Dos años desde el lugar de Crayola

Alguna vez escribí en este blog sobre Pummelvision, ese servicio que captura todas las imágenes que antes o después subiste a una red social, regresándotelas en forma de vídeo que, al verlo, te hace recordar aquella frase de “mi vida pasó por delante de mis ojos”. Pero, aun pareciéndome una herramienta maravillosa, no se puede comparar uno de esos vídeos generados con esto sobre lo que les escribo ahora, en mi opinión mucho más hermoso.

Crayola es una (gran) directora creativa de JWT México, y durante dos años capturó en imágenes muchos instantes y personas que pasaron (y pasamos) por delante de su escritorio, lo que acompañado por la trompeta de Louis Armstrong se ve y se siente así de bonito:

Una vez más queda claro que un proceso automatizado no se puede ni comparar con un corazón humano. Y menos aún con el de Crayola :)

Los 90s vistos desde los 60s

Es constante nuestra necesidad de intentar predecir cómo será el futuro, quizá para poder reinventarlo a partir de esa visión inicial. Por ejemplo, según “Blade Runner”, en 2019 habrá coches voladores y replicantes que se comportan como humanos, y seguro que muchas de las cosas que vimos en “Minority Report” inspiraron tecnología que se desarrolló posteriormente.

Por eso me pareció tan tierno e interesante este documental de los años 60 en el que los londinenses de la Post Office Research Station intentan predecir cómo serán las comunicaciones en los (entonces por venir) años 90:

(vía Pedro J. Saavedra)

Because The Night

Como ya os contaba estos días, hasta la semana pasada estuve, por fuerza mayor, prácticamente desconectado de la Red. Por eso cuando volví a tener Internet y pude entrar en mi Facebook, me sorprendió ver mi muro inundado de publicaciones de amigos que compartían muy emocionados esto:

“Uno de los mejores violinistas del mundo, ignorado en el metro en hora punta”.

Al verlo me dio qué pensar. Por una parte, siempre me resulta fascinante el cómo un algo conecta con muchos al mismo tiempo y cómo esto se replica y se comparte hasta contagiar rápidamente a toda una red social. Sin embargo, me parece todavía más interesante el intentar comprender cómo funciona este fenómeno. Pongamos por ejemplo el mencionado caso, protagonizado por Joshua Bell, el famoso violinista famoso para todos menos para mí, que no lo conocía. Perdón por mi incultura.

Lo curioso de este hecho que la semana pasada estaba de “rabiosa actualidad” en Facebook, es que ese algo sucedió hace ya cuatro años pero que, aunque en su momento salió tímidamente publicado en algún que otro medio, parece que es ahora (no sé sabe muy bien por qué) cuando alguien (no se sabe muy bien quién) le dio la importancia que no tuvo en el momento en que sucedió (sí se sabe que fue hace 4 años). Aquí cabría preguntarse si acaso es más relevante este hecho cuatro años después que cuatro años antes. Es decir, ¿se supone que es más importante ahora que cuando sucedió? ¿Sí? ¿No? ¿Por qué?

Como diría el amigo Pablo M. Sánchez, sin duda algún Influencer tuvo que ver en ello.

También me resulta curioso que si lo que se critica en este caso es la indiferencia de la gente ante un momento de virtuosismo que te pasa por delante y del que tú pasas olímpicamente, me parece que es de una actitud muy indiferente el dejar pasar cuatro años para que te des cuenta de ello.

Me resulta muy interesante también el intentar comprender cómo y por qué dos cosas prácticamente iguales tienen tan distinto efecto. Y me refiero a que por la misma época en la que sucedía lo de Joshua Belle en el Subway de Washington, en el metro de Bilbao pasaba esto.

“Nacho Campillo ignorado en el metro en hora punta”.

Viendo ambos hechos me llama sobre todo la atención qué es lo que llama la atención de estos hechos. Pongamos por ejemplo que la noticia fuese:

“Uno de los mejores violinistas del mundo, ignorado en el metro en hora punta”.

Seamos sinceros. ¿Tan sorprendente resulta que en hora punta y llegando tarde al trabajo, nadie se pare a escuchar a un artista por bueno que éste sea? Sin entrar en valoraciones de si eso está bien o mal, la verdad es que no me parece que sea tan raro, más bien todo lo contrario, así que no le veo la parte sorprendente sobre todo porque seamos sinceros, ¿cuántos de vosotros sabía quién era Joshua Bell? Y ¿cuántos de vosotros le reconoceríais a él o a Nacho Campillo en plena hora punta del metro?

Porque si la relevancia de dicho experimento es poner a un reconocido músico del panorama musical a tocar en el metro para “estudiar” la reacción de la gente y comprobar el grado de “indiferencia”, me pregunto por qué no ponen a tocar a alguien del tipo Bruce Springsteen.

Os aseguro que el resultado muy probablemente concluiría con otro sentimiento muy distinto a la indiferencia. Y sí, puede que este experimento con Bruce S. fuese también bastante previsible y sesgado, pero no más que el de Joshua y Nacho. Eso sí, con toda seguridad, o al menos para mí, sería mucho más memorable.

De hecho, ya se hizo, aunque sin pretenderlo. Fue allá por 1988 y el resultado, brutal, fue éste:

“Bruce Springsteen no ingorado en plena hora punta”.

La parte bonita de esta maravillosa historia cuenta que este busker (músico callejero in English) fanático de Bruce Springsteen, vio su sueño hecho realidad al tocar junto a su idolo, Bruce Springsteen, que pasaba por allí y al verle tocar sus canciones, decidió unírsele para tocar con él. La parte menos bonita de la historia es que el busker murió al año siguiente de cumplir su sueño.

No sé vosotros pero a mí un caso como éste sí que no me deja indiferente.

Que por qué, Because The Night. ;  )

En el Día C

(vía C de C)

Bueno, pues como les comentaba en Diciembre doy una charla en el próximo Día C del Club de Creativos, que se celebrará los días 19 y 20 de Abril en Valladolid (España).

Copio tal cual el texto que se puede encontrar en el enlace que abre este post:

Mucho que ver para tan poco tiempo, porque el Día C sólo dura un día y medio, pero el tiempo se vive con intensidad. La creatividad, sus autores y sus pensadores; la innovación, en una feria con más de 20 stands, y la fiesta. Todo eso los próximos días 19 y 20 de abril, en Valladolid, durante el Día C, la mayor feria de creatividad que se celebra en España, con más de una docena de ponentes de las más variadas disciplinas. Un programa, donde se combina el humor, con el equipo de El Mundo Today, con la innovación y la creatividad de Hyper Island, o el nuevo enfoque de diseño de Fjord, con la visión de la actualidad de uno de los mayores expertos de estrategia en la red como es Marc Cortés, de la consultora RocaSalvatella. Wences Sanz realizará su selección de los talentos jóvenes por descubrir y Dani Granatta, el creativo español afincado en México, ofrecerá el testimonio del estado actual de la creatividad en Latinoamérica.

En Valladolid nos esperan los pinchos más creativos del país y una fiesta a orillas del Pisuerga, y gracias a la colaboración de Renfe, tendremos descuentos en los viajes.

Compra tus entradas y benefíciate de los descuentos por compra anticipada.


O también pueden descargar un PDF con el programa. Así que, ya saben, si andan por allí esos días, pasen a decir “Hola!”.

Busqué “ninjas” en el diccionario…

Objetos entrañables

Ayer me hicieron una entrevista, junto con otros españoles que también trabajan en publicidad en México. Y entre los objetos utilizados (imagen de arriba) para grabar las respuestas se encontraba esta grabadora tan entrañable, super cool!:

Bueno, o igual no es simplemente una grabadora.

De verdad…

Esto no va de hacer campañas integradas en muchos medios, sino de poner todos los medios para buscar ideas verdaderamente integradoras.

Los prefijos de teléfono en México

Si quieren sentirse, no extranjeros, sino extraterrestres, en México, intenten hacer una llamada telefónica utilizando el sistema de prefijos existente en alguna de las compañías del país. Me explico. Por lo general, los números de teléfono en México contienen diez dígitos, y dependiendo del estado se usan dos o tres de ellos como prefijo, al que se da el nombre de LADA. Así, los números del Distrito Federal (donde está la Ciudad de México) comienzan con 55. En cambio, los de Coahuila (donde está Saltillo) comienzan con 844.

A partir de ahí, el delirio que voy a intentar escribir con dos variables: “Teléfono móvil-celular” y “Teléfono fijo”, que funcionan así:

Para llamar de un teléfono fijo a un teléfono fijo del mismo estado: marcas -número-
Para llamar de un teléfono fijo a un teléfono fijo de otro estado: marcas 01 + -número-
Para llamar de un teléfono fijo a un teléfono móvil del mismo estado: marcas 044 + -número-
Para llamar de un teléfono fijo a un teléfono móvil de otro estado: marcas 045 + -número-

Para llamar de un teléfono móvil a un teléfono fijo del mismo estado: marcas -número-
Para llamar de un teléfono móvil a un teléfono fijo de otro estado: marcas 01 + -número-
Para llamar de un teléfono móvil a un teléfono móvil del mismo estado: marcas -número-
Para llamar de un teléfono móvil a un teléfono móvil de otro estado: marcas -número-

Y eso es sólo en México. Si entra el factor de la internacionalidad, la cosa se escala a nivel de camisa de fuerza. Por ejemplo, con España:
Para llamar de un teléfono fijo de España a un teléfono fijo de México: marcas 0052 + -número-
Para llamar de un teléfono fijo o móvil de España a un teléfono móvil de México: marcas 0052 + 1 + -número-
Para llamar de un teléfono fijo o móvil de México a un teléfono fijo o móvil de España: marcas 0034 + -número-

Bueno, un lío, y ya saben que a mí con estas cosas se me queda cara de Buster Keaton:

Porque con los 044, 045, 0052 1, uno sólo puede pensar… seriously dude, wtf!

Imágenes hermosas sin motivo aparente, capítulo 27

Dos nuevas imágenes hermosas sin motivo aparente para esta semana que ya casi termina. La primera de ellas se la tomé prestada a Norma Denisse, un uso inteligente (por fin) de un QR-Code, convertido en laberinto en el que encontrar la salida:

La segunda de ellas la publicó Rous hace ya algún tiempo, en una de sus visitas a la planta armadora que tiene Volkswagen en Puebla (México), un display del Mini Darth Vader protagonista de “The Force”, probablemente, el spot de televisión más recordado de todo 2011:

Instagram fuera de Instagram

Aaaah, Instagram, la herramienta favorita de hipsters y no hipsters para darle glamour a fotos sin glamour. Eso sí, como la presencia en sus vidas de la aplicación dependerá de que tengan o no un iPhone, me pareció oportuno compartirles este par de enlaces, que utilizan el API de la herramienta original para poder acceder a los contenidos de los usuarios desde un navegador de Internet:
Extragram: Para acceder a los contenidos de tu cuenta, buscar usuarios o imágenes, y darles Like o comentarlas.
Statigram: No está tan enfocado en el acceso a las imágenes (aunque también te lo permite), sino en generar estadísticas y visualizaciones de tu actividad con la herramienta.
Screenstagram: Sólo para Mac, crea un salvapantallas a partir del feed público de imágenes tomadas con la herramienta. (¡gracias Fer!)

Instagram fuera de Instagram, how cool is that!