El banner incansable

No sé si este banner, que me encontré el sábado mientras buscaba horarios en el sitio de una famosa distribuidora cinematográfica de México, ganaría alguna vez un premio de creatividad, probablemente no. Pero creo que sí podría hacerse con un oro en alguna categoría relacionada con la resistencia a la fatiga y a la frustración de ser ignorado. Obsérvese como la pieza persigue una y otra vez a los usuarios con cada movimiento del scroll que permite llegar al fondo de la pantalla. Qué valentía la del banner, con su insistencia en estar presente para ver si en alguna de sus múltiples apariciones el usuario se apiada y decide, por fin, hacer click.

Es curioso, porque aún no sé qué anunciaba el banner o a dónde me llevaría, pero sí que terminé siendo consciente de su presencia con un “¡Basta, por favor!”. O sea, que sí interactué con el banner, evitándolo. Lástima que eso no sirve para nada, ni a mí, ni al que hizo el banner ni al que lo puso ahí. Y me pregunto si no sería normal, por parte de alguno de los dos últimos, el haber previsto que la mayoría de los usuarios van a exclamar lo mismo que exclamé yo cuando se vean perseguidos por la pieza.

Y luego se preguntan el porqué de que a la gente le resulte molesta la publicidad.

Published by

Daniel Granatta

Waiting for the robot takeover. I rewire people.

12 thoughts on “El banner incansable”

  1. Pingback: Daniel Granatta
  2. Pingback: Borja Delgado
  3. Pingback: Jose L. Mairal
  4. Pingback: gorditosybonitos
  5. Pingback: Raúl Ramírez
  6. Pingback: master_of_puppetz
  7. Pingback: Jorge Trujillo
  8. Pingback: Michelle Islas
  9. Pingback: Luis Miguel CP

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *