La mancha gris

Estudié en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Para quien no esté familiarizado con el lugar, se lo puedo describir rápidamente: cuadrado y gris.

Pero un día, sin avisar, apareció esto:


¡Duck Fuckin Hunt!

Espero que a más de uno le haya arrancado una sonrisa. Conmigo lo hacía todos los días. Cuando 97% de los muros donde estudias son gris oxford y panfletos de izquierda, este chispazo de color y humor se agradece.

¿Qué hizo la Facultad? Lo que hace cualquier institución que se rige por muchas normas y poco sentido común: lo borró.


WTF

Unos segundos para procesar la indignación. Continúo: para la Facultad donde estudiaba Comunicación (ay la ironía), era mejor tener una mancha gris sobre un fondo gris que conservar el ingenio de un estudiante, aunque en un principio haya sido transgresor.

Me gusta esta anécdota porque me parece una metáfora perfecta de lo que hacen muchas marcas. Su obsesión por los manuales de identidad, códigos de comunicación, estándares de la categoría y sistemas de medición les impide usar la creatividad fuera de estos parámetros para sobresalir del fondo gris. Ni siquiera cuando es gratuita y proviene de sus propios consumidores. El razonamiento es el mismo que el de mi Facultad: lo importante no es que sea mejor, sino que sea oficial.

La publicidad está llena de manchas grises. Por fortuna, siempre se puede ser terco:


Cococombobreaker

Fotos (y grafitis) por Catcher.

56 thoughts on “La mancha gris”

  1. Pingback: Oscar Mata
  2. Pingback: MukhtarMuhtadi
  3. Pingback: enrique alvarez
  4. Pingback: Matias

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *