Autorrevelaciones conviviendo con NikeFuel

Probablemente lo que expongo en este post sea una obviedad, pero me retrotrajo a este texto que publiqué hace más de un año acerca de cómo será el futuro: analógico facilitado digitalmente.

Pero empiezo por el principio. Y el principio es que llevo usando la Nike Fuelband desde Mayo del año pasado. Aunque bueno, en realidad he usado varias. Voy por la tercera porque las dos previas ya las quemé (o se quemaron, yo qué sé). Pero bueno, que estoy haciendo mucho ejercicio, y ya saben que la idea sobre la que se apoya la Nike Fuelband es la de que todo lo que te mueves durante el día cuenta como tal. Vaya, que no hace falta “ir a correr” para estar en movimiento o ser activo. Y la pulsera, que es un buen representante de esa tendencia tecnológica llamada “Quantified Self”, lo mide en puntos que se llaman NikeFuel.

Adicional a todo ello, la pulsera te permite establecer un “número-meta” diaria que has de alcanzar, y en base a cuantas veces lo alcanzas (semanal o mensualmente) vas obteniendo badges y distintas recompensas en el ecosistema de la marca.

Con esa información uno pudiera pensar entonces que la pulsera es un medidor de tu rendimiento deportivo. Los puntos se vuelven como los Likes en Facebook y uno acaba loco haciendo lo que sea para sumar puntos. Puntos, puntos, puntos. Todo se vuelve puntos, con una particularidad que te deja cara de pasmado, y es que de repente te das cuenta de que sumas más puntos fregando platos que subiendo a la Pirámide de la Luna en Teotihuacán.

Pero más allá de eso, primer descubrimiento, uno se da cuenta de que en realidad la pulsera no es un medidor de tu actividad física, sino un placebo para que te sigas moviendo. Porque si estás sentado en el sofá, viendo la televisión, y te faltan doscientos puntos para llegar a tu meta diaria, uno termina por pensar que doscientos puntos no son tantos, así que sales a comprar algo a la tienda de la esquina, fregar los platos o cualquier cosa que te sirva para alcanzar el objetivo (que es personal).

Lo que me lleva al segundo descubrimiento, que tiene que ver con la interacción social que proviene de agrupar a toda la gente que acumula NikeFuel. Resulta que porque yo usaba pulsera, algunas personas (curiosas de todo este tema de los puntos) decidieron comprar también la suya para evaluar cuanto se movían diariamente.

Y ahora algunos de ellos (como por ejemplo Gonzalo) me están propinando una severa paliza semanal, que tiene que ver directamente con que su benchmark de comparación ya no es el de ellos contra ellos mismos, sino ellos contra mí, que fui quien los metió a todo este asunto. Lo cual es muy interesante porque las marcas relacionadas con deporte siempre te encomiendan a ser mejor cada día hasta llegar a ser como, por ejemplo, Michael Jordan (bajo conceptos como “Be Like Mike”), pero bajo este nuevo parámetro de comparación pareciera que para llegar a ser como Jordan antes hay que “Aplastar a Dani”, como etapa intermedia.

Y esto es muy interesante porque entonces resulta que la marca inspira no directamente, sino a través mío porque yo encarné (hasta cierto punto) a la marca. O sea, que la pulsera sirve para inspirar a los demás a que te den (o intenten darte) una paliza. Y que realmente no importa tanto cuanto hagas TÚ como cuanto inspiras a que hagan los DEMÁS. Y como me vino la revelación, lo escribí así:

O sea, que reunir mucho NikeFuel te sirve para pensar qué hacer con todo ese NikeFuel que reuniste. Y es muy simple: cuanto más NikeFuel reúnas, más gente inspirarás a vencerte haciendo más ejercicio que tú.

Y esto, que es lindo como teoría, lo es aún más cuando ves que se cumple en la práctica. Y pensé que no está mal, aunque sea una obviedad, que una tecnología nos habilite para ser mejores humanos. O al menos más sanos. Justo como les contaba en el texto del que les hablaba al inicio de este post.

Published by

Daniel Granatta

Waiting for the robot takeover. I rewire people.

2 thoughts on “Autorrevelaciones conviviendo con NikeFuel”

  1. Pingback: Week-Log.456

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *