Narrativa

giphy

¿Existen los superhéroes “open source”?

En el momento en que salió a la luz la primera imagen de Batman para la nueva película de Zack Snyder: Batman vs. Superman, comenzó la lluvia de inconformidades que ya se avecinaba desde hace algunos meses cuando se anunció … Read More

Storyboard Apple Macintosh 1984

Treinta años de Macintosh

Hoy me encontré con la joya que abre este post en la cuenta de Instagram de Rob Schwartz, uno de los storyboards del famoso spot “1984″ utilizado para anunciar el lanzamiento del primer Apple Macintosh, que hoy cumple 30 años. … Read More

21diasdebondad6

Humanity y mis #21díasdebondad

Una vez alguien dijo, “Si cuando dices algo nadie se molesta, es que no has dicho nada”. Yo, que soy más fan del Hacer que del Decir, lo aplico a mi manera y a rajatabla en todos mis proyectos, y … Read More

Los nazis se ponen de moda

Por aquello de que las cosas van por modas, parece que la actual tiene que ver con los nazis. O de una vuelta de tuerca a los “malos” clásicos de las películas, a los que ahora además se “nazifica”. Por ejemplo, en “Iron Sky” el argumento es alucinante, los nazis huyen del planeta en 1945 y se esconden en la cara oculta de la luna, hasta que regresan a conquistar el mundo de vuelta en 2018:

En cambio, en este otro ejemplo asistimos a la típica historia de excursionistas que son sorprendidos por un terror antiguo, y como éste suele ser un asesino o una pandilla de zombies, alguien pensó: “¿Por qué no ponemos unos nazis zombies?”. Y así nació “Dead Snow”:

O sea, la cultura del remix llega a la II Guerra Mundial: LOL.

(vía Dany Saadia)

Lo que Duckman no quería tener

Nunca tuve ocasión de ver esta serie, Duckman, y mi única referencia de un animal que trabaje como detective privado es la del videojuego Sam & Max hit the road. Pero Quique, que la conoció cuando vivía en Venezuela, dice que este es el mejor capítulo de todos:

Qué hermoso final el de “prefiero no tenerla a vivir para siempre con el miedo de perderla”. Y ahora me marcho a buscar más episodios.

La literalidad de las marcas

¿Han buscado alguna vez “emoción” en Google? ¿O “gente emocionada”? ¿Y les emociona lo que encontraron? Supongo que por lo general no.

Y es que a veces la literalidad no genera aquello que trata de describir literalmente. Le pasa mucho a las marcas y debe ser por aquello de estar tantos años haciendo spots de televisión, ya saben (en general y en este orden):
1.- Personaje
2.- Problema
3.- Producto que se usa
4.- Problema que desaparece
5.- Cierre donde aparece el producto

Siempre (por lo general) en una cadena más discursiva que otra cosa, por la cual (y en general) si se habla de “emoción” aparece gente emocionada en vez de imágenes que hacen emocionarse al que está viendo el anuncio. O sea, todo muy literal. Y así, cuando aparecen nuevos medios donde la gente participa, resulta que los usuarios se instalan, por ejemplo, una aplicación de una marca en Facebook donde aparece en repetidas veces la palabra “emoción”, aun cuando lo que ellos sienten al usarla es la palabra “tedio”.

Es como si esa “literalidad lineal” o “linealidad literal” fuera uno de los factores por los cuales es tan complicado para algunos creativos tradicionales o para algunos responsables de marcas hacer o aprobar ideas que tengan un núcleo digital, porque en estas últimas el centro es la gente, mientras que en las primeras lo que está en el centro es la marca (o su producto), como alguna vez enunciamos en este post de anatomía de una campaña digital (que por cierto aún sigue esperando a ser destripado por ustedes, amables lectores).

Debería entonces existir una fórmula de conversión, de cómo traducir los factores de una historia contada de forma lineal a factores de una historia contada a partir de la interacción de los usuarios con ella. Algo como que el (mensaje) que la marca lanza en el spot de televisión equivale en digital a (una pieza + la interacción que el usuario realiza en ella generando un resultado). Y que lo que en el spot es el (producto) en la pieza digital es esa (pieza digital en sí misma). Y que si en el spot se dice que el producto (hace tal o cual cosa) en la pieza digital el usuario (experimenta esa tal o cual cosa).

Resumiendo, que cuando se hable de emoción lo que ocurra sea que yo sienta emoción. O ingenio, o frescor, o lo que sea, pero no porque me lo dicen sino porque yo lo siento. O sea, no tan literal, por favor.

2011 y un libro por semana, capítulo 11

Continuando con mi propósito de leer un libro por semana en 2011, el siguiente de la lista es:

99 Ways to Tell a Story: Exercises in Style
(Matt Madden)
Chamberlain Bros.
+ enlace en Amazon

Basado en un antiguo ejercicio literario de Raymond Queneau, este libro, breve y delicioso, recoge noventa y nueve formas distintas de contar una historia, utilizando diversos estilos, parodias y homenajes relacionados todos ellos con el mundo del cómic, demostrando que en cualquier momento la forma de la narración puede ser parte del propio contenido que se está relatando.