Sparkjoy: lo que pasa cuando un publicista crea una startup

sparkjoy-gb-01

Hace un año dejé mi trabajo como director creativo en Flock para iniciar mi propia compañía. Las razones de mi partida fueron varias, pero una de las principales fue mi desencanto con el modelo de negocio de las agencias, el cual, a mi juicio, aún no es propicio para crear ideas escalables para mejorar la relación entre personas y marcas.

Después de trabajar en el mundo del marketing digital y la tecnología durante tanto tiempo, me pareció natural tratar de crear una idea que apalancara toda esa experiencia y que al mismo tiempo compusiera un poco la relación un tanto rota entre personas, marcas y comercios.


LA PROBLEMÁTICA
Nadie puede negar que gracias a las redes sociales como Facebook, Twitter y Whatsapp (sí, Whatsapp es una red social) estamos mejor comunicados que nunca. Claro, hay quienes argumentan que también nos han separado, pero la realidad es que nos han ayudado a acercarnos más con las personas que nos rodean y a construir mejores relaciones con ellas.

El problema surge casi siempre cuando las marcas y los negocios se suben a estos espacios y los convierten en un medio publicitario. Su presencia casi siempre se siente intrusiva y forzada, y todo se debe a que estos canales fueron inicialmente diseñados para las personas y no para marcas y negocios. No obstante, esto no significa que odiemos a las marcas y los negocios. Para nada. Simplemente no nos caen muy bien en ese contexto. Pero hay lugares y momentos en que sí nos gustan y hasta nos son útiles. Por ejemplo, a todos nos ha pasado que estamos en un restaurante y en eso llega el clásico y molesto “músico” callejero a tocar sin que nadie se lo pida, amargándonos la comida. Este músico es la perfecta metáfora de una marca o empresa apareciendo en el momento y lugar equivocados. Ahora pensemos cuando vamos de fiesta al Tenampa: buscamos al mariachi y hasta le pagamos para que toque.

Todo es cuestión de contexto. Quizá por eso yo nunca he visto a alguien que va de compras al centro comercial quejarse de los avisos y promos que ponen las tiendas. O molestarse cuando un empleado de la tienda le ofrece asistencia para encontrar un producto. Y en el mundo digital, ¿alguien alguna vez se ha quejado porque Groupon solo muestra ofertas? Si la gente realmente no quisiera conectarse con marcas y comercios que aprecia, no existirían aplicaciones como la de Cinépolis o Starbucks, que son de las más descargadas en México.

Los comercios por su parte sufren para captar y atraer clientes. Las redes sociales están saturadas, lo que ocasiona que sus mensajes queden sepultados. Foursquare y Yelp ayudan a que sus clientes los descubran, pero no les proporcionan herramientas para fidelizarlos. Las branded apps no funcionan porque son costosas y nadie está dispuesto a descargar una app para cada marca o negocio que visita (a menos que seas Starbucks o Cinépolis). Y las tarjetas de lealtad son un tanto imprácticas porque siempre las perdemos y tienen esquemas de puntos poco claros. Por si fuera poco, las marcas y comercios en México gastan alrededor de $72,000 millones de pesos en publicidad BTL que sigue igual de primitiva que hace 20 años (volantes, edecanes, bocinas, botargas, etc.).

Por último, las marcas quieren influir en las personas en los momentos y lugares clave de consumo, pero actualmente las herramientas que tienen para lograrlo son limitadas y no escalan.

LA PROPUESTA DE SPARKJOY
Mis socios y yo nos preguntamos: ¿qué pasaría si hubiera un espacio diseñado desde el inicio para conectar a las personas con comercios y marcas? Esa es la idea detrás de Sparkjoy. Sparkjoy te conecta con tus comercios y marcas favoritas de forma inteligente. O sea, solo en el lugar y momento que hacen sentido. Por ejemplo, si estoy en un restaurante de hamburguesas gourmet, este puede enviarme una notificación para sugerirme que acompañe mi hamburguesa con una Stella Artois. Y si visito el restaurante de forma regular los viernes por la noche, quizá no me va a molestar que un viernes por la tarde éste me envíe una notificación con un 2×1 para visitarlo. Y si decido visitarlo ese viernes, tampoco me caería mal que la aplicación notificara al mesero de mi llegada de forma automática (sin hacer check-in) y le informara que yo soy un cliente frecuente al que le gusta la carne de su hamburguesa término tres cuartos.

CÓMO FUNCIONA
La pregunta obligada: ¿cómo le hacemos para que esto sea posible? La clave está en el uso de un sensor que convierte el Wi-Fi de los comercios en un radar capaz de detectar a los clientes que están dentro del negocio y en la proximidad. Sabiendo su ubicación exacta y combinando esta información con otras variables como hora del día, perfil demográfico, amigos de Facebook, etc., podemos interactuar con los usuarios mediante push notifications de manera mucho más relevante.

sparkjoy-gb-02

Como es natural, varios de ustedes han externado su preocupación por el tema del spam. El spam es algo que también nos preocupa bastante y por eso hemos diseñado una serie de políticas y mecanismos para eliminarlo:

  1. Ningún comercio o marca puede enviarte más de una notificación diaria.
  2. El contenido de los envíos tiene que pasar nuestra aprobación. Está prohibido enviar contenido para “contar historias” y enviar cosas como chistes, memes o contenido de plano banal (ejemplo: el clásico tweet rompehuevos de “¡Hola! ¿Qué tal va su día?”). Sin embargo, trabajamos con comercios y marcas para evitar que esto suceda y ayudarlos a mejorar la relevancia de sus mensajes.
  3. Solo puedes recibir notificaciones de comercios y marcas que sigues.
  4. Sparkjoy puede recomendarte otros comercios o marcas que no sigues, pero solo si tú lo autorizas.
  5. Cobramos por el envío de notificaciones. De esta manera incentivamos a los comercios y marcas a que piensen dos veces qué quieren enviarte antes de mandar sus mensajes.
  6. Quizá en otras redes sociales puedes seguir a cientos de personas, pero difícilmente puedes seguir a decenas de comercios y marcas. Esto automáticamente reduce al número máximo de mensajes posibles en tu timeline de Sparkjoy.

¿Qué ganan los comercios? Gracias a nuestro sensor propietario, pueden saber quiénes y cuando los visitan. De esta forma pueden medir la efectividad de sus envíos, identificar a sus mejores clientes y enviarles mensajes cada vez más relevantes con el afán de fidelizarlos, algo que anteriormente solo podían hacer los negocios online.

Las marcas, por su parte, usan Sparkjoy como un canal de respuesta directa para interactuar con los usuarios en lugares y momentos clave de consumo en el mundo real.

LO QUE SIGUE
El marketing contextual no es nuevo en internet; ha sido de los motores de gigantes como Google y Amazon. Lo que nadie ha hecho es sacar el marketing contextual de internet y llevarlo al mundo real. Eso es lo que queremos hacer con Sparkjoy. ¿Tendrá éxito esta idea? No lo sé. A los comercios y marcas con los que hemos hablado les emociona mucho. Sin embargo, las respuestas de los usuarios han sido divididas. Hay quienes les encanta y hay otros que piensan que es una idea estúpida. Creo que esa división es una buena señal. Sea como sea, es un intento sincero por mejorar la relación entre las personas, los comercios y las marcas. Estoy convencido de que aunque fracasemos en Sparkjoy, es una idea inevitable que alguien desplegará con éxito tarde o temprano. Si son de los que les gusta la idea, los invito a registrarse en el beta que liberaremos pronto. Si corren la voz, incluso pueden ganar premios. Regístrense aquí.

Published by

Montero

Chief Wizard Officer and Co-Founder @ Sparkjoy. Problem solver and trouble maker.

5 thoughts on “Sparkjoy: lo que pasa cuando un publicista crea una startup”

  1. Una idea cojonuda. Como tu bien dices, por ahí andará el futuro.
    Sólo tengo una pregunta: os habéis planteado usar la tecnologia Beacon? I en caso que la hayáis descartado, cuál es el motivo?

  2. Hasta cierto punto parece funcional cuando se trata de servicios o productos de consumo constante, pero nada que una cadena de restaurantes no pueda implementar, además la gran brecha me parece que existe cuando buscas productos o servicios que nos son tan constantes como comprar un colchón, la comida del perro, una plancha o simplemente cuando buscas un servicio en particular y no tan común.
    A mi parecer la iniciativa es buena sin embargo creo que hace falta invertir más tiempo en explicar cómo funciona en esos casos o desarrollar alternativas a este tipo de problemas porque de lo contrario, se quedaría como una app que únicamente funciona para los restaurantes y establecimientos que tienen la solvencia para pagar dicho servicio, entonces, los volantes, edecanes y botargas seguirán siendo parte de la única solución para los demás establecimientos. Si plantean ese problema desde un inicio, siento que a su idea le falta desarrollo porque por ahora eso no lo resuelve ni lo remplaza.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *