June 2011

Oro en Film - Cannes 2011 - Ogilvy México

El medallero de México en Cannes

Abro este post con probablemente uno de los momentos más codiciados del mundo de la publicidad, un León de Oro en la categoría de Film del Festival de Publicidad de Cannes. La foto la tomé prestada de la cuenta de … Read More

2011 y un libro por semana, capítulo 15

El siguiente libro de la lista de mi propósito de leer un libro por semana en 2011 es:

Beautiful Evidence
(Edward R. Tufte)
Graphics Pr
+ enlace en Amazon

Cualquier libro de Tufte es una joya en cuanto a cómo visualizar información y éste no es una excepción. Con ejemplos de, por ejemplo, Galileo y sus observaciones de la luna, el autor desglosa cómo pequeñas gotas de datos cuidadosamente colocados revelan historias y patrones mucho más allá de las observaciones originales.

Delicioso.

Preparativos antes de salir a vender banners

Una de las excusas que siempre se aducen en México (y supongo que en general) para explicar el pobre rendimiento del 99% de los banners que se pautan día tras día en nuestras pantallas es la de que la gente sabe cada día más lo que quiere, rechazando a las marcas y odiando e ignorando su publicidad. Y es que con un promedio de tan sólo 3 personas haciendo click a un banner de cada 100 1000 (¡gracias por la corrección, Andrés!) que lo ven es necesario buscar los subterfugios necesarios para taparnos la cara frente a cualquier dedo acusador. Pero yo no creo que esa sea la razón por la que en México el promedio sea tan bajo como en cualquier otra parte del mundo, porque en México la gente ama a las marcas, y además las utiliza para decir quienes son.

Así que si sólo 3 de cada 1000 personas se interesan por un banner, la razón es simple y llanamente porque los banners que uno se encuentra son terribles. Y vendidos al peso, para dejar llena hasta arriba nuestra pantalla, con una táctica que se asemeja mucho a lo que se practicaba en esta celebérrima escena de la película “Crimen Ferpecto”:

Eso sí, luego cada vez hay más palmadas en la espalda acerca de cómo avanza la publicidad digital en México… o sea, los fake plastic clicks de los que hablamos aquí alguna vez. Pero no perdamos la esperanza de que un día las compras de las agencias de medios tengan menos que ver con el vídeo anterior y puedan tener más que ver con esto o esto otro, en aras de una mejor salud “navegacional” para todos.

Eso, y que los demás dejemos de prestar tanta atención a los putos números, que tampoco estaría mal.

Porno en las calles y publicidad en las pantallas

Alguna vez ya hablamos aquí de la Avenida de los Insurgentes de la Ciudad de México. Y hoy, otra vez, porque la semana pasada se me ocurrió recorrer gran parte de la misma caminando, y llegando a la rotonda que divide a la avenida en Norte y Sur, me topé con esa escena de la foto que abre este post (que tomé luego regresando en Metrobus), un montón de puestitos callejeros donde se vendía a un montón de personas una gigantesca y variada cantidad de contenido pornográfico, DVDs y revistas de los más diversos temas y para los más sofisticados y específicos intereses (risa de fondo). No es un caso único el de este lugar, si algo me tiene sorprendido de esta ciudad es la cantidad de lugares no-clandestinos donde uno puede comprar material de este tipo.

Y me quedé anonadado, porque uno piensa que es tan fácil acceder a pornografía en estos días en cualquier punto de Internet, que llegar y pagar 50 pesos mexicanos (unos 3€) por un DVD pirata me pareció terriblemente anacrónico. Me recordó a mí y a mis amigos cuando éramos pequeños, pasando por los laterales y partes traseras de los kioscos de prensa porque era ese el lugar donde se colocaban las revistas para adultos, en la esperanza de poder cazar algún pecho perdido o algo que nos diera más información sobre un tema que era tabú y prácticamente inaccesible.

Hoy, conectado a esas pipas gigantes de información ocurre todo lo contrario; todo es tan accesible a un par de clicks… si tienes acceso a una conexión de banda ancha, claro. Y si no, compras DVDs en lugares como las cercanías de la rotonda de Insurgentes. Y a juzgar por la cantidad de puestitos y personas que había, las ventas van viento en popa, con gente pagando contenido a los que podrían acceder gratis (no es el mismo caso del que vende DVDs de películas piratas, nadie compra porno buscando los últimos estrenos).

Así que probablemente no tanta gente tiene acceso significativo a la red en México (de hecho sólo un 35%), y probablemente suponemos de más cuando pensamos que una campaña publicitaria que sólo viva en la Internet mexicana y no también en sus calles pueda trascender de forma real y significativa. De repente, sacar cosas a la calle para luego contarlas en la red (o viceversa, como en esta gran acción de Ogilvy Argentina para TEDx) pudiera ser una forma de democratizar el acceso a las ideas que surgen de entre las paredes de una agencia de publicidad.

