El RTón

Hay personas que se toman muy en serio la vida en Twitter, por lo que seleccionan cuidadosamente la gente a la que siguen o el tipo de retweets que hacen, y eso está bien porque cada uno usa la herramienta como le viene en gana, según las tres reglas inmortales de Rafa Osuna al respecto.

Otros, en cambio, somos más desenfadados, así que a veces dedico parte de mi tiempo a un pequeño divertimento llamado RTón (léase “erretón”): cuando estoy aburrido o quiero dejar de lado aquello en lo que estoy trabajando por un rato, me dedico a dar RT a todos los tweets de gente que lo solicite/necesite durante unos 45-50 minutos.

Si me preguntaran el porqué de este ejercicio, la única respuesta que podría dar es “porque sí” y porque me parece divertida una dinámica que suele comenzar con un mensaje de este tipo:

La timidez de la gente hace que al inicio sólo dos o tres se animen a pedir RTs, hasta que unos pocos más, animados por los RTs a los primeros, comienzan a pedir también el suyo, generándose un efecto similar al de una bola de nieve bajando por la ladera de una montaña. Pasados unos minutos esto es lo que mucha gente que me siga en Twitter puede ver en su timeline:

En este punto mucha gente elige dejar de seguirme, y quién soy yo para decirles que no lo hagan, cada cual administra sus follows y unfollows como mejor le parece. Y algunos otros, que no me seguían, deciden hacerlo. La proporción suele ser tres de los segundos por cada dos de los primeros, pero realmente no importa porque el objetivo de este ejercicio no tiene nada que ver con la gente que me sigue a mí, sino con la cantidad de personas que incrementan sus followers o agregan visitantes a sus causas o portafolios (que es el contenido de la mayoría de los mensajes) vía un mensaje republicado.

Es sorprendente la cantidad de información que se genera y comparte en tan poco espacio de tiempo, de modo que con que haya unas pocas personas a la que algo de lo republicado les sirva me doy por satisfecho. Y es que, como decía al inicio, mucha gente se toma muy en serio Twitter y los RTs que dan (o no), y yo, en cambio, creo que hace falta un poco más de humor e intrascendencia. Nos vemos en el próximo RTón.

Published by

Daniel Granatta

Waiting for the robot takeover. I rewire people.

15 thoughts on “El RTón”

  1. Definitivamente me parece una buena iniciativa, confieso que he sido de esos que por un poco de timídez se han detenido a pedirte un RT, pero he encontrado información valiosa cuando lo haces.

  2. Pingback: gorditosybonitos
  3. Pingback: Daniel Granatta
  4. Pingback: Guido Villar
  5. Pingback: Rafa Osuna
  6. Pingback: Mayte
  7. Pingback: maytematias
  8. Pingback: Posada La Simona

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *