El parabrisas del coche del responsable de marca

En Saltillo es común encontrar todo tipo de trípticos, flyers, y pegatinas en los parabrisas de los coches aparcados en la calle. Hace unos días Pit llegó a la oficina llevando lo que alguien había dejado sobre el suyo. Ni que decir tiene que no pude pude resistirme ni tres segundos a leerlo, debido a lo sugerente del título, que prometía diversiones de todo tipo (click sobre las fotos para verlas a mayor tamaño):

Tríptico - página 1

Lástima que en la página 2 mataron toda mi curiosidad, anunciando (y de muy malas maneras, por cierto) que no había nada que hacer para llegar a ese sitio porque ya estábamos allí. Y en la página 3 me contaron qué tenía que hacer para salir de ese lugar de mi interés, que era la única razón por la que le dediqué unos minutos a este tríptico.

Tríptico - páginas 2 y 3

Todo concluía en la página 4, donde me dijeron que ya va siendo hora de reconocer que aquello que me causó interés es un desastre y que tienen algo mejor para mí, cerrando todo este viaje astral con un formulario que he de rellenar antes de enviar por correo postal el tríptico, pero sin decirme quién guarda los datos ni a dónde dirigirme para obtener el mágico remedio, más allá de algunas vagas y abstractas recomendaciones:

Tríptico - página 4

El viaje me recordó a esos carteles que dicen (en letras gigantes) “SEXO”, y que al acercarte a ellos agregan “y ahora que hemos captado tu atención, tenemos que decirte que…”. Qué pena que el tríptico era literal en lo del “infierno” y no una metáfora para anunciar la apertura de un nuevo lugar al que salir por las noches, por ejemplo. Pero qué divertido el cómo este tríptico ejemplifica con tanta precisión cómo me siento cada vez que alguna marca me pide mis datos, sin nada a cambio que llevarme a la boca de su parte. Ojalá a los responsables de las marcas les dejaran más trípticos y flyers en el parabrisas de sus coches para que lo entendieran también.

Igual no es mala idea, si sus clientes no les entienden e insisten en transitar caminos que ustedes ya saben que no llevan a nada, no convoquen reuniones para explicarlo, mejor hagan flyers con lo contrario de lo que ustedes proponen e inunden con ellos los parabrisas de los coches de los responsables de esa marca: bienvenidos al “guerrilla-teaching”.

Published by

Daniel Granatta

Waiting for the robot takeover. I rewire people.

3 thoughts on “El parabrisas del coche del responsable de marca”

  1. Pingback: gorditosybonitos
  2. Pingback: Daniel Granatta

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *