Publicidad y Creatividad

Pulsando botón del ratón

Estos días en que estoy votando las piezas enviadas a un festival de publicidad me asalta un pensamiento: las piezas que se enviaban hace 5 ó 10 años a este mismo certamen eran más brillantes, más valientes. Entiendo que los festivales son, antes que nada, un negocio, y ello requiere que mucha gente envíe sus materiales, de los cuales probablemente un 80% sean terribles, pero hasta las mejores piezas de éste que estoy votando palidecen ante cosas hechas hace algún tiempo. Me pregunto si no estaría bien que los festivales de publicidad desaparecieran durante uno o dos años, para que las agencias y las marcas pudieran hacer una especie de detox al respecto de cómo y por qué trabajan de esa manera, les interesen los premios o no.

Pienso entonces en un artículo que enlazaba hace unos días Jorge Camacho sobre el futuro de la publicidad, de esos en los que alguien te arregla la vida en 5 puntos sin hacerse primero la pregunta más importante: antes de preguntarse cuál es el futuro de la publicidad, primero hay que preguntarse si la publicidad tiene futuro, o si tiene sentido que lo tenga.

El futuro en general es desconcertante y confuso, pero también nos trae certezas: lo que hoy es, mañana no será si por el camino no cambia. El declive de la publicidad también genera confusión, pero también trae esas certezas de las que hablo: si las ideas publicitarias son más interesantes cuando viven en varios formatos simultáneamente (en vez de sólo en uno), la vida es mucho más interesante para un creativo cuando usa su creatividad fuera del marco estrictamente publicitario.
– Escribes bien? deja de hacer copies y crea un idioma.
– Ilustras increíblemente bien? deja de hacer cambios que te pide un cliente y da un curso en línea para enseñar a otros a ilustrar como tú.
– Te interesa el futuro de las marcas? deja de escribir reportes de tendencias y crea el futuro de la educación o la sanidad para tus hijos.
– Interesado en Inteligencia Artificial? deja de hacer campañas que dicen usar inteligencia artificial (nadie sabe cómo o para qué) y crea un mundo no-lineal en Realidad Virtual.
– Conseguir la igualdad de género no te deja dormir? deja de pelearte con tu departamento de Recursos Humanos y asóciate con la gente que crees que pueda GET THE SHIT DONE.

Por ejemplo.

No me malentiendan. Hay talento a raudales dentro de cada agencia, y los publicistas siguen (seguimos) siendo necesarios. Skills como la conceptualización, el storytelling, el diseño o el UX no son nada triviales ni comunes. Son necesarios, son esenciales para que este mundo siga teniendo magia. Pero uno se pregunta si intentar seguir poniendo a las marcas como interlocutoras para intentar cambiar el mundo o ganarse un premio no es malgastar ese don que la vida les dio a muchos de los que hoy trabajan en una agencia.

Sé que el sueldo es una droga muy dura, pero tu canvas ya no es una marca, es el mundo.

Adicionalmente, y desde nuestra óptica de vaso medio vacío y “estamos en crisis”, desdeñamos el poder gigantesco que tenemos como agentes de cambio: el poder de “uno” es inmenso; el poder de varios “unos” trabajando conjuntamente es infinito (check http://freespace.io si no me crees). La publicidad está en crisis, la creatividad no. ¿Te consideras creativo? Entonces no hay crisis ni queja que valga, simplemente muéstrale a la gente de lo que eres capaz. Cuando sea, donde sea, como sea.

Leer este texto es un buen comienzo para saber cómo de dispuesto estás: donde puedas pensar que esto es un RANT contra la publicidad, en realidad es un RANT en favor de la creatividad.

Con este contexto en la cabeza, pueden hacerse una idea de lo poco relevante que son los contenidos de un festival de campañas de publicidad que dicen en un vídeo que tuvieron muchas interacciones y clicks. Pero como el trabajo obliga, me voy a seguir votando piezas. Hace 10 años, votar aquí era mucho más divertido.

Published by

Daniel Granatta

Waiting for the robot takeover. I rewire people. I run a VR company.

One thought on “Publicidad y Creatividad”

  1. Oye, ¡qué gran post, Daniel!

    A una conclusión parecida llegué hace unos días con mis compañeros de trabajo; Basta ya de clientesitos puñetas y mejor empezar a volvernos nuestro propio cliente.

    Hora de empezar a volverme yo mismo el cliente de mis sueños. Ese que siempre he querido tener. Mierda, ¡sí!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *