Banners dirigidos en Facebook

32 años y un día sin necesitar Viagra

Banners dirigidos en Facebook

Como a todo el mundo con cuenta en Facebook, mi perfil me muestra banners, y los de la imagen superior son los que me han tocado esta semana. Lo mejor de todo es que se supone que van dirigidos a mí, pero la inmensa mayoría no me interesa, así que cada día me me siento un poco más como con Telcel a este respecto.

Dentro de poco volverán a cambiar, y aparecerán banners nuevos que tampoco me interesarán. Al menos ya suavizaron un poco la temática, porque recuerdo que hace un par de años, al cumplir 32, mi perfil se llenó de banners sobre medicación para la disfunción eréctil, créditos de coches y MBA‘s, parece ser que esos temas son de los que hay que preocuparse al llegar a esa edad. Y qué quieren que les diga, hasta donde recuerdo yo todavía no he tenido necesidad de utilizar Viagra (por si acaso, quejas aquí).

Pero bueno, en caso de que lo necesitara, me parece de mal gusto que los banners aparezcan por vez primera el mismo día de mi cumpleaños. En el día en que estoy celebrando es de mal gusto que te recuerden todos los males que te acechan.

Así que, en general, ¿no pueden esperar un día, al menos? ¿No podrían aparecer estos mensajes a partir del siguiente día a la fecha de cumpleaños de aquel (yo) a quien van dirigidos los banners? Así, al menos, podría ignorarlos. Porque, mostrados el día de mi cumpleaños, no son más que una patada en la espinilla, que me provoca dedicar un tiempo a hacer click en la crucecita de cada uno de esos banners para no volverlos a ver ni a ellos ni a las marcas que los pagaron.

No jodan, ¿no? Si no es mucho pedir, por favor.

Published by

Daniel Granatta

Buscador de luz. Waiting for the robot takeover. I rewire people.

6 thoughts on “32 años y un día sin necesitar Viagra”

  1. Lamento decirte que la rotación de banners no se ajusta al segmento etario, sino a la información de los mensajes privados.

    Atte. el equipo de Facebook.

  2. Pingback: Daniel Granatta
  3. Pingback: Pedro German
  4. Pingback: Fernanda Amenta

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *