Códigos fallidos en la Ciudad de México

Me quedé con esa cara que se te queda cuando alguien se va de viaje y de regreso te trae como recuerdo una de esas camisetas que dice “Alguien se acordó de mí cuando fue a -nombre de ciudad- y me trajo esta bonita camiseta”. O dicho en otro tipo de jerga, “all i got was this lousy t-shirt”.

Con esa cara me quedé, digo, cuando por fin sacamos el teléfono a pasear para fotografiar uno de los múltiples QR-Code con los que Dove ha empapelado las paradas de autobús de la Ciudad de México (click aquí o sobre la siguiente imagen para poder fotografiarlo sin salir a la calle):

Escaneado el código llegué a un sitio informativo con un enlace al spot de televisión y cuatro secciones de foto+texto de por qué hacer la prueba facial de la que hablan en el anuncio impreso. Que imagino que nos resulta muy poco a los que solemos escanear este tipo de códigos cada vez que nos los topamos. Quizá hubiera ayudado algún tipo de aplicación donde, mediante la cámara del teléfono con el que uno fotografía esto, pudieras tomarte una foto y ver un primer avance de cómo funciona esa prueba facial. O conectarte con tu cuenta de Facebook para probar con tus fotos o las de tus amigos y recomendarles también a ellos la prueba, por poner un par de ejemplos.

Sacar el teléfono, abrir la aplicación lectora de QR-Code, tomar una fotografía, esperar el resultado del escaneo… ¿para ver cuatro fotos con texto y un vídeo? No, lo siento, si me da pereza leer en un sitio también me da pereza leer en la pantalla del teléfono. El contenido irrelevante no se vuelve relevante si lo cambias de formato o de dispositivo de acceso.

Con lo que cuesta vender estas cosas, qué buena ocasión perdida.

Published by

Daniel Granatta

Waiting for the robot takeover. I rewire people.

9 thoughts on “Códigos fallidos en la Ciudad de México”

  1. Pingback: Daniel Granatta
  2. Pingback: santacoppelia
  3. Pingback: Jacqueline López
  4. Pingback: Anabel Villegas
  5. Pingback: Voristrip
  6. Pingback: Idida Urbiola
  7. Pingback: Demian Niedfeld

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *