Ideas y Empresas

Ángel y Demonio

Creo que hay ideas y hay empresas.
Me explico.

EMPRESAS:
Por lo general, y en mi opinión, la gente que trabaja en una empresa busca sobre todo la compensación personal: poder salir temprano, el sueldo a final de mes o quincena, o ascender en la jerarquía laboral por méritos o por tiempo trabajado en la estructura.

Y a su vez, el objetivo de una empresa suele tener que ver consigo misma. Por ejemplo, generar más dinero cada año para que suba el valor de las acciones de los propietarios.

Así las cosas, cuando le preguntas a alguien por qué trabaja en una empresa puede que no sepa ni por qué lo hace, más allá de sus objetivos personales. Por eso, cuando tienen que hacer horas extras se quejan, porque eso descabalga alguno de esos objetivos (por ejemplo, salir temprano). Y por eso podrían trabajar en una empresa como podrían trabajar en otra, porque el vínculo que los une es puramente material.

IDEAS:
En las ideas (y me refiero a las ideas como una “misión” “o visión”, no como una idea “creativa”) las cosas funcionan de forma un tanto distinta. Por lo general, y en mi opinión, la gente que trabaja en una idea también tiene unos objetivos personales, pero se diferencian de los que trabajan en una empresa porque importa tanto lo personal como conseguir llegar a la visión (que puede ser de muchos tipos) por la que esa idea existe, la cual es compartida por todas esas personas.

Y a su vez, el objetivo de una idea suele tener que ver con el entorno, no sólo consigo misma. Por ejemplo, transformar una industria o, simplemente, el estado de cómo estaban las cosas hasta ese instante en una industria concreta.

Así las cosas, cuando le preguntas a alguien por qué trabaja en una idea probablemente tenga claro que está persiguiendo el mismo objetivo que todas las demás personas que le acompañan en dicha tarea. Por eso, muchas veces, las horas-extras no se ven como tales, sino como horas adicionales que invertir en llegar a la consecución de dicha idea colectiva. Y por eso es complicado que se vayan a trabajar a otro lugar simplemente porque sí (porque haya más dinero o se trabajen menos horas), porque ese otro lugar requerirá, al menos, una idea tan fuerte como aquella que hace que ese trabajador emplee sus horas en la idea actual. Porque el vínculo que le une a ella no es solamente material, sino que tiene que ver con un propósito de vida.

Trabajar en una u otra es totalmente legítimo, pero la elección entre ellas no es baladí, pues define seriamente el tipo de futuro laboral que cada uno quiere para sí.

Y tú, ¿trabajas en una idea o en una empresa?

Published by

Daniel Granatta

Waiting for the robot takeover. I rewire people. I run a VR company.

3 thoughts on “Ideas y Empresas”

  1. Siempre trabajo en una idea, el tema es …como aterrizarla, cómo hacer que no se te vaya de las manos?.. Será malo pensar en una empresa que vele por los demás más que por los intereses de uno?… cómo llego al punto medio..? Porqué me hacen esta pregunta?…Estaba tranquilo en la mañana y luego, esto…

  2. Estoy en medio de ambas opcionesa mayoría de mi tiempo trabajo para una empresa y con el resto de mi tiempo trabajo en proyectos personales.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *