Latinoamérica y el “growth hacking” de Uber

El pasado viernes Roberto me compartió esta imagen, donde un usuario de Twitter se muestra sorprendido por cómo los conductores de Uber se ponen de acuerdo para “engañar” a la plataforma y su algoritmo, y así poder “activar” el modo de tarifas dinámicas, en el cual los precios suben porque no hay suficientes coches para atender la demanda generada por los usuarios:

Uber hacking

A mí (y seguro a cualquiera que viva en un país latinoamericano) no me pilló de sorpresa, porque eso es algo que ya llevan tiempo haciendo los conductores de Uber en la Ciudad de México, especialmente desde que se activó la opción de UberPOOL (donde compartes viaje y ruta con otros pasajeros). Puesto que en este tipo de viajes los conductores obtienen mucha menos ganancia que en un viaje individual, parece ser que se las ingenian de todas las formas posibles para compensar. Son tantas las historias al respecto, que uno ya no sabe si estos “métodos-hackeo” son realidad o leyenda urbana, como por ejemplo envolver el teléfono en papel aluminio para desconectarse.

Tiene cierto sentido, porque si en Estados Unidos es normal que los conductores den servicio simultáneamente a Uber y a Lyft (de modo que pueden doblar las oportunidades de viaje si les aprietan en las tarifas por uno de los lados), en otros países como México no existe esa variedad de alternativas, y al final se hace manifiesta esa versión de la innovación que se produce por la necesidad de “supervivencia”, como contábamos Sebastián Tonda y yo en esta conferencia:
http://www.gorditosybonitos.com/mexico-el-playground-de-innovacion-del-mundo/

Wanna watch the world burn

Dicho lo cual, me parece pertinente rescatar un antiguo posteo que hice en Facebook con los consejos que un conductor de Uber me dio para sortear la tarifa dinámica si eres un usuario de la plataforma:

Amigos de la Ciudad de México:
Como Uber no es totalmente “legal” en Florida, cada uno de sus conductores te suele dar conversación para saber qué piensan sus usuarios del servicio. Así que un soleado día de Miami iba yo llegando a mi casa cuando el conductor me preguntó. Y yo le contesté que todo bien (hasta aquel entonces) pero que había muchísima gente en mi edificio usando Uber, así que, por norma general, la tarifa siempre era dinámica a la hora en que yo salía de casa para ir a trabajar.

Y entonces me dijo: “La tarifa dinámica se produce porque, a una hora determinada, mucha gente pide unidades desde una zona concreta, y si no hay, entonces tienen que venir conductores desde otras zonas para dar suministro a la demanda que hay en esa zona específica, por ejemplo, el edificio donde vives.

Lo que puedes hacer para evitar esa tarifa, es pedir de todas formas el coche aceptando la tarifa dinámica y pasado un tiempo corto, donde el conductor todavía no llegue (lo cual puedes ver en el mapa) cancelas el viaje. Como varios conductores se habrán dirigido ya a la zona a dar suministro a la demanda que se produjo, si esperas 5-10 minutos y vuelves a pedir una unidad, probablemente ya no sea una zona de tarifa dinámica, o se habrá reducido mucho, y ahora podrás pedir una unidad por un precio más barato.”

No sé si sea cierto porque nunca me tomé la molestia de comprobarlo. Comencé a usar Lyft, y como no hay tanta gente que lo use en Miami, siempre me ha funcionado mejor y con mejores precios y ofertas. Pero igual merece la pena que prueben.

Ya saben, porque some men just wanna watch the world burn.

“Growth Hacking” de ida y vuelta.

Published by

Daniel Granatta

Waiting for the robot takeover. I rewire people. I run a VR company.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *