Mi primer Macintosh

La persona responsable de vendernos el primer Macintosh que hubo en mi casa se llama(ba) Ángel Alegre Amor, “AAA” si lo quieren ver en iniciales. Así que lo primero que vino a mi mente cuando mi padre me dijo que íbamos a comprar un Macintosh SE/30 fueron las tablas de scores de las máquinas de videojuegos que había en los bares, las cuales te pedían, una vez terminada cada partida, que introdujeras tus tres iniciales para agregarte a ti y a tu puntuación a alguna tabla como la de la imagen que abre este post. En la que el valor por defecto de esas iniciales era “AAA”.

Mucho tiempo después (23 años), resulta que este pequeño ordenador, que llevaba un par de años sepultado bajo montañas de papeles, todavía funciona tan perfectamente como el primer día. El “clac, clac, clac” del disco duro arrancando, la versión 2 del ya desaparecido Freehand, o incluso juegos como el “Beyond Dark Castle”, que me entretuvo durante tantas horas, siguen ahí, corriendo sobre un procesador 68030 de Motorola (había vida antes de Intel), y llevándome de vuelta a un tiempo quizá no tan lejano:

La verdad es que entre este post y el de los anacronismos del siglo XXI que publiqué hace un par de años, queda claro que el Mac OS que había antes de los actuales era una gozada para la vista.

Published by

Daniel Granatta

Buscador de luz. Waiting for the robot takeover. I rewire people.

4 thoughts on “Mi primer Macintosh”

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *