de todo, Grupo W y Digital Invaders, que tienen sus instalaciones en Saltillo para aquellos que tengan talento creativo y busquen nuevas aventuras.

Hasta pronto, Saltillo, see you soon, aunque sea de visita.