Otros planetas, tan lejos, tan cerca

Pelea de alces

Aunque es Miami donde está la oficina principal de ALMA, trabajamos para clientes por todo Estados Unidos, así que los viajes y visitas al aeropuerto se suceden con una cierta frecuencia.

Y en esas estaba yo el pasado martes a las 6am, queriendo volar a una ciudad en el estado de Illinois, cuando nos hicieron descender del avión en el que íbamos a volar por unos problemas mecánicos. De regreso a la sala de espera, ya no sé si era el desvelo por haberme levantado a las 4 de la mañana, el desconcierto de no saber si arreglarían el avión o nos haría viajar en otro, o la preocupación de no saber si llegaríamos a tiempo a presentar los materiales que habíamos preparado durante dos semanas para un posible nuevo negocio de la agencia, cuando me topé con la siguiente noticia en una de las televisiones de la sala de embarque:

Insisto en que mis condiciones físicas no eran las más idóneas, pero el vídeo me pareció alucinante, como si estuviera viendo algo proviniente de otro planeta aunque en kilómetros no estuviera tan lejos de donde me encontraba. Y comprendí un poco por qué cuando alguien de este país viaja a otras latitudes (especialmente Latinoamérica) todo le pueda parecer igualmente un tanto marciano. Porque lo somos.

Published by

Daniel Granatta

Buscador de luz. Waiting for the robot takeover. I rewire people.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *