Fin de ciclo: gracias Flock

Créditos de Breaking Bad

Los motivos por los que cada cual hace las cosas son variados y, a menudo, opinables. Y cuando son opinables, unos opinan a favor y otros opinan en contra. Que si es una decisión tomada a tiempo, que si lo es a destiempo, que ya no quedaba nada por hacer, que no se hizo nada en todo ese tiempo, que si le pagaban mucho, que si se va por dinero, etc.

El tiempo, el trabajo, la productividad, el dinero… todo opinable, como digo.
Y sin embargo, hay otro factor por el que hacer las cosas contra el que nada se puede argumentar: los fines de ciclo.

Cuando hay un fin de ciclo, todo el mundo chitón, y a otra cosa mariposa, porque en los finales de ciclo, por lo general, las decisiones dependen muy poco de la voluntad o el raciocinio y sí mucho del alma y el espíritu. Y hoy es uno de esos momentos en que se me acaba un ciclo, y por eso me despido 1) de Flock 2) de la vida de empleado.

Los adioses
Durante varios días pensé en cómo redactar este texto, puesto que la última vez que me despedí de un trabajo lo hice con un texto bastante (por lo que se ve) recordado.

Hoy, que también me despido, siento que las cosas a escribir han cambiado mucho. Si aquel texto estaba basado en mi necesidad de un cambio del contexto en el que vivimos y “padecemos” muchos de los que trabajamos en publicidad, éste de hoy tiene que ver con un cambio puramente personal. Explicaciones más breves, razones más pragmáticas, decisiones más apegadas a la realidad, los ciclos se terminan y éste se termina mucho antes de lo que imaginé.

Bailando hasta que llueva
Durante muchos meses, en un período que culminó con el ser jurado por México en el Festival de Creatividad de Cannes, he ido experimentando una sensación de confusión creciente que la visita a tierras francesas no ayudó a aclarar. Todos los actores del mundo de la publicidad (agencias, medios, marcas, clientes) estamos muy, muy perdidos al respecto de qué hacer, por dónde ir, a quién escuchar.

Todos tenemos razón, pero todos contamos la versión que nos interesa de la misma historia. ¿Tiene sentido la existencia de las agencias digitales sin una contraparte -agencias tradicionales- contra la que compararse? ¿Y querrían evolucionar estas últimas si no existieran las primeras? Y cuando pensábamos que las start-ups venían a resolver todas las necesidades, resulta que, por lo general, no saben contar historias, algo que sí hacen muy bien las “denostadas” agencias de publicidad.

De fondo, algo que espero que no siente mal a nadie (no es la intención) pero que me parece que sigue vigente sea cual sea el tipo de agencia en el que trabajes: la nula relevancia de las agencias en la cadena de valor de las marcas (en el 99% de los casos).

Aclaro, todo bien si el objetivo de la agencia es ganar Leones, pero los esfuerzos parecen bastante futiles si el objetivo es generar valor y negocio a las marcas. Pareciera como si nuestro rol como agencias fuera el de ejecutores de un guión más o menos predeterminado y “cocinado” ya por las marcas en sus departamentos de marketing, que va mutando cada vez que vas ascendiendo por la cadena jerárquica. Entrar al ciclo de valor de una marca por la parte de marketing es, en muchos casos, como intentar alimentar a un cuerpo humano por vía rectal. Poco se puede hacer si no entras, como mínimo, por la boca.

“No entiendo nada”
“No entiendo nada”, me dije. Lo escribí dos veces para hacer énfasis y porque me gusta el drama, porque no entiendo nada (tres), porque yo pensaba que muchas cosas tenían que ser de una u otra forma, y ahora resulta que todas han de convivir para que las existencias por separado tengan sentido. Y como descubrí que no entiendo nada (cuatro) decidí que para entender quería viajar más, estudiar más, conocer más gente, dar más charlas, realizar determinado tipo de proyectos, escribir más y terminar mi libro. Y, ya que estaba en modo carta a Santa Claus, una petición que pasó a encabezar la lista: pasar más tiempo con los míos.

Sí, quiero hacer muchas cosas para entender mejor, y de repente me di cuenta de que la única manera de poder compaginar todo lo que quiero hacer es siendo mi propio jefe.

Escena de Mad Men

Mi propia agencia
He tenido grandes jefes desde que vivo en México. He trabajado en una gran agencia digital, en una gran agencia tradicional y en una gran agencia a la que nadie sabía exactamente cómo clasificar. He pasado de hacer ideas a dirigir a gente, para intentar que puedan tener las mejores ideas de que sean capaces. En el camino he ganado muchas cosas y he perdido muchas otras también. Supongo que México y yo estamos a mano, y estoy contento de haber conseguido que un país al que llegué como extranjero (y del que ahora ya me siento parte) no me haya pasado por encima.

Por todos esos motivos, muy personales como pueden ver, es por lo que decidí dejar atrás Flock y comenzar hoy una nueva etapa: la de mi propia agencia.

Si un día abandoné mi propio proyecto para poder aprender, ahora regreso (acompañado de dos extraordinarios partners) al punto de inicio agregándole la experiencia de estos casi nueve años al lado de personas muy brillantes. Vuelta completa. Ciclo cerrado. Samsara y todas esas cosas.

Estoy más feliz que Pharrell Williams.
No puedo esperar a comenzar, ¡hasta pronto!

Published by

Daniel Granatta

Waiting for the robot takeover. I rewire people.

23 thoughts on “Fin de ciclo: gracias Flock”

  1. Te mandamos todas las buenas vibras para esta nueva etapa mi estimado Dani. Ahí te van unas habichuelas mágicas para que sigas cosechando creatividad. Uno más de los fans en espera de ver más de esas ideas creativas que nos asombran día con día.

  2. Esto es como cuando Ellen Page salió del clóset: Ya todos lo sabíamos menos ella.
    De hecho en algún momento, pensé que Flock era tu propia agencia!

    Éxitos en lo que viene y un gran abrazo

  3. Mucho éxito Dany! Sin duda un paso valiente que presentará grandes retos y similares satisfacciones. Que todo marche bien amigo!

  4. Te conocí en una charla que diste allá por 2010, no conozco la totalidad de tu trabajo pero conozco tu visión que es lo que más admiro y lo que mas me sorprende de ti. No lo mencionas aquí, pero no se por qué, presiento que tu nuevo proyecto está fuera de México, y no te mentiré, me dio tantita nostalgia saber que te vas. Mucha suerte Dani los mejores deseos y admiración para ti.

  5. A cabrón a poco eras empleado? si tu naciste con pinta de Jefe, no vayas contra natura nunca !!!! Mucho éxito Dan!!!!

  6. Efectivamente es el caso de muchos de los que hemos salido de las agencias de publicidad buscando hacer otro tipo de trabajo aunque esto significa precisamente trabajar en contra de los procesos y las estructuras de las empresas que de forma natural se oponen a la flexibilidad y la evolución de las ideas para generar valor, es como nadar como los salmones contra corriente, buscando desovar las grandes ideas que modifiquen estructuras y traigan valor para el negocio y para las personas, algo que sea más que llenar un formato de publicidad y eso se tiene que hacer fuera de los muros de las agencias tal y como son hasta hoy.
    Bienvenido al otro lado de la barda, hay mucho por hacer para redefinir la visión del marketing en las empresas con nuevas herramientas, nuevos sistemas y nuevos aliados; muchísimo éxito, mucha paciencia y persistencia, nada que seguramente no hayas tenido que experiementar en tu reconocido camino en la publicidad. Felicidades.

  7. Qué buena de elección de palabras para contar dos temas tan diferentes. El nuevo proyecto sólo puede ser maravilloso. Volemos con las alas de las historias lejos del marketing más racional. Mucha suerte!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *