Óscar y Elvis: los chicos que “hacen” y ganan

En el mundo de la publicidad nos quejamos si el cliente aprobó o no nuestras ideas: le echamos la culpa irremediable de nuestra frustración creativa y más si hemos enfocado bastantes horas de sueño en el proyecto. Pero, ¿qué pasa si en vez de preocuparnos por eso y hacer rabietas nos dedicamos a hacerlo por el gusto de ver materializadas esas horas de desvelo?

PortadaElvisOscar

Óscar y Elvis oriundos de la mixteca poblana han llegado más lejos de lo que algún día soñaron, o bien, de lo que sus maestros pensaron que podían llegar. Su curiosidad los llevó al “I giovani e le scienze 2013”, organizado por la Federazione delle Associazioni Scientifiche e Tecniche en Milán donde presentaron su proyecto y ganaron. Todo originado de una travesura escolar.

Si les preguntan, lo único que querían era apagar la computadora de su maestra en plena clase. Si la desconectaban serían descubiertos, así que ingeniaron un sistema remoto que les permitiría apagar y encender cualquier dispositivo a través de una llamada telefónica creando un hardware para hacerlo posible desde cualquier parte del mundo.

Podríamos analizar muchas cosas al respecto, pero me gustaría enfocarme en dos: nulo presupuesto y mucha curiosidad.

1) La primera rompe casi cualquier paradigma de costo-implementación. Ojo: no quiero decir con esto que puedes construir un cohete espacial y no preocuparte por toda la producción. Lo que sí quiero decir es que toda buena implementación empieza con una gran idea y depende de nosotros el accionarla.

2) Tener curiosidad es algo nato de cualquier animal, el accionar esa curiosidad es una característica única del ser humano.

La voluntad y ganas de rebasar la media no es un asunto de pláticas motivacionales, es sólo hacerlo y punto. Las grandes ideas no están medidas en premios sino en la huella que dejan sobre la historia de la humanidad, si no pregúntenle a Felix Baumgartner o a Bree Prettis quien luchó por ser visto en años anteriores con sus impresoras 3D que ahora forma parte de una nueva Revolución Industrial.

¿Qué hago para empezar a Hacer?
Muchas teorías y poca práctica, así que esto más que ser una guía son básicos:

1) Papel y Lápiz. O cualquier cosa que te sirva para plasmar tus pensamientos.

2) Encuentra tu lugar. Con ruido, sin ruido, con gente o sin gente. El chiste es que te sientas cómodo y puedas hacerlo.

3) No tengas miedo. El white paper suele ser un issue para mucha gente. Empieza por donde sea, el chiste es escribir, dibujar, trazar, tachar, etc. Hazlo.

4) Acepta las críticas. Es posible que si se lo cuentas a un amigo te diga que es lo mejor que ha escuchado pero en realidad no lo sea o le falte algo. Ve con gente que pueda aportar comentarios de valor y ve dispuesto a escuchar comentarios.

5) Ajusta la mira. Posiblemente necesite articularse; saber cómo, cuándo, dónde y con quién platicarlo. Algunos consejos de Fernando Barbella acerca de esto aquí.

6) Acciona. ¿Te va a costar? Sí; ¿te vas a desvelar? Sí; pero créeme que vale la pena el esfuerzo. Es tu propio proyecto.

Si consideras que todos los puntos anteriores te salen bien pero necesitas un poco de orientación, School of Makers puede ser un buen lugar para ti.

7) No te autosabotees. Nuestra mente está diseñada para procesar sesenta mil pensamientos al día, así que siempre tienes un nuevo lienzo para empezar el paso 1. Sigue adelante y verás los resultados.

Así que ya sabes, si te quejas del cliente, puede ser que la culpa la tengas tú.

Published by

Said García

Head of Consumer Engagement @ Wunderman México

2 thoughts on “Óscar y Elvis: los chicos que “hacen” y ganan”

  1. Qué buena historia Said.

    Soy el culpable de mi destino, y sin tanta reflexión hacer da para más que decir.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *