Premios publicitarios en aeropuertos: esto es Jackass

Nos fue muy bien en el Festival Internacional de Creatividad de Cannes de este año (nuestra agencia, JWT México, ganó 6 Leones), y una de las anécdotas asociadas a los premios en los festivales de publicidad es la del tránsito de los trofeos por los aeropuertos del mundo. Estaba ya pensando en escribir sobre el tema, cuando además Quique me mostró la imagen que abre este post, los dos Leones de Oro que ganamos por una campaña gráfica para Kit Kat vistos a través de la máquina de Rayos-X en el Aeropuerto de París.

Me hizo recordar situaciones, si no embarazosas, sí al menos bastante surrealistas, en viajes míos en los que por un motivo u otro terminé por ser el que llevara algún galardón de vuelta a casa. Como por ejemplo este Grand Prix que ganamos en Grupo W en el Círculo de Oro 2007, en Acapulco:

Desconozco cómo apareció ese Grand Prix en la habitación de mi hotel, porque para empezar el trofeo era “apócrifo”, siendo el que se usó en la gala de la noche previa para premiar a todos aquellos que ganaron Grand Prix en cualquier categoría (le faltaba su placa con el nombre de la agencia y la campaña por la que el galardón se había otorgado). Aún así, yo decidí llevármelo a Saltillo, sin saber lo mucho que tendría que discutir con los guardias de seguridad del Aeropuerto de Acapulco para convencerles de que aquello que yo tenía en las manos no era un arma nuclear de ningún tipo, sino simplemente un galardón obtenido por una campaña publicitaria. El mejor momento se produjo cuando uno de los guardias lo agarró por la parte dorada para ilustrar el cómo podría yo agredir a otro de los pasajeros del avión, utilizando la parte de madera para ello, ante lo cual yo prorrumpí en un sonoro: “¡Pero qué hace, hombre, que lo va a romper!” (true story).

La otra fue cuando ganamos Grand Prix y dos oros en el Festival El Sol de 2008 (foto de arriba). Lo primero que hay que hacer notar es que, sorprendentemente, los trofeos de Oro de ese festival pesan bastante más que el trofeo de Grand Prix. Eso sí, el que el premio sea un “Oro” no significa absolutamente para nada que el trofeo que se entrega sea de ese material. Bueno, intenten explicarle eso a la gente de la aduana del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, los cuales me tuvieron “retenido” UNA hora con el argumento de que como los trofeos eran de oro yo tenía que pagar impuestos para poder meter los trofeos en el país, con contestaciones tan demenciales a mi argumento (el premio era “Oro”, pero el trofeo no) como “Entonces, si el trofeo no es de oro, ¿por qué participan en ese concurso?”. Damn, hay gente que necesita sentirse Sherlock Holmes por un día.

Y bueno, esa es la anécdota, la de que el único trofeo que probablemente reconozcan en un aeropuerto (y con suerte) sea la estatuilla de los Premios Oscar o la Copa del Mundo de fútbol. Si llevan otros de otras disciplinas, prepárense mentalmente para un examen tan concienzudo como surrealista.

Published by

Daniel Granatta

Buscador de luz. Waiting for the robot takeover. I rewire people.

4 thoughts on “Premios publicitarios en aeropuertos: esto es Jackass”

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *