Humanity y mis #21díasdebondad

Una vez alguien dijo, “Si cuando dices algo nadie se molesta, es que no has dicho nada”.

Yo, que soy más fan del Hacer que del Decir, lo aplico a mi manera y a rajatabla en todos mis proyectos, y entiendo el “molestar” como no dejar indiferente. 21 días después de mis #21Díasdebondad puedo decir que ”Humanity” no es una excepción y estoy muy contento de ver la cantidad de opiniones, participación y expectativa que ha generado mi último activismo creativo después de “Vete”.

Lo que he vivido durante estos 21 días es algo que difícilmente olvidaré. Y para muestra, este resumen en forma de minidocumental que el amigo Raúl Islas se sacó de la manga y que refleja a la perfección todo lo vivido en este proyecto.

Como ya comenté en su momento, “Humanity” surge de un problema muy claro, o al menos para mí, relacionado especialmente con aquellos que vivimos en ciudades tan grandes donde si te descuidas, lo único que te acaba importando eres tú mismo. Si a eso le sumamos que ya existen muchos programas para cuidar tu cuerpo y a tu ego, me pareció muy sano crear una contrapartida en forma de entrenamiento intensivo donde durante 21 días seguidos (que es el tiempo que tardas en adquirir o modificar un nuevo hábito) no te preocuparas tanto por ti y por tus kilos, sino un poco más por el resto. El objetivo: mejorar tu Karma.

De dicha reflexión nació “Humanity” un entrenamiento intensivo de #21DíasdeBondad que pretende invitarnos a reflexionar sobre qué pasaría si pudiéramos cambiar el contexto que nos rodea, que al final es nuestro mundo, mejorándolo con pequeñas acciones que afectan a otros y a su vez a otros, de manera sucesiva y exponencial. Asimismo, el proyecto te invita a documentar en fotos los 21 días de entrenamiento no por un tema de Ego, sino porque si la estupidez humana se contagia, tal vez la bondad también, y quien vea esa imagen y su motivo, puede sentirse inspirado a hacer lo mismo.

Algunos datos interesantes:

De los #21ActosdeBondad, el único que me quedó por cumplir al 100% fue el primero (ayudarle a encontrar trabajo a alguien). Lo intenté con todas mis ganas, pero 21 días no han sido suficientes. No obstante y por los avances que hice durante este tiempo, también puedo decir que aunque tardaré más de lo que tenía previsto, estoy seguro que voy a conseguirlo.

Sobre el feedback recibido por el proyecto, la gran mayoría ha sido muy positivo. Sin embargo, las criticas que me han llegado sobre Humanity” tienen que ver con:

1) El hecho de que yo sea publicista. Esto también sucedió con “Vete” y no hace sino reafirmar el tópico: la publicidad le importa muy poco a la gente y tal vez por eso, los publicistas, hagamos lo que hagamos, parece que nos anteceda una etiqueta que reza “Te quiero vender algo”. Esta crítica se entiende perfectamente, pues mi profesión está muy desprestigiada y precisamente por eso desde hace años hago cosas como ésta,  emprendiendo mis propios proyectos en paralelo a mi profesión, con el fin de aprender nuevas maneras que ayuden a cambiar y mejorar el sector en el que por ahora trabajo.

2) Algunos le critican al proyecto el tema de invitar a exponer públicamente la bondad, algo totalmente comprensible pero que me resulta muy curioso y ante lo que yo me pregunto sin ningún tipo de puritanismo: si ya exponemos socialmente y sin pudor nuestras vidas y cosas tan estúpidas como por ejemplo nuestras borracheras, ¿por qué no podemos hacer lo mismo con nuestros actos de bondad? Repito lo que ya comenté antes: soy de los que opinan que la pendejez se contagia, y por eso creo que lo bueno también.

En cuanto a la aceptación e interés generado por “Humanity”, las cifras hablan por sí mismas:

En apenas 21 días, más de 8.500 personas se han descargado el programa desde 3 continentes y países tan diversos como España, México, USA, Colombia, República Dominicana, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Venezuela,  Perú, Ecuador, Argentina, Brasil o la India. Y sumando.

3 escuelas (España, Costa Rica, Argentina) incluirán el programa como parte de la enseñanza entre sus alumnos.

Dos psicólogos utilizarán el  programa como terapia alternativa para sus pacientes.

Sergio Leik, cantante español que hizo todo el programa, decidió en el acto 10 (inventar algo y reglárselo al mundo) componerle en exclusiva un tema al proyecto.

En el momento de escribir estas líneas, casi 40 medios desde distintas partes del mundo han cubierto y contado a más gente mis #21Díasdebondad

Si como creo y defiendo, el futuro de mi profesión consiste en inspirar a gente haciendo cosas que les parezcan relevantes hasta el punto de modificar o plantearse a modificar sus hábitos, no puedo más que decir que me siento muy satisfecho con todo lo conseguido.

Tanto si es la primera vez que lees sobre “Humanity” como si no, recuerda que puedes empezar el programa cuando quieras y desde donde quieras: lo único que debes intentar es hacer los #21DíasdeBondad seguidos a toda costa.

Por último, quisiera cerrar este post dándole las gracias a todas esas personas que hicieron su propio acto de bondad apoyándome para que “Humanity” saliera mejor:

Dankes especiales a Raúl por lucirse como un campeón con la dirección de arte y la edición de los vídeos del proyecto, quedaron increíbles. Mercis grandes también al cantante Sergio Leik por querer componerle un tema a “Humanity” y hacerlo desde el alma . Thanks Adriana Correa, que se ofreció a traducir el proyecto al inglés.

Gracias CarolinaDaniSalles y Sebastián por su feedback, a Natalia por ayudarme en el día a día y al amigo Mondragón por contarle el proyecto a Natalia Lafourcade, con quien próximamente hablaré sobre el mismo. Gracias a la gente de Coca-Cola México por compartir el proyecto en algunos de sus medios para que le llegue a más personas, y a todos los medios de comunicación que han contado esta historia haciendo que le llegue a muchísima gente.

Finalmente,  gracias-gracias a todas las personas que hicieron o están a punto de empezar sus #21DíasdeBondad

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *