Julia Roberts y las agencias de medios

Alguna vez he hablado de banners en este blog. Y estaría bien que los que trabajamos en publicidad y medios digitales comenzaramos a replantearnos, ya en serio, formatos como los banners, para cuando las marcas se anuncian en Internet. No es que el formato esté mal, es que es invisible (excepto en algunas ocasiones en que te persigue), diluido en ese magma similar al que se produce con las vallas publicitarias de los partidos de fútbol. Algo como lo que le pasa a las marcas que se anuncian en el traje de Fernando Alonso o en la camiseta del Santos Laguna, de la liga mexicana de fútbol:

La publicidad de Alonso y Vuosso

Esa imagen de logotipos pegados unos a otros hace comprensible que algunos briefs soliciten la diferenciación de alguna de las marcas con respecto a las de la competencia, en la vestimenta de los personajes o equipos utilizados, como en este famoso ejemplo de ING Direct y su campaña del “Aficionado Profesional”.

Y entonces uno se encuentra en el autobús una película de Julia Roberts, “Runaway Bride”, donde ella, aparte de huir del altar cada vez que está a punto de casarse, viste también una camiseta de Custo:

Julia Roberts vistiendo una camiseta Custo

Siendo ese quizá el momento a partir del cual la fama de esa línea de ropa se disparó (porque otros famosos comenzaron a vestirla también), me hizo pensar en la diferencia entre el logo de una marca sobre el atiborrado pecho de Fernando Alonso, contrapuesta con la singularidad de Julia Roberts vistiendo una camiseta en una película. No tanto por el hecho de la persona (Julia Roberts vs. Fernando Alonso) o el medio (cine vs. traje), sino por el cómo marcas de astronómicos recursos acaban por comprar espacios en el mismo sitio donde otras marcas de cualquier tipo (y de menos recursos) también participan (los espacios ocupados por los banners), cuando por su poder económico podrían plantearse, perfectamente, reinventar la forma en que los banners se pautan en un sitio web.

Esto es, si una marca tiene X cantidad de dinero (X es una cantidad muy grande) no debería gastarse X dinero en comprar N-mil banners, sino más bien utilizarla para negociar una pauta distinta con los sitios donde los banners se alojan, una nunca vista, en una especie de razonamiento de “Si tengo X dinero no voy a comprar ese dinero en banners sino ofrecerte un banner distinto, y me vas a dejar hacerlo porque te estoy ofreciendo X dinero. Y si no quieres, me voy a otro sitio con el mismo tráfico que tú tengas, a ofrecerles el X dinero para que me dejen hacer esto”. Y así sucesivamente.

O sea, pensar en grande, pensar en aparecer con Julia Roberts en una película, en vez de pensar en salir, como una marca más, en el traje de Fernando Alonso.

Published by

Daniel Granatta

Waiting for the robot takeover. I rewire people.

7 thoughts on “Julia Roberts y las agencias de medios”

  1. esa imagen de Alonso esta truqueada, el nunca ha vestido el uniforme de McLaren, solo ha corrido para Renault y Ferrari en la Fórmula uno, si no me equivoco, ese cuerpo corresponde al de Jenson Button

  2. Estoy de acuerdo, Aveces el propio cliente pide formas tradicionales de publicidad. Yo considero el tema esta en el riesgo que deben de tomar los Directores de Marketing. Se puede tornar a un tema de confianza y demostrar que valor perciben las marcas con medios digitales. Existen marcas que no tienen en el scope a medios digitales. Cuando estos directores toman este riesgo. Lo toman de una manera precavida. Me ha tocado participar en estrategias grandes con medios “innovadores” de publicidad digital. Pero cuesta trabajo ganar esta confianza. Estamos en un mercado donde la inversion publicitaria es menor al 3% en medios digitales. En UK ha rebasado a medios ATL como TV. Creo que el tema esta en trabajar en equipo. Estamos en ese camino pero es arduo. Sigamos trabajando.

  3. Pingback: Daniel Granatta
  4. Pingback: Rafa Barthaburu
  5. Pingback: owar89

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *