Charla en Social Media Week CDMX (vídeo + presentación)

Charla de Daniel Granatta - Social Media Week CDMX 2016

Como les conté antaño, este año di una charla en Social Media Week CDMX titulada “Las fuerzas invisibles de la tecnología y los hijos que le dejamos al planeta”.
Aparte de ser una de las mejores cosas que me han ocurrido en la vida, convivir con una niña de tres años también “reseteó” la forma en que veo y aprendo sobre tecnología

La presentación:

Pólizas de Seguro que se implantan

Chip implantado

Implantes. Ya llegan los implantes. De chips NFC, por ejemplo, para ayudarnos a simplificar algunas de nuestras tareas diarias.
Stop. Quieto ahí. No tiene nada que ver con pereza. O igual sí.
El caso es que yo no sé a ustedes, pero a mí me resulta más cómodo usar una huella de mi dedo o uno de estos chips para pagar algo que teclear alguna de las contraseñas de los servicios que tengo instalados en mi teléfono. Especialmente si tengo prisa.

Cuando se habla de cyborgs y de implantes “tecnológicos” hay una especie de convención en la reacción: rechazo. ¿Pero qué es un humano con una pierna ortopédica de fibra de carbono o con uno de esos dispositivos que se ponen en el oído para disminuir la pérdida auditiva sino un humano mejorado por la tecnología?

Pero no venía a hablarles de eso. Venía a hablarles de las compañías de seguros y de cómo se contrata un seguro, un producto fijo basado en tus circunstancias presentes, aunque todos sabemos que la vida cambia cada cinco minutos de la forma más inesperada, haciendo que el seguro que contrataste ya no sea lo más idóneo para la situación en la que actualmente te encuentras.

Me gustaría pensar que igual que ahora podemos vestir estos chips, dentro de unos años podamos llevar en nuestros cuerpos el equivalente a las cajas negras de los aviones. Dejar de adivinar si tus síntomas son de tal o cual cosa porque tu implante podrá diagnosticarte/evaluarte 24/7, si es lo que procede, y llevar un registro de tus constantes en las últimas 24 horas. Y que esos datos no sean algo que se esté visualizando desde un monitor (“Who watch the watchmen?”), sino que estén almacenados en un pequeño device que viva en una cámara de seguridad en tu banco, y que sólo haya de abrirse en caso de necesidad.

Y que llegue un día en que un seguro de vida (o de tu coche, o de lo que sea) no se contrate como un producto fijo, sino como un servicio que se puede “vestir” o “llevar” o que “sea parte de ti”, y que se adapte sobre la marcha según sean tus signos vitales, tus costumbres, la zona por la que te mueves, etcétera, igual que cambia el precio de las divisas o de las acciones de las compañías.

Regreso a la realidad. A este día de Junio de 2016.
La compañía de seguros a la que estoy llamando ha decidido que, por fin, uno de los operadores de su call-center ha quedado libre para hablar conmigo. Uno podría pensar que la solución para que las compañías de seguros den mejor servicio es contratar a más operadores en su call-center. O uno podría pensar que, en el futuro, tu compañía de seguros no será la que ahora tienes contratada, sino una que lleve dando seguimiento a tus hábitos de ejercicio (y por ende, salud) desde hace años, como, por ejemplo, Nike.

Entrevistado, capítulo 29

A la carrera, porque mi avión salía en apenas tres horas, la gente de EMS Magazine tuvo a bien hacerme una pequeña entrevista después de mi charla en Social Media Week CDMX

Aunque, como hablo tanto, parece ser que tuvieron que dividirla en dos partes 🙂

Llamando a las marcas

Leia pide ayuda a Obi Wan

Recuerdo hace unos años, cuando la campaña de un famoso banco en España terminaba interpelando a los usuarios con la pregunta “¿Hablamos?”. Contaba Daniel Solana que una vez les envió un correo que simplemente decía “Hablemos.” que, obviamente, nunca fue respondido.

Aquí para ayudar

Pensé en ello hace unos días, cuando vi el hashtag del tweet de la imagen que está sobre estas líneas, porque es algo que hacen mucho las marcas, aún en esta época del Social Media: crear hashtags basados en el claim de sus campañas, no tanto en los posibles usos que de la marca puedan hacer los usuarios. Si son las marcas las que hablan en primera persona, entonces no le dejan nada de espacio a los usuarios para que expresen lo que requieren; con razón nadie utiliza esos hashtags.

En un símil que pudiera parecer apropiado pensé en si la Princesa Leia hubiera usado Twitter en la primera entrega de la saga Star Wars:

you’re my only hope #helpmeobiwankenobi

Pero si Obi Wan Kenobi hubiera sido una marca, igual le habría pedido tuitear usando el hashtag #obiwanhelpsyou. Y Leia se hubiera negado a usarlo. Y nunca se habrían terminado encontrando ni ayudando a Luke Skywalker. Un desmadre, vaya.

Queridas marcas, aunque les guste mucho su nueva campaña, déjenle la primera persona del singular a sus usuarios.

Las tendencias y sus intersecciones

Diagrama de Venn

Las marcas (o más bien, sus responsables) nunca quieren quedarse fuera de la tendencia (o trend) de moda.
Hace mucho fueron los sitios web. Hace algo menos, las aplicaciones de teléfono.
O las redes sociales. Ahora puede que quieran estar en Periscope o Snapchat. Mañana, quién sabe, quizá quieran su propia experiencia de Realidad Virtual –VR-.

Sin embargo, todos esos trends, por su propia definición, van casi de salida (en cuanto a la novedad que representan) para cuando alguien los denomina “trend”. Por eso, no se fíen, cada mes de Enero, de esas listas de “las diez tendencias del marketing y la publicidad” para el año entrante. Suelen tener más que ver con cómo justificar una labor de ventas de la empresa para la que trabaja el autor de dichas listas que con que esos trends sean las plataformas novedosas que van a propulsar las ventas o awareness de cualquier marca hasta el infinito y más allá.

Hay algo interesante, sin embargo, en cómo esos trends se cruzan entre ellos, en su intersección. Cuando esos trends se tratan por separado (ya sea impresión 3D, Inteligencia Artificial –IA– o VR) parecen un tanto distantes y abstractos. “¿Cómo opera mi marca en ellos? ¿Qué cometido tiene? ¿Cómo se usa o cómo interactúan los usuarios? ¿Cómo medir la interacción? ¿Y los resultados?” etc. Toda una retahíla de preguntas.

En cambio, en las intersecciones hay muchas oportunidades y dinero pendiente sin necesidad de reinventar la rueda o de esperar al siguiente trend, a ver si a ese nos subimos a tiempo.
Piensen, por ejemplo, en los bots. Los bots podrían considerarse la intersección de los trends “Mensajería Instantánea” e “Inteligencia Artificial”.

Pareciera que cuando unes dos trends, cada uno de ellos da sentido al otro. En el ejemplo que cito, la mensajería tangibiliza en forma de interfaz algo tan abstracto como una “inteligencia”, pero ese interfaz no tiene ningún valor si aquella no opera de una forma que le permita ser eficaz y aprender de las interacciones que va teniendo con los distintos usuarios.

Piensen, por ejemplo, como citaba en este texto sobre Rothko y la Realidad Virtual, la oportunidad de crear aplicaciones de VR que fueran todo lo contrario de “trepidante”, para que tuvieras la oportunidad de usarlas para concentrarte para trabajar mejor. O agréguenle un tercer trend, el de “Quantified Self” (el de medir variables de lo que hace nuestro cuerpo para mejorar nuestro bienestar), y piensen en una experiencia donde haces yoga ayudado por un headset de VR. Etcétera.

Así que cada vez que sientan que un cliente les pide algo para estar “en la onda” o “ser trendy” pídanle que no se suba sólo a una tendencia, sino a dos. E investiguen qué hay en la intersección. Y van a ver que ahí siempre hay algo mucho más interesante que en esas dos tendencias por separado.

La selfie de Morelos

Aunque uno pensaría que la capacidad de asombro desciende con los años, México sigue siendo ese lugar imposible donde a veces pasan cosas difíciles de creer. Como, por ejemplo, que si buscas el término “Morelos” en Google, te arroje como resultado… *click para agrandar*

Morelos en Google

… una serie de enlaces e imágenes, donde la primera de éstas es de José María Morelos y Pavón (uno de los héroes nacionales de México) tomándose una selfie:

Selfie de Morelos

México lindo y querido 🙂


– vía Ricardo Castellanos

Los departamentos de Marketing y Ventas

Ventas y Marketing

Inicia el año y te citan a una reunión para decirte que llamó el cliente (de, por ejemplo, una conocida marca de plumas estilográficas), para informar de que este año la marca que representa ha reducido su presupuesto de marketing un x%. Tiende uno a pensar que a la marca le ha de estar yendo muy mal. Luego, cuando sigues pensando, ves que la marca sigue pareciendo monstruosamente grande. ¿Será entonces que la marca ya no tiene dinero… o más bien que la marca está destinando parte de ese dinero de Marketing a su departamento de Ventas?
Para, quizá, ir a lo seguro e intentar apuntalar por allí por donde ya construyeron durante tanto tiempo.

En ese mismo evento donde me dijeron que lo siguiente en esta vida eran los relojes me dijeron también algo mucho más valioso:
“- ¿Para qué sirve el Departamento de Marketing?”, preguntó el presentador.
“- Para vender”, respondió alguien.
“- No. Para vender ya está el Departamento de Ventas. El Departamento de Marketing existe para encontrar nuevos mercados”, contestó el presentador.

En ese contexto… ¿tu agencia vende o descubre nuevos mercados para las marcas para las que trabaja? ¿cuántas cosas más vamos a querer venderle a los millennials?

Conferencia (+ descuento) en Social Media Week CDMX

Palacio de Bellas Artes - CDMX

Seré conciso, por una vez.

La próxima semana (del 6 al 10 de Junio) se celebra en la Ciudad de México la segunda edición del evento Social Media Week, en el que voy a participar (el martes 7 de Junio, a las 4pm) dando una charla que se llama (tatatachán) “Las fuerzas invisibles de la tecnología y los hijos que le dejamos al planeta”, cuya sinopsis es:

Nos pasamos media vida preocupados por la clase de mundo que íbamos a dejarle a nuestros hijos, pero la tecnología avanzó tanto que es hora de pensar en la clase de hijos que vamos a dejarle a nuestro planeta. Y a Keith Richards, por supuesto.

Código de descuento SMW CDMX

Como sé que les gusta dejarlo todo para el último momento, les dejo un código de descuento por si deciden comprar su pase para el festival (es válido hasta mañana miércoles 1 de junio a las 11:59pm):
1.- Accedan a socialmediaweek.org/mexicocity/attend/
2.- Utilicen el código smw4you al comprar un Campus Pass

Espero verlos allí.
See you later, alligator 🙂

Salvado por el Bluetooth

Auriculares Bluetooth

Estaba en los vestuarios del gimnasio y ya tenía todo listo para irme, cuando de repente… ¿y mi teléfono?

Empecé a sudar frío, no sólo por el valor del objeto, sino también al pensar en la cantidad de aplicaciones con información personal cuyas contraseñas tendría que cambiar cuanto antes. Así que regresé al lugar donde había estado entrenando, para comprobar si no se me habría caído por allí. Pregunté incluso en uno de los mostradores, para ver si alguien había devuelto un teléfono extraviado. Nada.

Qué raro, porque cuando un teléfono se cae hace ruido al tocar el suelo. Y estaba solo en los vestuarios, así que… ¿dónde demonios está el teléfono?

Entonces recordé que, de un tiempo a esta parte, decidí usar auriculares que se conectan al teléfono mediante su puerto Bluetooth en vez de los normales de cable. Así que pensé que no sabía dónde estaba mi teléfono, pero que si encendía los auriculares y estos se conectaban a aquel, eso significaría que no podía estar muy lejos y aún tendría esperanza de recuperarlo.

Y eso hice. “Power on”, dijo la voz. Unos segundos de misterio. “Headphones connected!”, volvió a decir. Eso quería decir que mi teléfono estaba cerca, ya fuera porque estuviera escondido o porque estuviera en el bolsillo de alguien.

Y me dio por agacharme, y allí en el suelo, entre dos armarios, estaba mi teléfono extraviado. Conectado a mis auriculares Bluetooth. Y el caso es que creo que nunca hubiera buscado en ese lugar de no haber sabido previamente que mi teléfono estaba cerca.

Así que antes de entrar en pánico y ponerse a revisar como locos el plano de “Find/Lost My Phone” de turno, pueden siempre llevar algo encima que se conecte por Bluetooth al teléfono. Para que revisen primero lo cerca o lejos que está antes de darlo por perdido.

Figo, Luis Enrique y las marcas referencia

Figo y Luis Enrique

Uno se acostumbra a que las cosas sean de determinada manera. Por ejemplo, si eres aficionado al fútbol (seas del equipo que seas) sabes que Messi juega en el F. C. Barcelona y Cristiano Ronaldo en el Real Madrid. Los aficionados de ambos equipos aceptan las virtudes y defectos de cada uno de ellos porque los reconocen como los “suyos”, pensando que la pasión de los ídolos por los colores del club que representan es tanta como la de ellos.

A veces es así. Pero a veces, no. Y entonces resulta que un día te encuentras a un jugador del que era tu equipo vistiendo la camiseta del equipo rival (me vienen a la mente Figo o Laudrup jugando en el Real Madrid o Luis Enrique en el Barça), y eso tu cerebro de aficionado no lo puede procesar. Tantos años cultivando un afecto, para que de buenas a primeras el objeto de tanto afecto termine en el lugar por el que menos afecto puedes llegar a sentir. Uno siempre necesita un punto de partida a partir del cual expresar o construir su identidad. Y si te lo quitan zozobras. O enloqueces.

Yo siento que eso mismo pasa a veces en publicidad. Que uno construye una suerte de posturas u opiniones de cómo deben ser las cosas en base a una serie de circunstancias que uno considera “icónicas”, y de repente, por designios divinos (o no tan divinos), todo ese escenario zozobra y se derrumba, dejándonos descolocados.

Me venía esto a la mente al leer este texto sobre Fernando Machado, uno de los nuevos responsables de la comunicación global de Burger King.

Continue reading Figo, Luis Enrique y las marcas referencia