No por comprar una audiencia te la mereces

Los tiempos en los que las marcas podían enfocar todo su esfuerzo de comunicación en un solo sector con tan sólo comprar una pauta en televisión están quedando atrás. Hoy las marcas compiten junto con cualquier otro tipo de contenido por la atención del público, gracias al internet.

Que no se me malinterprete, no estoy asegurando que la televisión ha muerto ni mucho menos; en México, así como en muchos países en vías de desarrollo, sigue siendo el medio principal, pero poco a poco las nuevas generaciones están emigrando de su contenido estandarizado hacia la red, donde pueden elegir qué consumir. La diferencia entre estos modelos es como la diferencia entre una comida corrida y un buffet.

En el pasado, si una marca de sopas quería llegar a una audiencia de amas de casa, bastaba con comprar decenas de minutos durante la telenovela del medio día, la que ven las señoras que están cocinando mientras esperan que sus hijos lleguen de la escuela. Si no bastaba con spots, se podían comprar inserciones de producto en la misma trama de la novela, esperando que el público, sintiendo afinidad por sus héroes, decida cocinar con los mismo ingredientes. ¿No es suficiente? Bueno, podrías además comprar espacio en la revista TVyNovelas y en un programa de chismes del espectáculo, para abarcar así todo el espectro mediático y cultural del segmento.  Después, sólo utilizar esos espacios para transmitir un mensaje sobre las bondades del producto que resulte difícil de olvidar.

Hoy cambió el juego; las marcas tienen qué ser dignas de la atención de los usuarios de internet, pues resulta imposible inyectarle algo por los ojos a la fuerzas a quien sea. Las marcas y su publicidad ya están en el territorio de cualquier otra producción que debe ganarse el rating. Para ello, se necesitan mensajes y ejecuciones creativas y sumamente llamativas, pero sobre todo mensajes que el usuario haga propios y comparta porque hablen de él, mensajes que la gente desee ver.

La publicidad, hoy más que nunca, debe estar enfocada y diseñada en torno a las audiencias, no a los productos.

Pd.- Soy Rodrigo Nivonog –o Nivo si quieren, para ahorrar saliva y pulsaciones, o @nivonog en twitter- y soy nuevo reflexionando por aquí. Espero aportar algo al diálogo, pero sobre todo espero con ansia que ustedes aporten aún más en los comentarios, mailes, twitts, comentarios en FB o en G+ y demases. ¡Aloha!

7 thoughts on “No por comprar una audiencia te la mereces”

  1. Pingback: Rho Nivonog
  2. Pingback: htore
  3. Pingback: Daniel Granatta
  4. Pingback: Rho Nivonog
  5. Pingback: Sol Levin
  6. Pingback: Rho Nivonog
  7. Pingback: Erika Olvera

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *