De nombre a verbo

Let me Google that for you

Antes las marcas aspiraban a que el nombre de su producto definiera su categoría. Por ejemplo, Kleenex (para los pañuelos de papel) o Coca-Cola (para refrescos carbonatados).

Ahora, en cambio, aspiran a que sus servicios se conviertan en verbo. Nadie dice “hacer una videoconferencia”, “buscar en Internet” o “averiguar qué canción está sonando”. Se dice “Googlear”. “Skypear”. “Shazamear”.

Si tu compañía ofrece un servicio y ese servicio aún no es el verbo con el que se define la categoría, aún tienes un cierto margen de mejora.

Published by

Daniel Granatta

Buscador de luz. Waiting for the robot takeover. I rewire people.

2 thoughts on “De nombre a verbo”

  1. Qué gran mentira.

    Ninguna marca aspira a convertirse en genérica, porque al volverse genérica deja de ser marca legalmente hablando.

    Este tipo de comentarios pasan cuando no sabemos ni qué es una marca, pero decimos “vivir de ellas”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *