La nueva limosna

Panhandling 2015

Me lo encontré en el timeline en Facebook de Arturo Vélez, de Naranya Labs:

“Lo que más me ha impresionado en China sucedió hoy. Este es el futuro. Una señora de mediana edad pidiendo limosna en el metro mostrando un QR en su celular.

Este QR genera una petición de transferencia de dinero por WeChat con una cantidad predeterminada, que si la aceptas, le envías directo de tu tarjeta bancaria o del mismo weChat wallet con sólo escanear tu huella.
1 de 20 personas a mi vista con su teléfono en la mano le transfirió y ¡no tardó más de 5 segundos la interacción!”

En una simple observación sin sesgo alguno, el downtown de Miami está lleno (lleno, lleno) de gente sin techo. Casi no tienen ni para comer, pero sí tienen un smartphone… y un montón de cafeterías en cuyos alrededores poder captar una señal de Wi-Fi. El dónde recargan la batería sigue siendo un misterio para mí, eso sí.

Y me pregunto si no estaremos todas las partes muy mal si, teniendo un smartphone, es recibir limosna con un QR lo más a lo que pueden aspirar.

Sparkjoy: lo que pasa cuando un publicista crea una startup

sparkjoy-gb-01

Hace un año dejé mi trabajo como director creativo en Flock para iniciar mi propia compañía. Las razones de mi partida fueron varias, pero una de las principales fue mi desencanto con el modelo de negocio de las agencias, el cual, a mi juicio, aún no es propicio para crear ideas escalables para mejorar la relación entre personas y marcas.

Después de trabajar en el mundo del marketing digital y la tecnología durante tanto tiempo, me pareció natural tratar de crear una idea que apalancara toda esa experiencia y que al mismo tiempo compusiera un poco la relación un tanto rota entre personas, marcas y comercios.

Continue reading Sparkjoy: lo que pasa cuando un publicista crea una startup

The constant challenge of modern relationships…

Desafío de las relaciones modernas...

La memoria de tu teléfono

Batería-Memoria externa para teléfono móvil

Decíamos hace unos meses…
http://www.gorditosybonitos.com/los-telefonos-y-su-capacidad/

Y hace un par de días…

Más información haciendo click aquí.

De Shazam a playlist

Ya era hora de que Shazam lanzara una característica como ésta. Y es que, si en la aplicación están “taggeadas” todas las canciones que uno encuentra por aquí o por allá, qué coñazo tener que ir buscándolas individualmente en Spotify (o tu servicio de música en línea favorito) para agregarlas a un playlist en el que poder tenerlas todas.

¿No era muy obvio el que debiera haber una opción que permitiera convertir la lista de canciones “taggeadas” en un playlist? Y eso fue lo que anunciaron ayer:

Playlist en Shazam

Aunque sea con Rdio en vez de con Spotify. Pero bueno, ¡ya era hora!

La última “Última hora en línea”

¿No viviríais más felices sin ese dichoso dato de la hora a la que estuvo conectado/a por última vez tal o cual persona en Whatsapp? Supongo que muchos ya lo sabrían, pero hoy me enteré, gracias a Mr. Arzola, que uno puede desactivar ese dato para que ni aparezca el tuyo ni puedas ver el de los demás: un layer menos de ansiedad.

El proceso es muy simple. Desde tu aplicación de Whatsapp ve a SETTINGS y selecciona la opción CHAT SETTINGS:

Menú de opciones de Whatsapp

Continue reading La última “Última hora en línea”

La capacidad de almacenar de los teléfonos

Hace unos días pensé que era un problema exclusivamente mío el que, por primera vez desde que tengo iPhone (casi cinco años), me apareciera un mensaje al abrir la cámara que decía que no había espacio para almacenar ninguna fotografía más en mi teléfono. Y digo mío porque, de un tiempo a esta parte, la cantidad de fotos que he subido a Instagram o fragmentos de vídeo que he capturado de algunos trabajos han hecho que utilizara la cámara como nunca antes. Pero aún así… ¿32GB ocupados por fotos y nueve o diez vídeos?

Pero bueno, descargué las fotos y vídeos, borré algunas aplicaciones que ya no utilizaba y todo listo para volver a empezar, así que no le di mayor importancia al tema. Hasta que el pasado viernes tres personas distintas exclamaron en algún momento: “¿Cómo que no tengo espacio en el teléfono para tomar esta foto?”
Fue ahí donde me dio por pensar que la capacidad de tomar fotografías de calidad de los teléfonos también crece exponencialmente, lo cual afecta directamente a la resolución y peso de las imágenes tomadas… con el consiguiente perjuicio para el espacio para almacenar todas ellas. Así que, por curiosidad, hice una rápida visita al sitio de Apple para ver las capacidades de los modelos de iPhone actualmente a la venta, que siguen siendo de 16, 32 y 64GB:

Capacidad de almacenamiento del iPhone 5

Y como parece más que obvio que la capacidad de almacenar información en los teléfonos es insuficiente con respecto a la cantidad de cosas que puedes hacer con ellos, uno termina con dos rápidos pensamientos en la cabeza:
1.- Los teléfonos (al menos los iPhone) tienen tan poca capacidad para provocar que, con carácter de urgencia, vayas volcando todo el material que tomas con la cámara en iCloud.
2.- En cualquier momento, alguien pone a la venta unas memorias para almacenar urgentemente las fotografías que ya no quepan en tu teléfono. Que sería incómodo, pero tanto como esos cargadores portátiles que convierten tu teléfono en una camioneta Hummer. Casualmente, esas memorias también se venderían por separado, ehm…

Igual no, pero piensen que, ahora que puedes tomar vídeos de hasta quince segundos con Instagram, la gente ya tiene una buena excusa para grabar vídeos donde antes sólo tomaba fotografías. Y en ese contexto 64GB ya no parecen suficientes para lo que se avecina.
Ouch.

La factura de teléfono en los tiempos del roaming

Es criminal. Cruza uno la frontera del país de origen de su proveedor telefónico con el 3G activado y al regresar te encuentras una factura con más 0s que la cartilla escolar de un niño con problemas de actitud.

Hasta que te descargas una aplicación como Onavo Extend, que comprime todos los textos e imágenes que van y vienen por tu conexión 3G, reduciendo el tráfico de datos (y tu factura) a más o menos la mitad.

Por si tienen que viajar, ya hay versión para iPhone y también para Android.

El mejor blog sobre QR-Codes de la historia

Ya hemos hablado en este blog (en varias ocasiones) de las dificultades que a veces tienen las marcas a la hora de utilizar QR-Codes y los problemas que esto les ocasiona, ya que por cómo los usan al final nadie los escanea. Por eso es tan relevante este blog llamado WTF QR-Codes que causó cierto revuelo la pasada semana, por contener algunos de los mejores ejemplos de cómo NO usar uno de estos códigos si trabajas para una marca y quieres que la gente se interese por tus actividades.

Ahora bien, aunque creo que hay ejemplos en los que el recurso es muy válido, es cierto que uno termina por hacerse alguna vez la pregunta: ¿hay alguien, aparte de nosotros los que trabajamos en publicidad, que escanee un QR-Code?

Debe haber variedad de respuestas, pero ésta que encontré hoy para decir que “no” me pareció antológica: un blog llamado “Pictures of people scanning QR-Codes” sin ninguna foto de personas escaneando QR-Codes… #WIN!

(gracias a Mircea y Mau por los enlaces)

Los prefijos de teléfono en México

Si quieren sentirse, no extranjeros, sino extraterrestres, en México, intenten hacer una llamada telefónica utilizando el sistema de prefijos existente en alguna de las compañías del país. Me explico. Por lo general, los números de teléfono en México contienen diez dígitos, y dependiendo del estado se usan dos o tres de ellos como prefijo, al que se da el nombre de LADA. Así, los números del Distrito Federal (donde está la Ciudad de México) comienzan con 55. En cambio, los de Coahuila (donde está Saltillo) comienzan con 844.

A partir de ahí, el delirio que voy a intentar escribir con dos variables: “Teléfono móvil-celular” y “Teléfono fijo”, que funcionan así:

Para llamar de un teléfono fijo a un teléfono fijo del mismo estado: marcas -número-
Para llamar de un teléfono fijo a un teléfono fijo de otro estado: marcas 01 + -número-
Para llamar de un teléfono fijo a un teléfono móvil del mismo estado: marcas 044 + -número-
Para llamar de un teléfono fijo a un teléfono móvil de otro estado: marcas 045 + -número-

Para llamar de un teléfono móvil a un teléfono fijo del mismo estado: marcas -número-
Para llamar de un teléfono móvil a un teléfono fijo de otro estado: marcas 01 + -número-
Para llamar de un teléfono móvil a un teléfono móvil del mismo estado: marcas -número-
Para llamar de un teléfono móvil a un teléfono móvil de otro estado: marcas -número-

Y eso es sólo en México. Si entra el factor de la internacionalidad, la cosa se escala a nivel de camisa de fuerza. Por ejemplo, con España:
Para llamar de un teléfono fijo de España a un teléfono fijo de México: marcas 0052 + -número-
Para llamar de un teléfono fijo o móvil de España a un teléfono móvil de México: marcas 0052 + 1 + -número-
Para llamar de un teléfono fijo o móvil de México a un teléfono fijo o móvil de España: marcas 0034 + -número-

Bueno, un lío, y ya saben que a mí con estas cosas se me queda cara de Buster Keaton:

Porque con los 044, 045, 0052 1, uno sólo puede pensar… seriously dude, wtf!