Destrucción Creadora: Del Ludismo y los taxistas hasta la raza humana

Las repercusiones económicas de la innovación.

Corre el año 1811, en la víspera de la Revolución Industrial, en el sur de la región de Nottinghamshire en Inglaterra, la élite de los artesanos especializados en telas ven sus comunidades amenazas por una combinación de maquinas y nuevas prácticas impuestas por la nueva clase de “manufactureros”, promoviendo de manera agresiva el avance de la revolución Industrial, el sistema de fábricas, con sus telares industriales a vapor, van de manera lenta pero segura remplazando la mano de obra con altamente su lucrativo modelo de producción semi-automatizada.

¿Su reacción? Disturbios y la destrucción organizada de la maquinaria en las fábricas que a su parecer es la responsable de la disminución en su calidad de vida. Este grupo de tejedores de algodón e hilanderos, que más tarde conoceríamos como los “luditas” en los archivos de la historia, estaban convencidos que al exterminar las máquinas en las fábricas podían “des-inventar” la tecnología que estaba robando sus puestos de trabajo.

Granaderos a un lado de un auto Uber, destrozado por taxistas June 25, 2015 Paris, Francia.

Continue reading Destrucción Creadora: Del Ludismo y los taxistas hasta la raza humana

Workshop de Creative Tech en Saltillo

10377005_10154132963290024_4277638735360903995_n

Nuestros amigos de Digital Invaders nos invitaron a hablar un poco sobre Innovación y Creatividad Tecnológica. Aceptamos la invitación y ademas se nos ocurrió impartir un workshop  sobre Internet of Things y modelos de innovación los día 30 de Mayo y 1 de Junio en la  Librería Carlos Monsiváis, en el centro de Saltillo.

Además de una buena charla y de armar proyectos interesantes, seguiremos con la búsqueda de la tripleta que mencionamos anteriormente:  Hackers, Hipsters y Hustlers.

Así que si estás interesado en tecnología, innovación o en ser parte del equipo de Flock te invitamos a que nos acompañes.

BitCoins en lugar de banners

El día de hoy Jorge Camacho y yo encontramos un artículo en el blog Quartz que explica a profundidad cómo funciona la moneda virtual BitCoin. Además de la explicación detallada, lo verdaderamente interesante es que al inicio del post viene embebido un widget para minar BitCoins. Es decir, utiliza el motor de tu navegador para resolver un problema matemático asociado a una recompensa de estas monedas virtuales (BitCoins).

Minando Bitcoins

(Si piensas que estoy hablando en chino y no tienes ni idea de que es un BitCoin, o has vivido en una cueva por los últimos tres meses, te recomiendo leer el artículo de Quartz  o ingresar al sitio Bitcoins.com, que explica de manera sencilla de qué se trata, para después regresar a seguir leyendo este post).

Lo interesante en esta historia es pensar que si podemos embeber un motor para minar BitCoins en un sitio web, Facebook, Google, Twitter o cualquier otro lugar en el que el usuario navegue o deje abierto mucho tiempo (¿9Gag, BuzzFeed, …?) podría nacer un nuevo modelo de negocio partiendo del tiempo de interacción de un usuario en el sitio y la cantidad de usuarios que lo visitan.

Es decir, una página web podría ganar dinero generando contenido que te atrapara por unas horas, y usarlo como fuente de ingresos en lugar de mostrar asquerosa publicidad (a nadie le gustan los banners), incluso minando sin que el usuario se dé cuenta.

La criptomoneda más famosa del mundo funciona a través de solucionar problemas matemáticos que pueden ser resueltos por una máquina con mucho, mucho poder, o por una red de computadoras coordinadas para repartirse el trabajo y solucionar entre todas el problema matemático.

El precio de un solo Bitcoin llegó arriba de los $1100 dólares hace no más de un mes. Igual valdría la pena intentarlo, ¿no?

Limbo: mi residencia en una agencia de publicidad

Limbo

Parecería que actualmente vivir en un limbo es lo común, tan común que pocas veces sabemos realmente en donde estamos, por eso a veces es tiempo de frenar de golpe y reconocer el terreno antes de seguir avanzando.

De un tiempo acá me encuentro separado en cachitos, entre el mundo de la publicidad y el de las startups, entre ser un estudiante y un profesional, entre ser un adulto o un “chiavo” ya saben lo que dicen, los millenials no sabemos crecer…
Continue reading Limbo: mi residencia en una agencia de publicidad

Necesitamos más hackers

Pies en rascacielos

La mayoría de la gente piensa en los hackers como ñoños programadores nerds con acné a sus treinta, personas que viven para distribuir virus de computadora desde la alcoba en casa de sus padres. Yo no lo veo así, los hackers son tipos innovadores, personas que desafían y cambian los sistemas para hacerlos funcionar diferente, para manipularlos y para hacerlos trabajar mejor. Ser un hacker es más bien una mentalidad.

Estoy creciendo en un mundo que necesita más personas con esta mentalidad de hacker, y no sólo en la industria de la tecnología, porque todo lo que está allá afuera está esperando a ser hackeado, nuestro sistema de salud, nuestro gobierno, la percepción de la popularidad, incluso la publicidad o nuestro sistema de educativo… 

Continue reading Necesitamos más hackers

Un buen producto no es suficiente

Los últimos 3 ó 4 años he visto a mucha gente desmoralizada tras haber trabajado meses en la construcción de un producto “perfecto”: muchas horas de diseño + una plataforma totalmente escalable, sin obviar una limpieza a profundidad de bugs, entre otros.Todo lo anterior cubierto y aún así han fallado en obtener una cantidad grande de usuarios o transacciones en su sitio.

 

Estoy hablando de historias como la mía en Apttitude o Antiturista (ambas más muertas y enterradas que nuestras esperanzas en la Selección) o Ilumin, uno de mis proyectos recientes.

Si la ejecución es lo importante, entonces ¿qué hicimos mal?

Continue reading Un buen producto no es suficiente