Pero como con los números y estadísticas de acceso este tema no se entiende, mejor probemos a hablar de porno para ver si así lo logramos.

Otro ringtone para el teléfono, por favor

Como tanta gente tiene iPhone, yo ya no distingo cuando el sonido del que suena es el mío o no, así que tomé medidas drásticas al elegir mi nuevo tono para las llamadas entrantes:

Pueden descargar haciendo click aquí el sonido del módem y en este tutorial podrán enterarse de cómo agregar nuevos ringtones para su iPhone si es que tienen un iPhone. Y a mí ya sólo me falta elegir un nuevo sonido para cuando me llega un nuevo mensaje de texto, quizá lo saque de aquí.

Patio del Museo Nacional de Antropologia de la Ciudad de México

Invitación a una charla especial

Hace unas semanas, si lo recuerdan, les pedía ayuda para encontrar el nombre de una charla que tendría que impartir dentro de unos meses. El tema del título era importante porque para que la charla se confirmara su título había … Read More

Atrapado en un episodio de Lost

Por fin llegué a México. No fue tan sencillo, porque la forma de salir de Argentina y las cenizas chilenas fue mediante un itinerario Buenos Aires-Santiago de Chile-Miami-Ciudad de México, incluyendo una escala de quince horas en la ciudad estadounidense debido a vuelos con sobreventa de billetes y otro par de retrasos más. En determinado momento, y mientras esperaba, ocurrió esto que dura 25 segundos en el vídeo pero dos horas en la realidad, con la alarma disparándose y el consiguiente mensaje de que los bomberos iban a investigar por qué se había disparado dicha alarma:

Recordé entonces a Desmond, el personaje de Lost que enfermizamente introducía números en la terminal de esa escotilla que se convierte en uno de los primeros misterios de la afamada serie de televisión. O a mí mismo cuando me instalé una intrigante aplicación de iPhone llamada Doomsday Terminal, que requería introducir cada 108 minutos una secuencia de números de tu elección (es obvio que los más fans elegíamos 4, 8, 15, 16, 23, 42), en un juego que consistía, simple y llanamente, en resistir.

Lástima que la aplicación ya no está en línea, pero siempre puede uno consolarse con algunas que tratan de emularla, sin tanto éxito, como por ejemplo, Dharma Clock, que convierte el apagar la alarma del despertador del teléfono en (de nuevo) introducir los numeritos de rigor, lo que me parece un coñazo y ni de lejos tan divertido como era el juego, que ponía a prueba la resistencia de uno y su capacidad de aguantar haciendo algo cada poco más de hora y media.

Y de todo eso me acordé mientras sonaba la alarma en el aeropuerto de Miami. Pero bueno, que ya estoy de vuelta en México.

-

PS: Ligeramente relacionado con el tema, qué divertido como Natalia Rodoni y Nico Pimentel, dos de los jurados argentinos en el Festival de Publicidad de Cannes de este año, eligieron el camino de en medio para salir de Argentina, en un recorrido que narraron en el hashtag de Twitter #rodmovie y que pueden ver en este vídeo.

2011 y un libro por semana, capítulo 14

El siguiente libro de la lista de mi propósito de leer un libro por semana en 2011 es:

I’m with the Band: Confessions of a Groupie
(Pam Des Barres)
Chicago Review Press
+ enlace en Amazon

Probablemente el personaje de Kate Hudson en “Almost Famous” esté basado en las andanzas de la autora de este libro.

Los Beatles, Don Johnson, Frank Zappa o Jimmy Page son algunos de los personajes que aparecen en la historia, en la que se relata no sólo las aventuras sexuales de una fan de la música sino el transcurrir de vida de varias generaciones.

Nubes de datos y cenizas

Mientras Apple daba una vuelta de tuerca más al concepto de la nube con su iCloud, otra nube, esta más visible, amenazaba desde la semana pasada con complicarnos la existencia a Quique y a mí una vez termináramos las horas de trabajo por las que tuvimos que venir a Buenos Aires (Argentina) hace hoy ocho días.

Resulta que las cenizas que diariamente expulsa el volcán Puyehue, en Chile, viajan con el viento, y si un piloto confunde una nube de verdad con otra de ceniza, podría ocurrir que ésta entrara en las turbinas del avión y se solidificara con el calor, inutilizando esa turbina, y este fenómeno aplicado a todas las turbinas de un avión… do the math. Y como las cenizas viajan así…

… seguimos en Buenos Aires, esperando que llueva o sople viento que se lleve la ceniza, mientras en todos los sitios donde buscamos información parece como si estuviéramos en medio de una película de zombies:

Read More …