Experiencia

Skynet

Hola Skynet

Los adolescentes no terminan de comprender el choque anafiláctico que estamos viviendo todos aquellos que crecimos en los años 80. Tanto nos prometieron naves espaciales y coches voladores, que nos está costando asumir que sólo tenemos Facebooks y Tinders, por … Read More

Mr. Wolf

Limpia

Como con cada inicio de año, Efraín volvió a escribir un post con sus propósitos para el nuevo año, conminándonos a varios amigos a hacer lo mismo. Hace mucho que no escribo nada semejante, pero me pareció interesante compartir algo … Read More

What:You:Get

Cuando la realidad supera a la ficción

Una de las (grandes) primeras obras de narrativa interactiva en España, que por la falta de obras de cariz similar acababa siempre bajo el epígrafe de “Net-Art” en cualquier exposición, fue What:You:Get (1999), del vizcaíno Roberto Aguirrezabala. Roberto es alguien … Read More

Miedos de Camacho

La tecnología y los nuevos miedos

Encabezados por el famoso FOMO, esto que me ocurrió hace un par de días en Starbucks sirve para ilustrar la nueva serie de miedos relacionados con la tecnología que nos persiguen hoy en día: Ya saben, uno abre su ordenador … Read More

Palais des Festivals - Cannes (Francia)

Memorias de Cannes 2014

Fui a Cannes y regresé. Prometí hacer una reseña, pero entre el cambio de trabajo y otras cuestiones personales, lo fui dejando de lado. Muy mal por mí. Pero lo arreglo rápido, de la forma más sintética posible. Primero lo … Read More

Nerdy Anthropologist

La publicidad no está muerta, algunas marcas sí

Lanzamos BAG, y desde hace unos días me hacen preguntas o entrevistas para que explique exactamente en qué consiste mi nuevo proyecto. Si les toca ver o leer alguna, discúlpenme, porque de momento es más sencillo explicar qué no es … Read More

UNICEF y sus banners humanos

Encuestadores de UNICEF

Es muy común, caminando por algunas calles de la Ciudad de México, toparse con grupos de chicos trabajando para UNICEF y su causa de sumar suscriptores. Esto no tiene nada de malo ni de particular, si no fuera la saña atroz con la que interactúan con los viandantes que por allí pasamos, y que ayer llegó (para mí) a un punto álgido de molestia.

Llevaba bastante tiempo sin ver a un amigo, y ahora que tengo mucho tiempo libre decidimos quedar para tomarnos un café. Una vez terminado, y mientras charlábamos esperando que trajeran nuestro coche del aparcamiento, se nos acercó una chica de UNICEF, generando una conversación como la que sigue:

Ella: “Hola, soy XCZDFDV” (no recuerdo el nombre)“, ¿cómo están?”
Amigo: “Hola, soy *Amigo*.”

XCZDFDV tiende la mano, mi amigo se la estrecha para saludar. Acto seguido, XCZDFDV me tiende la mano a mí, se la estrecho, y me pregunta:

Ella: “¿Y tu nombre es?”
Yo: “Perdona, no sé si nos has visto, pero estamos en medio de una conversación.”

Y visiblemente molesta, XCZDFDV se marchó, seguro que ciscándose en mis muertos o algo parecido, y con algo de razón porque no fui la persona más amable del mundo. Pero es que, amigos de UNICEF, pocas veces en la vida me había sentido tan interrumpido, y no por una persona, sino por uno de esos banners publicitarios que ocupan toda la pantalla de mi laptop cada vez que quiero ver algo. Eso son los chicos que tienen en la calle: Banners Humanos.

A ver si va a ser que, cuando la gente pasa de largo, no es por falta de solidaridad o interés, sino porque uno se siente en más peligro que Atreyu intentando cruzar el arco de la Esfinge en “Neverending story”.

No jodan.