Spam, amado spam

Pobre spam. Porque si buscan el término en las imágenes de Google se encontrarán todo tipo de señalizaciones negativas al respecto.

Pero si lo miran por el otro lado, resulta que todos los mails de spam que me llegan me hacen guiños para tener un pene más grande, ganar más dinero, ayudar a príncipes y viudas nigerianas que confían en mí y, en general, para ser más especial y tener más éxito. Y algo parecido en el mundo de los blogs; en éste, por ejemplo, cada comentario archivado como spam suele ser uno en el que me dicen lo especiales y maravillosos son cada uno de los posts que se escriben aquí, invitándome entonces a conocer el lugar del que dicho comentario procede:

No sé, resulta que algunos mails de spam hablan con la amabilidad e intento de seducción que uno esperaría de todas esas marcas que te dicen que su 2×1 es mejor que el 3×2 de la marca de al lado, por decir algo. Igual resulta que la carpeta de spam no es un vertedero de escombros, sino un lugar del que aprender algo útil… y que habría que revisar más a menudo.

Y que, por qué no, pudiera uno decir: “Amado spam“.

Published by

Daniel Granatta

Buscador de luz. Waiting for the robot takeover. I rewire people.

2 thoughts on “Spam, amado spam”

  1. Pingback: Daniel Granatta
  2. Pingback: Luis Miguel CP

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *