El teléfono de mi escritorio

Teléfono ALMA

Ya llevo dos meses en Alma y nadie me llama por teléfono. Y cuando me llaman, lo hacen por equivocación, así que el tono sólo suena una vez porque del otro lado de la línea se dan cuenta del error y cuelgan. La única vez que me llamaron fue para preguntar por alguien que ya no está aquí y a quien ni siquiera llegué a conocer.

Por correo electrónico, en cambio, me llegan todo tipo de mensajes. De gente que ni conozco y de la que desconozco cómo se ha hecho con mi dirección de correo.

Ah, el teléfono, ese bonito pisapapeles.

Published by

Daniel Granatta

Waiting for the robot takeover. I rewire people. I run a VR company.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *