Elogio del escritorio caótico

Soy un desastre en lo que se refiere a colocar y/o ordenar objetos. Es algo innato y heredado, acumulo o apilo cosas con tremenda facilidad con el pequeño detalle de que luego recuerdo dónde están, con lo que aún siendo desordenado tengo una noción más o menos fidedigna de dónde está cada objeto por separado: en mi caos, yo me ubico con soltura.

Pero sí, en términos puramente ortodoxos puedo entender que a la gente le cause pánico un escritorio como el mío en un día cualquiera, como se puede ver en esta foto que tomé ayer:

Escritorio de Daniel

El recuento, más o menos, va como sigue:
1.- Destro, personaje de G.I. Joe
2.- Skipper, pingüino de Madagascar
3.- Benito Bodoque, originario de Coyoacán
4.- Lámpara-flexo con una bombilla fundida
5.- Billetes de avión
6.- Libro, “El diccionario de los clichés”
7.- Papeles, tickets, notas, revistas
8.- Brief de un proyecto nuevo
9.- Monitor número 1
10.- Monitor número 2
11.- Webcam pegada con cinta adhesiva que se despega poco a poco
12.- iBuddy
13.- Pingüino de cerámica, originario de Coyoacán
14.- Conector de enchufe del cable para cargar la batería de iPhone
15.- Coche de hojalata realizado con partes sobrantes de latas de Coca-Cola
16.- Pelota de goma de la selección argentina de fútbol
17.- Pelota de goma del Manchester United
18.- Pelota de goma de la selección brasileña de fútbol
19.- Pelota de goma de la Juventus de Turín
20.- Auriculares-Audífonos, con micrófono postizo
21.- Portátil-Laptop
22.- Auriculares-Audífonos, con micrófono incorporado
23.- Yoshi gigante
24.- Casco de “Concistador”
25.- Teléfono de M&M’s, una dulzura
26.- Disco duro para guardar música
27.- Disco duro para guardar todo lo demás
28.- Caja con cosas que tenía en la antigua oficina y que aún no pude colocar en ésta (I)
29.- Caja con cosas que tenía en la antigua oficina y que aún no pude colocar en ésta (y II)
30.- Mochila para llevar y traer cosas aquí y allá ahora y después

Un poco exagerado, pero bueno, y qué, ¿acaso no pudiera ser que el escritorio de cada cual pasara por una representación visual física de lo que se tiene en la cabeza? ¿O de que cada día se trae y se deja algo relacionado con lo que se hizo durante esa jornada o con lo que se hará en fechas posteriores?

Contrapuesto a este pensamiento están aquellos que tienen su escritorio impoluto, con únicamente su ordenador para llegar, trabajar e irse. No traen nada, no dejan nada, únicamente ejecutan su día a día, qué miedo.

Así que, ya saben, llenen de objetos su escritorio, por favor.

About Daniel Granatta

Español emigrante de inventiva interactiva delirante. And i'm just like Math.