Phishing de hace 10 años I: poner la trampa.

Hoy por la mañana me llegó un correo que vale oro y por poco puedo asegurar que lo enviaron desde el pasado:

Nótese la redacción en mal inglés, la dirección que la enviaron desde un dominio .edu y la invaluable dirección de respuesta con el nombre de la empresa en Yahoo.

Yo creí que esos correos estilo “príncipe de angola” habían muerto hace mucho, así que recibirlo me hizo el día. La fauna de la red es digna de estudiarse, y es lo que pretendo hacer con esta serie de posts… Además, ante semejante demostración de inocencia no podía sino agradecer la alegría que me causaron respondiéndoles. Hice un correo falso con todo y personaje. En el mail intentaba insinuar a un hombre de 40 o 50 años que sin duda no sabe mucho de internet ni de inglés. Quise proyectar que tiene dinero, pero que está empezando a estar desesperado de hacer algo antes de que se lo acabe. Quise que pareciera orgulloso y lleno de ego, de esas personas que creen que nunca se equivocan; en conjunto, la víctima perfecta:

Esperemos que respondan para ver hasta donde llegan, cómo operan y cuanto tiempo se tardan en pedirme dinero. En la red hasta para robar hay que saber conocerla.

Amo los Internetz. 

2 thoughts on “Phishing de hace 10 años I: poner la trampa.”

  1. Pingback: Nivonog
  2. Pingback: Jameel

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *