Dados para crear historias: Story Cubes

Estas pasadas Navidades me topé en una librería de la Ciudad de México con estos pequeños dados: Rory’s Story Cubes.

Quizá no estén tan enfocados al Diseño de Futuros como el juego de cartas “The Thing From The Future”, de Situation Lab, pero son sin duda una gran herramienta para la creación de historias y el desarrollo de la imaginacion.

Funcionamiento de Story Cubes

Su funcionamiento es muy simple, lanzas los dados de cualquiera de los sets (de detectives, mitología, etc.), que puedes usar juntos o por separado, y eliges tres de los iconos resultantes para componer una historia breve con ellos.

Por ejemplo, ¿qué historia se te ocurre con una pieza Alfil de ajedrez, unas esposas y un bloc de notas?

Más información:
Rory’s Story Cubes

Bootcamp: Diseño y Prototipado de Futuros

Nunca es tarde para regresar a las aulas a aprender algo nuevo, especialmente si es algo en lo que estás muy interesado y lo imparte alguien a quien admiras. Y por eso me inscribí en este bootcamp de título “Diseño y prototipado de futuros”, que impartirán Jorge Camacho y Alfredo Narváez los dos próximos fines de semana de Octubre en las instalaciones de CENTRO.

Diseño y Prototipo de Futuros

Sé que este post debía haberlo publicado hace al menos dos semanas, pero también sé que les gusta dejarlo todo para el último día. El último día está por llegar, mejor que se apresuren si también les interesa 🙂

Información:
Haciendo click en este enlace o descargando directamente el temario
Preguntándole a Karla

Ideas open-source: el Uno y Uno

Uno y uno

En las ciudades de México que no son las tres grandes capitales (a saber, Ciudad de México, Guadalajara y Monterrey) existe una idea open-source fantástica que todo el mundo entiende y utiliza para hacerse la vida más fácil: el Uno y Uno.

El Uno y Uno consiste en que, en cada cruce de dos calles, cada coche que llega a la intersección cede el paso al coche que viene en el otro sentido, para luego avanzar haciendo uso de su turno, mientras el coche en el otro sentido le cede el paso a él, y así sucesivamente.

Es una idea ya adoptada que sirve para engrasar el tráfico y funciona como cultura general. Pasa de padres a hijos y de locales a forasteros. A nadie se le ocurre saltarse un Uno y Uno porque te puedes llevar insultos hasta para el último miembro de tu familia, o (peor aún) causar un accidente.

A mí me encanta el Uno y Uno porque es una idea open-source, una idea que depende de que la gente la adopte y la utilice. Es un patrón de idea de la que en publicidad también se pueden ver ejemplos, como la maravillosa “The Empty Project”:

Este tipo de ideas open-source son probablemente a las que se refería Nicko cuando se preguntaba, en sus criterios para juzgar una idea, si la misma “podría ser una idea de todos”.

Una idea open-source también funciona como un interfaz: no le cuenta una historia a la gente, sino que la habilita para que la historia la desarrollen ellos.


Aun así, en esta época de plataformas sociales, las marcas siguen hablando mucho y dejando poco espacio a los demás. Asfixian. ¡Comparte! ¡Twittea! ¡Danos Like! ¡Sube tu vídeo!

Es más, cuando piensan en sus usuarios, las marcas aún piensan en función de lo que los usuarios pueden hacer por ellas, como esas dinámicas de User-Generated-Content que lanzan de cuando en cuando: “Danos tu tiempo y contenido para ganar esta promoción.”
Meh.

Pero no tendrían por qué ser así. Aún quedan muchas ideas por descubrir que dejen espacio a sus usuarios para respirar. Es más, que se nutran de la respiración de todos los que las usan. Como el Uno y Uno.

Dentro de veinticuatro años

Jonathan Banks, de Gremlins a Breaking Bad

Está uno viendo “Gremlins” y se topa con Jonathan Banks, veinticuatro años antes de interpretar a Mike Ehrmantraut en “Breaking Bad” (y “Better Call Saul”).

O sea, que no importa lo que estés haciendo ahora, puede que dentro de veinticuatro años estés siendo parte de un proyecto que haga historia.

O, como diría Miles Davis:

“Man, sometimes it takes you a long time to sound like yourself.”


El secreto ha de ser no dejar de insistir durante esos veinticuatro años. Y probablemente los diez anteriores 🙂

Figo, Luis Enrique y las marcas referencia

Figo y Luis Enrique

Uno se acostumbra a que las cosas sean de determinada manera. Por ejemplo, si eres aficionado al fútbol (seas del equipo que seas) sabes que Messi juega en el F. C. Barcelona y Cristiano Ronaldo en el Real Madrid. Los aficionados de ambos equipos aceptan las virtudes y defectos de cada uno de ellos porque los reconocen como los “suyos”, pensando que la pasión de los ídolos por los colores del club que representan es tanta como la de ellos.

A veces es así. Pero a veces, no. Y entonces resulta que un día te encuentras a un jugador del que era tu equipo vistiendo la camiseta del equipo rival (me vienen a la mente Figo o Laudrup jugando en el Real Madrid o Luis Enrique en el Barça), y eso tu cerebro de aficionado no lo puede procesar. Tantos años cultivando un afecto, para que de buenas a primeras el objeto de tanto afecto termine en el lugar por el que menos afecto puedes llegar a sentir. Uno siempre necesita un punto de partida a partir del cual expresar o construir su identidad. Y si te lo quitan zozobras. O enloqueces.

Yo siento que eso mismo pasa a veces en publicidad. Que uno construye una suerte de posturas u opiniones de cómo deben ser las cosas en base a una serie de circunstancias que uno considera “icónicas”, y de repente, por designios divinos (o no tan divinos), todo ese escenario zozobra y se derrumba, dejándonos descolocados.

Me venía esto a la mente al leer este texto sobre Fernando Machado, uno de los nuevos responsables de la comunicación global de Burger King.

Continue reading Figo, Luis Enrique y las marcas referencia

Marcas que se aburren

Esperando en el aeropuerto

No hay mucho que hacer cuando tu viaje te obliga a realizar una escala en un aeropuerto. Puedes comer algo, comprar souvenirs, mirar vídeos en tu teléfono si tienes un buen plan de datos, leer un rato o, si tienes un poco de autocontrol para no perder tu siguiente vuelo, permitirte el dormir unos minutos (generalmente en una postura poco recomendable).
Sí, hacer una escala es aburrido, y a veces he pensado si ese tiempo de espera que pasamos no será un tiempo que nos otorgan (y que no aprovechamos) la vida o la Divina Providencia, para poder realizar todo aquello para lo cual no tenemos tiempo en nuestra vida diaria. Ya saben, terminar de escribir un libro, retomar el contacto con la familia o viejos amigos, ponernos en forma, etc.

Pero bueno, retomando, hacer una escala es aburrido, y ya saben que la necesidad agudiza el ingenio. Como el de las chicas de este equipo de natación que, aburridas por su espera, decidieron utilizar las cintas para transportar pasajeros del aeropuerto (¿alguien sabe cómo se llaman esas cintas?) para grabar este vídeo:

When a swimming team is bored at an airport……wait for the bike!CREDIT: Kelsi Worrell/Facebook

Posted by Hope 103.2 on Friday, November 20, 2015

A veces es necesario aburrirse para luego poder crear algo interesante.

Y me pregunto entonces, como ejercicio, si las marcas se dan tiempo o no a aburrirse. A mí me parece que no, que viviendo en ese continuo frenesí del -por ejemplo- “chicos, salió una nueva plataforma”, “¿cómo van mis likes?” o “¿cuánto venderemos en este próximo Q?” las marcas acaban tan sobreestimuladas como un niño de 3 años al que le prestas un iPad. Y esa necesidad de “hacer engage” a toda costa TODOS los días las vuelve muy, muy aburridas.

Y como no es lo mismo ser aburrido que aburrirse, quizá necesitaríamos que las marcas se permitieran aburrirse un poco, para así poder crear cosas interesantes en las que entonces nosotros, usuarios, sí podríamos estar interesados. Como hicieron las chicas de ese equipo de natación en el aeropuerto.

Más marcas que se aburren para no ser tan aburridas.
Eso nos vendría bien.

Visualizaciones de lo digital

Foto de galería de Allure

La tecnología. Abaratada a una velocidad exponencial, llena cada vez más este mundo de 0s y 1s.
Por eso no deja de ser seductor el descubrir cómo mucha de esa producción digital tiene un componente tan artesanal como un prototipo de Leonardo da Vinci.

Varios ejemplos. El primero lo encontré en la galería de Instagram de Allure:

Esta otra muestra el proceso por el cual se obtiene una versión electrónica de un libro físico:

Conversión de libro físico a digital

Si uno ve el vídeo del gimnasta-callejero-parkour, nunca pensaría que el que llevaba la cámara que lo grabó es probablemente tan ágil y flexible como él (vía Jason Silva):

Y, por último, mi favorito de todos ellos -probablemente porque programé miles de líneas de código sobre este tema cuando estaba en la Universidad y, posteriormente, trabajando con Macromedia Flash-, la visualización de quince algoritmos para ordenar datos, sonido incluido (vía Juan Carlos Ruiz):

Debo ser un poco geek, pero suena como quien escucha recitar poesía.

La hucha del oso panda

Un vídeo de esta hucha (cuyo dueño es Iu) ha sido de lo más exitoso que he publicado últimamente en mi cuenta de Instagram:

Visto el número de peticiones, aquí un enlace para pedir la hucha en Amazon.

El screensaver de Tumblr TV

Tumblr TV screensaver

1. Tumblr lanza Tumblr TV, un servicio de búsqueda de GIFs que te permite verlos a pantalla completa.

2. Manza lo celebra, y desearía que existiera un screensaver de Tumblr TV:
Manza y Tumblr

3. Mau crea un screensaver de Tumblr TV:
http://mau.center/tumblrtv/

4. Todos lo descargamos y utilizamos:
Tumblr TV screensaver 1
Tumblr TV screensaver 2

Internet.

“Hackear, Hacer, Enseñar, Robar” en Amazon Kindle

Hacker Maker Teacher Thief - Screenshot

“Hackear, Hacer, Enseñar, Robar”, el libro de Creative Social del que ya hemos hablado anteriormente en este blog (y en el que colaboré con un capítulo en su edición en castellano), ya está disponible para que lo descargues en tu Kindle.

Enlace: http://www.amazon.com/Hackear-Hacer-Enseñar-Robar-Publicidad-ebook/dp/B00V8SJ324