El día que conocí a Robert Lence

A estas mismas horas, hace dos semanas, estaba yo llegando a Montevideo (Uruguay) para participar en la tercera edición de #PlayaValley. Eso sí, como el evento se celebraba en la localidad no-tan-cercana de La Paloma, me esperaba aún un viaje en coche de tres horas, el cual que prometía ser una agonía después de haber volado once horas con dos escalas. Afortunadamente para mí, fue en ese viaje donde pude conocer a un tipo cuya apariencia y comportamiento (por lo sencillo) nunca harían pensar que sea alguien que haya generado tantos momentos inolvidables de la vida de uno (y seguro que de las de ustedes lectores, también).

Esa persona tan tímida era Robert Lence, el cual también participaba en el evento, y que tiene un currículum que incluye más de veinte años de carrera en empresas como Disney, Pixar, Dreamworks y Hannah Barbera, y una lista de proyectos como escritor, animador y diversas cosas más en películas como “Toy Story”, “La Bella y la Bestia”, “Shrek” o “Bichos”, así que ni que decir tiene que había una cierta expectación entre los asistentes al evento cuando llegamos a nuestro destino (¡gracias Martín!), a tiempo para una primera fiesta de la que yo me retiré demasiado pronto, pero en la que a alguien se le ocurrió pedirle a Robert un pequeño dibujo de alguno de los personajes con los que ha tenido que trabajar durante su carrera. Y como Robert lo dibujó…

… se abrió la veda para que absolutamente todos los presentes también quisieran cumplidas sus peticiones de dibujos, las cuales Robert atendió con una paciencia digna de mención.

Al día siguiente, durante su charla, recordé aquel sentimiento de los dos tipos de aplauso del que alguna vez escribí en este blog, empezando por la historia de Simon (el protagonista de ese cortometraje que le consiguió un trabajo en Disney) y terminando por esas dos frases en español (“Yo tengo dos zapatos” y “Yo voy al cine”) que, pese a ser las únicas expresiones que recordaba en nuestro idioma, le sirvieron para hilar la historia de toda su carrera en Hollywood, cuarenta minutos maravillosos:

Y al terminar su intervención, una nueva oleada de peticiones, y de nuevo la atención de Robert para con cada una de ellas, vaya crack:

Unos días después me topé (vía Pablo Sánchez) con este vídeo acerca de cómo Pixar estuvo a punto de perder accidentalmente “Toy Story 2”, y pensé que ojalá lo hubiera visto antes para poder haberle comentado sobre esto al protagonista de este post

Y bueno, volviendo al tema de #PlayaValley, muchos otros dimos charlas en ese mismo evento (magníficamente organizado por la gente de Pinky! y del que pueden saber más viendo este vídeo o leyendo esta nota), pero qué importa cuando en ese mismo lugar acaba de participar Robert Lence.

Published by

Daniel Granatta

Waiting for the robot takeover. I rewire people.

4 thoughts on “El día que conocí a Robert Lence”

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *