Fiestas hipster, propósitos y cereales

Una fiesta en Monterrey (México), a inicios del verano pasado. No tan alternativa (hasta yo fui) como a los pseudo-alternativos organizadores les hubiera gustado, pero sí bastante divertida. Una piscina, buena música, gente guapa, poca inhibición, mucho alcohol y alguna cosa más. Sí o sí uno terminaba remojado, y al salir del lugar de celebración (un hotel) recibías esta pegatina de mano de los que previamente te habían cobrado la entrada:

Pegatina "Prom Pool Party"

Hace un par de días compré una caja de cereales (click aquí o sobre la imagen inferior para ver a mayor tamaño). En la parte trasera de la misma se me indicaba que podía escribir allí alguno de mis propósitos para recordarlo todos los días. Y que luego también podía ir a una dirección web en la que contar mi propósito para que me ayudaran a cumplirlo y zzzzzz….

Caja de cereales con propósito

Vuelvo a la pegatina de la fiesta, que me dice que me busque en un sitio web. Probablemente haya fotos mías tomadas sin mi permiso. Puede que me quiera taggear, descargarlas para subirlas a mi cuenta de Facebook o, simplemente, verificar que no salgo demasiado ridículo en ninguna de ellas, por si acaso a alguno de mis amigos se le ocurriera también visitar la dirección. En resumen, extienden la experiencia de la fiesta con un pequeño guiño virtual que merece la pena visitar.

La caja de cereales… la caja de cereales. A la caja de cereales sólo le falta pedirme que escanee mi propósito escrito en ella y subir la imagen a la dirección web indicada. Qué pereza, ¿subirá alguien su propósito? No lo creo. Quizá los que decidieron pedir todos esos propósitos que ayudar a ser cumplidos deberían ir a fiestas pseudo-alternativas en Monterrey, que por lo visto tienen mucho más claro cómo se comportan los usuarios cuando son llamados a visitar un sitio web.

Published by

Daniel Granatta

Buscador de luz. Waiting for the robot takeover. I rewire people.

5 thoughts on “Fiestas hipster, propósitos y cereales”

  1. Pingback: Daniel Granatta
  2. Pingback: Rocio Esparza

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *