La fórmula para un viral

Está de moda encargar “virales” para internet a las agencias de publicidad. Por desgracia quienes lo encargan no saben siquiera qué es un viral. La mayoría de los creativos a los que pregunté aseguran que cuando un cliente pide un viral en realidad se refiere a una activación vía internet, a un banner graciosillo que será pautado en páginas de medios y en páginas de modita. Con suerte estarán dispuestos a aflojar dinero para apariciones en la página principal de YouTube, pero no mucho más.

La mayoría de los virales originales nunca fueron pautados y muchas veces se dan de forma involuntaria. El éxito de Edgar se cae –por poner el más clásico ejemplo- reside en que nadie lo planeó para ser viral; lo inesperado de su éxito es su éxito.

Sin embargo creo que sí existe una fórmula para hacer virales, una fórmula más o menos efectiva, pero que hay que depurar. Por desgracia parte de las variables de esa fórmula son incontrolables pues dependen del entorno. Intentaré plasmar un primer boceto como un ejercicio de reflexión, no como algo científico-experimental.

Una pieza se convierte en un fenómeno viral cuando alcanza una Masa Crítica de views: una constante que debe ser igual o menor que la cantidad de Views entre el tiempo en el que sucedieron esos Views, todo multiplicado por una variable dependiente del Entorno. Para alcanzar la masa crítica debiéramos de aprender a calcular esa variable por medio de la observación, algo que todavía no podemos hacer de manera objetiva pero sí por tanteo.

Masa crítica≤[(Views/tiempo)*Entorno]+Ruido

Si la Masa Crítica es constante y el Entorno es independiente, nosotros solo podemos accionar sobre las Views en el Tiempo. Esa acción debe de ser conforme a los dos elementos que no podemos controlar para cumplir con la fórmula.

También es importante recalcar que los Views tienen que ser voluntarios, no sólo impresiones forzadas e insertas en los medios que el usuario visita, porque en ese caso se convierten en Ruido (que coloco con reservas como una suma por mera intuición, pero que todavía no logro ubicar bien a bien).

Los publicistas debiéramos conocer la variable de entorno no de forma numérica sino con experiencia y preguntas, de manera que podamos aumentar la probabilidad de que una campaña “viral” pegue.

20 thoughts on “La fórmula para un viral”

  1. Pingback: Rho Nivonog
  2. Pingback: Catherin Ortiz
  3. Pingback: Sol Levin
  4. @ Rafael Jiménez La fórmula sí serviría para describir el comportamiento de un viral.Eestudiando lo que ha pasado puedes comenzar a predecir qué pasará. Los creadores del viral tienen poder sobre uno de los términos de la fórmula: V/T. la MC es constante, por lo que para que la expresión sea cierta se debe manipular el V/T. Si la expresión es cierta, entonces aumentan las probabilidades de que sea un viral (un poco como el concepto de la densidad electrónica, que no habla de verdades binarias, sino de densidades de probabilidad con respecto al espacio). El problema es E, que es cambiante y aún no podemos calcularlo numéricamente, pero con antropología y preguntas bien planteadas, podemos más o menos definir de manera empírica.

    Quizá esta discusión va un poco más allá; yo creo, sin fundamentos concluyentes, que todo tiene una fórmula y todo es calculable porque todo tiene un factor de proporcionalidad en sus relaciones… y todo está relacionado. 🙂 que no podamos calcularlo es otro asunto que tiene qué ver más con nuestros métodos experimentales, nuestras matemáticas y nuestro poder deductivo.
    ¡saludos! 🙂

  5. Me encanta que los comunicólogos ahora hasta descubren algoritmos. El social algoritm. ¡Pinshis comunicólogos, están en todo, me cae! (Este comentario no tiene nada de ironía. ¡Me cae!)

  6. Pingback: Daniel Granatta
  7. Pingback: roastbrief
  8. Pingback: Rho Nivonog
  9. Pingback: Branch Branding
  10. Pingback: Paola Correa
  11. Pingback: Alfonso De Alba
  12. Pingback: Xanat Meza
  13. Pingback: Eze Torres

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *