Imágenes hermosas sin motivo aparente, capítulo 33

Aunque sea Día de Reyes, no deja de ser Lunes, el primero de 2014, así que probablemente es un buen día para retomar las imágenes hermosas publicadas sin motivo aparente. La primera de ellas la encontré en la cuenta de Instagram de Neil Robinson, un recordatorio de que todo lo que hacemos tiene que ver con algo que hemos hecho o vamos a hacer en el futuro:

Todo conectado

La segunda, de tono más humorístico y menos trascendental, es una “intervención” urbana (ojalá fuera real) de Joaquín a una foto de un edificio en Madrid. Los andamios resultan ser el camino para llegar a la azotea en la que se encuentra el gigantesco Donkey Kong, protagonista de uno de los más famosos videojuegos de la historia:

Donkey Kong real

La valla de Lady Gaga

Tuve una experiencia muy extraña con esta valla que me encontré ayer en el Parque México del DF, camino del trabajo:

Valla de Lady Gaga

Más allá de la foto enorme del trasero de Lady Gaga, me llamó mucho la atención lo de “Conecta tus audífonos (auriculares) aquí”, sobre todo porque, con tanto servicio de música en la nube, me pregunto si no era más fácil que me dijeran dónde escuchar el nuevo tema o de dónde descargarlo…

Pero bueno, el caso es que, importándome un comino que me miraran más raro que si hubiera ido desnudo por la calle, saqué los auriculares de mi iPhone y los conecté a la valla, tal como pedía el texto:

Auriculares para escuchar a Lady Gaga

¡y no había nada!
Digo, sí, hay una valla, pero no hay nada detrás de ella que te permita escuchar el tema que anuncia. Bu. Y además, el señor que estaba barriendo la acera me miró más raro que si me hubiera visto escaneando un QR-Code (debo ser el único que lo hace). “Qué gente más rara hay en este barrio”, debió pensar.

Así que, bueno, todo lo que me llevé como mensaje es que Lady Gaga tiene un gran culo. Y… ya.

Publicistas en las calles

No, tranquilos, calma, no estoy pidiendo que la gente que trabaja en agencias de publicidad salga a la calle a protestar para que los clientes compren sus ideas.
No, calma, calma.

Calle AC/DC en Leganés

Simplemente iba caminando por la calle y me dio por pensar que hay calles con nombres de ciudades, países, arquitectos, pintores, ingenieros, militares, dictadores, revolucionarios, deportistas, cantantes, grupos musicales, actores, escritores, antropólogos, inventores, abogados, artistas, jueces, descubridores, políticos, conquistadores, presidentes, religiosos, vírgenes, filósofos, payasos, mimos o cineastas, entre otros. Incluso hay calles con números en vez de nombre.

Pero no recuerdo haber escuchado nunca acerca de calles con nombre de publicista.
Y entonces eso de que los publicistas somos tan relevantes culturalmente… ¿cómo dicen que funciona?
Igual es ese un mejor benchmark que el número de Leones ganados en Cannes, por ejemplo:

Nunca ganó un León, pero la gente se reunía a pasear en la plaza que llevaba su nombre.

Qué cosas se me ocurren cuando camino por la calle… ja, ja, es broma.
O no.

Kenia y su historia de piratas

Portada de la revista "Domingo" - 16 Junio 2013

Conocimos a Kenia porque un día le tocó cubrir el proyecto “Yo hago al América”, que habíamos realizado en nuestro anterior trabajo, para el especial Monstruos de la Mercadotecnia que cada año lanza la revista Expansión en su edición de México. La casualidad quiso que, días después de que aquel reportaje sobre Nike viera la luz, nosotros anunciáramos nuestra salida de JWT, así que Kenia, a la que no conocíamos en persona, nos buscó para saber el porqué de aquella decisión.

Y fue de aquella charla decembrina de donde surgió su idea de contar la historia de por qué nos íbamos en Domingo, una de las revistas para las que colabora y que se entrega cada domingo con el periódico El Universal. Esa historia en forma de reportaje (que sufrió diversas modificaciones para agregar nuestro primer proyecto para Nike de este año) salió publicada, por fin, el pasado domingo 16 de Junio, y aunque habíamos visto muchas veces el texto previo he de decir que quedamos gratamente sorprendidos de lo bien que se ve todo una vez maquetado y publicado:

Reportaje en la revista "Domingo" - 16 Junio 2013

El reportaje también puede leerse online, pero en este punto y, una vez más, Papel > Internet.

Cabe agregar que la cita con la que cierra el texto no es de Borges, sino de Benedetti; probablemente después de tanto café se me traspapelaron los nombres, pero detalles más, detalles menos, sólo queda por decir: ¡Gracias, Kenia!

Lo que hace la calle con tus marcas

Es frecuente, cuando trabajas la comunicación de alguna marca en una agencia, que uno termine tirándose de los pelos cada vez que se topa con cómo todo el cuidado y lineamientos que uno sigue a la hora de trabajar son sistemáticamente ignorados por aquellos responsables directos de la venta del producto puro y duro, desde una tienda donde se vende ropa de una marca hasta el puesto de golosinas donde se venden chocolates de otra. ¿Razones? Muchas. Por ejemplo, muchas de esas tiendas donde venden ropa de la marca X son franquicias con unos dueños que poco o nada tienen que ver con dicha marca o su comunicación. En otras, el encargado del lugar decide libremente que la campaña del año pasado es estéticamente “más bonita” que la de éste. Y así sucesivamente, porque en general la preocupación de los encargados de esos puntos de venta por la comunicación de las marcas que venden es nula.

Y aquí tres ejemplos que me topé en el mes de Octubre con algunas de las marcas para las que trabajé en mi anterior empleo:

1.- Chocolate Carlos V, de Nestlé.
El póster de arriba es de la campaña de 2011, una promo donde el Rey perdía su corona y los niños tenían que intentar encontrarla en los diferentes envoltorios de productos de la marca. El de abajo es de la campaña de 2012, otra promo, donde el Rey tiene el problema de que todo lo que toca lo convierte en oro. Seguramente el dueño del lugar pensó que el póster de 2011 era demasiado bonito como para tirarlo una vez terminada la campaña, así que ¿por qué no poner todos los pósters de Carlos V que tengas para vender más chocolates?

Continue reading Lo que hace la calle con tus marcas

Chatarra en las calles

Uno de los posts más visitados de este blog fue aquel en el enlazábamos un documental sobre la obsolescencia programada, esa fecha de caducidad con la que se fabrican algunos productos de consumo, con el objeto de que se estropeen y debamos comprar nuevas versiones de los mismos.

Este post parece que tratará justamente de lo contrario, de productos que caducan pero que nunca son retirados de circulación aunque la utilidad con la que fueron contruidos sea ya cosa del pasado. Pero empezaré por el principio, por los reloj-termómetro.

Continue reading Chatarra en las calles

¿Usamos códigos QR o no?

Uno nunca sabe responder con certeza cuando alguien pregunta: “¿Debo usar QR-Codes en mi próxima campaña?”.

Leyendo a @chapita uno diría que no (nota contextual: en Argentina, “me da paja” significa “me da pereza”):

Pero leyendo lo que hace el padre de Álex, quizá uno diría que sí:

Resumiendo, más allá de estadísticas y opiniones, parece que la única forma de tener una opinión propia es hacer una campaña que los use (como parte de la idea, no por la novedad) y ver qué sucede. Al fin y al cabo, si no funciona, nadie nos lleva la cuenta de los fallos

Zapatos colgantes

Desde que llegué a México, hace ya unos años, me he encontrado de forma recurrente con esta imagen, unas botas o zapatillas de deporte colgadas de las ramas de un árbol o de algunos de esos cables que cruzan las calles de lado a lado. Alguna vez me dijeron que era en homenaje a alguien que hubiera fallecido en el lugar, pero he visto tantos y tantos zapatos colgantes que a uno ya le entra la duda de si será sólo homenaje o si será algo más. Así que pregunté desde mi cuenta de Twitter, para ver si me podían ayudar, y estas fueron las respuestas que obtuve:

Continue reading Zapatos colgantes

Un chat en la calle

Las paredes de las calles de la Ciudad de México son una sobredosis de información, repletas de imágenes, historias y sueños pasados, presentes y futuros. Y muy originales algunos de ellos, al punto de involucrar a la gente de forma insospechada como en la conversación que se generó en la siguiente imagen (click aquí o sobre ella para ver a mayor tamaño):

De cómo el misterio de lo que un desconocido ofrece a los transeúntes que se animen a escribir su dirección de correo en la “ventana de chat” que es ese papel pegado en la pared, a ese transeúnte desesperado porque no le contestaron con la rapidez que él consideraba justa para su atención, al punto de volver un par de veces para continuar la conversación:

1.- ChatNoir dice: ¡Impaciencia! Respóndemeee… (@)
2.- te respondo hoy mismo
3.- Sigo esperando
4.- mmta…


¿No es genial que dos personas acudan en distintos momentos a escribirse mensajes una a la otra en un poster en una pared cualquiera de una calle? El día en que las marcas generen dinámicas de éstas igual alguien le presta atención a la publicidad de las paredes…

Imágenes hermosas sin motivo aparente, capítulo 15

Dos imágenes hermosas sin motivo aparente para este domingo. La primera de ellas se la robé a Nerea (que siempre se encuentra con cosas de éstas en Barcelona), un anuncio de alguien que ofrece devolver unas gafas perdidas, emoticono incluido:

La segunda no es hermosa pero sí divertida, y andaba de paseo por mi disco duro desde hace un tiempo hasta que por fin la encontré de vuelta, un “risómetro” que les puede servir para detectar cómo de gracioso es algo en base al número de “ha” que obtengan como respuesta: