Early abandoners y los que estamos desubicados

Es absurdo. Tengo una cuenta en Facebook, que uso diariamente. Y muchos amigos en ella. Cierto día, hará un par de años, y visto lo mal que le va a uno en lo sentimental, decidí que con quien tenía problemas era con este mismo que les escribe, lo cual unido al concepto de lo que es el “anillo de compromiso” de esta era virtual (el “relationship status” de Facebook) me animó a colocarme en una relación sentimental problemática conmigo mismo:

Relationship status del falso Daniel

No es complicado, y si uno lo piensa, tiene sentido, puede haber dos “Daniel Granatta” igual que hay cuarenta mil “Juan Pérez”, ¿no? Simplemente abres otra cuenta de Facebook con el mismo nombre pero distinta dirección de correo, te auto-agregas como amigo y listo, ya estás preparado para una relación contigo mismo:

Daniel is in a relationship with Daniel

Eso sí, tengan cuidado, porque si en la cuenta de Facebook original agregas como dirección de contacto la dirección de correo electrónico con la que abriste la segunda, entonces esta última desaparece, sin avisar. Y viceversa (esto debe ser doloroso).

El caso, insisto, es que es absurdo lo que me ocurrió a partir de entonces, y es el hecho de que probablemente mi segunda cuenta de Facebook (la que uso para estar en una relación conmigo mismo, y que no tiene ninguna actividad) aparece listada en esos listados de “Gente a la que deberías conocer”, vía los amigos comunes y esas cosas. Y entonces muchos de los que ya son mis amigos en Facebook, probablemente pensando que aún no me tienen agregado en Facebook, agregan mi perfil falso suponiendo que están agregando al verdadero que ya tienen agregado.

No sé si me explico, pero el caso es que me llegan correos como éste:

Friend requests de Facebook

Recordé entonces cómo hace unos meses mi buen amigo Fer Barbella escribió acerca de que había ocasiones en que era mejor ser un “early abandoner” que un “early adopter”, en referencia a que hay que saber cuándo detener la existencia virtual, para así poder volver a valorar la real que un día tuvimos y que a veces parece tan abandonada… o poco interesante.

Como esa cuenta falsa de “Daniel Granatta”, que sólo existe mientras yo me mantenga en una relación problemática con él, y desaparecerá tan pronto como cambie mi status a otra cosa. Pienso entonces que es absurdo, que alguien me agregue de nuevo como amigo cuando ya me tiene agregado como amigo. O que me mantenga como tal cuando esa cuenta no tiene actividad y además posee un origen de existencia tan particular y desdichado.

Quizá sea porque estoy reflexionando sobre este tema por lo que me resulte tan interesante que Wolf (programador en Grupo W) diga que está cansado de verse tan saturado de información que ya nada le sorprende, o que Doncha (artista 3D en Grupo W) cancele su cuenta en Facebook dejando este mensaje de despedida.

Doncha abandona Facebook

No sé, puede que sea tonto, pero me parece bonito que en medio de esta vorágine de información alguien se detenga un momento, para mirar a ambos lados y apreciar un rato el paisaje, bien por ellos dos y todos los que se les unan en la causa 🙂

Published by

Daniel Granatta

Buscador de luz. Waiting for the robot takeover. I rewire people.

12 thoughts on “Early abandoners y los que estamos desubicados”

  1. tantas veces me he visto tentado a copiarte, pero digo no!, hay que respetar la originalidad del tipo jajaja.

  2. cuando vi tu segunda cuenta pense que seria divertido que existiera un daniGranatta pidata… pense que era fake pero resulta que es mas real que la otra… al final de cuentas spiderman tampoco sabia que el clon era el y no el otro que el perseguia… dr jekil… mr hyde?

  3. Pingback: Daniel Granatta
  4. Pingback: Edgar Ortiz Rangel
  5. Pingback: Daniel Granatta
  6. Pingback: María Paula

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *