Nueve cosas que constaté con “Vete”

Mañana hará un mes que lancé este particular experimento llamado “Vete”, tiempo más que suficiente para poner en orden todo lo que a nivel de comunicación he podido constatar con él, cosas que me gustaría compartir con vosotros:

1) “Hacer is the new Decir”. Si crees en algo, hazlo. Hoy en día tienes más medios que excusas para llevar a cabo tus proyectos. Cada vez más, el mundo y nuestra profesión necesitan gente que además de tener buenas ideas tenga ideales y crea en lo que hace. O como dice Santiago Rocangliolo en esta “Carta a sus Hijos” en forma de este gran artículo, “La lección de todo esto es: si ustedes creen que algún proyecto mejorará el mundo, defiéndanlo”. El mundo necesita buenas ideas.

2) No es que la gente no lea, es que sólo lee lo que le interesa. O como reza esa famosa frase: “No hay textos cortos o largos, sino buenos y malos”. Los posts de “Vete” eran largos, pues cada día que pasaba había mucho qué contar. Aún así, miles de compartidos tuvo el experimento en redes sociales y cientos de mails me llegaron para participar y/o comentar la propuesta.

3) “Inspiration is the new interaction”: Inspirar es la mayor interacción que nunca lograrás. Aunque sólo había un billete, en ese caso la idea conectó con la gente hasta el punto de hacer “clic” en muchas personas que se sintieron inspiradas e hicieron otras muchas cosas que hicieron la idea aún más grande. Incluso hubo quienes se sintieron tan motivados que independientemente del resultado, decidieron emprender la aventura por su propio camino. Como escribí hace tiempo, inspirar debería ser también la aspiración de todos los que nos dedicamos a comunicar. 

4) Aquello que realmente es relevante para las personas se comunica solo. La gente las hace suyas y no sólo se encarga de compartirlas, sino de aportarles con su punto de vista y/o propuestas.  “Vete” empezó con un estado en mi timeline de Facebook, seguido de un post en un Tumblr que abrí específicamente para el proyecto y cuya url luego compartí de nuevo en mi Fb y además en mi Tw. A las pocas horas, el experimento ya estaba en cientos de muros y timelines de otras personas.

5) Es tiempo de historias Hiperauténticas. Contenido tan real que “entretiene” de otra manera. Cosas tan auténticas que superan cualquier ficción creada por el mejor de los guionistas y por eso mismo también conmueven, entretienen e inspiran, de verdad.

6) Nuestra profesión está muy desprestigiada. A pesar de la gran acogida que tuvo la propuesta, que ésta viniera de alguien que viene de la publicidad siempre levanta alguna ampolla, cosa que tal vez no hubiera ocurrido si quien la propone viene de otro sector y, por ejemplo, fuese un periodista, carnicero, médico, informático o abogado.

7) Los premios te los da la calle. Cosas como “Vete” jamás llegarán a ningún festival de publicidad, ni falta que les hace. Los más de 750 mails recibidos durante la propuesta, y los muchos que todavía me siguen llegando, así como el enorme interés social y mediático que despertó, me parecen el reconocimiento más valioso, auténtico y perdurable que existe.

8) Así juzgo una idea: Según mis propios criterios para juzgar una idea (aquí puedes descargártelos, gratis), “Vete” es un proyecto de 8. Not bad.

9) Activismo publicitario: Es el futuro, o al menos el mío. Cada vez tengo más claro que lo que llevo haciendo desde que me dedico a esto tiene que ver con eso que yo llamo Activismo Publicitario, y que pronto explicaré con más detalle en un post que estoy preparando. Se buscan personas, marcas y empresas capaces de llevar a cabo acciones o actividades cuya intención sea la de intentar efectuar un cambio verdadero y de índole social, a través de ideas realmente relevantes para las personas y no sólo para una industria.