Make Uber (en México) Great Again

Buda y meditación

Capítulo 1. El enfado
Esta mañana estaba muy enfadado. Porque ya van varios días seguidos en los que, ni guiados por Waze, los conductores de Uber que tienen que recogerme no consiguen llegar, o se pasan de largo, o cancelan sin dar más explicación. Lo que para mí, que decidí no tener coche para apoyarme en servicios como Uber, Lyft o Cabify, representa un problema, porque por cada cancelación me quedan diez minutos menos para llegar al lugar al que tengo que ir. Si vives o has estado en la Ciudad de México sabrás cuán azaroso se vuelve entonces el llegar puntual, en vista del tráfico que puebla la ciudad diariamente.

He optado entonces, cuando tengo la oportunidad, por pedir mi Uber con mucha (hablo de un par de horas) antelación para minimizar el efecto de las cancelaciones de los conductores al venir por mí. Porque vivo en un sitio al que no es tan fácil llegar, pero totalmente accesible si tienes unas nociones básicas de cómo usar Waze o Google Maps.

Pero no siempre tengo un par de horas, como los tres días de esta semana, así que cuando voy con el tiempo justo, pedir un Uber para llegar a tiempo es apostarle al destino. Y esta semana perdí las tres veces y llegué tarde a todas partes.

Así que esta mañana, les digo, estaba muy enfadado. Pero intenté revertir mi estado de rant de desahogo “internetesco” a otro más zen (ommmmmmmm) y convertir este texto en algo que pudiera ser más constructivo.

Capítulo 2. Big Data y Small Data
Una enorme tentación se cierne sobre nosotros cada vez que vemos a Uber desde fuera: salivar ante la cantidad de información que (pensamos/sabemos) la plataforma dispone de cada uno de nosotros usuarios: a dónde vamos, de dónde venimos, si usamos este servicio o aquel, etc.

Pero si lo piensan bien, la utilidad del Big Data no es tanto el analizar todos los datos a lo salvaje, sino encontrar pequeños subsets de datos que nos ayuden a comprender qué hay de particular en este o aquel viajero.

Así, el modelo de Uber se sustenta en un subset de datos muy simple:
Necesito un viaje en coche + Coordenadas GPS de dónde estoy

Todo lo demás (el destino, si elijo UberPOOL o UberX, si me dan agua o no, la calificación promedio del conductor, etc.) es vestimenta. Importante sí, pero vestimenta al fin y al cabo.
Y este subset se alimenta principalmente de un importante factor: el crecimiento exponencial del número de teléfonos en cada lugar donde Uber está presente. En esta ecuación, entonces, se entiende que cuantos más teléfonos, más posibles usuarios de Uber (por eso estas tendencias de publicidad de las compañías tecnológicas), y cuantos más usuarios, más conductores hacen falta para dar servicio a todos sin que las tarifas se eleven hasta el cielo.

Capítulo 3.1. El VIAJE MÍNIMO ACEPTABLE
Llegué a mi cita esta mañana y lo primero que hice fue garabatear en una hoja esta gráfica, para poder ilustrar este post de forma más o menos coherente:

Límite de coches de Uber en Ciudad de México

En la parte inferior tenemos el eje X, que indica el número de coches/conductores de Uber en la Ciudad de México. Del lado izquierdo vemos el eje Y, que nos sirve para mostrar la calidad promedio de los viajes, entendiendo ésta como el promedio de estrellas con los que se califica a cada conductor.

Así, tracé líneas horizontales en las 5 estrellas (la calificación máxima) y en las 4. Por debajo de eso, mejor ni hablamos. Entre medias tracé una línea horizontal de puntos en el 4.7, que se supone era la calificación promedio por debajo de la cual Uber exigía a sus conductores volver a examinarse para saber si podían seguir ofreciendo servicio (nadie sabe qué pasó con este tema).

Continue reading Make Uber (en México) Great Again

Charla en Social Media Week CDMX (vídeo + presentación)

Charla de Daniel Granatta - Social Media Week CDMX 2016

Como les conté antaño, este año di una charla en Social Media Week CDMX titulada “Las fuerzas invisibles de la tecnología y los hijos que le dejamos al planeta”.
Aparte de ser una de las mejores cosas que me han ocurrido en la vida, convivir con una niña de tres años también “reseteó” la forma en que veo y aprendo sobre tecnología

La presentación:

Conferencia (+ descuento) en Social Media Week CDMX

Palacio de Bellas Artes - CDMX

Seré conciso, por una vez.

La próxima semana (del 6 al 10 de Junio) se celebra en la Ciudad de México la segunda edición del evento Social Media Week, en el que voy a participar (el martes 7 de Junio, a las 4pm) dando una charla que se llama (tatatachán) “Las fuerzas invisibles de la tecnología y los hijos que le dejamos al planeta”, cuya sinopsis es:

Nos pasamos media vida preocupados por la clase de mundo que íbamos a dejarle a nuestros hijos, pero la tecnología avanzó tanto que es hora de pensar en la clase de hijos que vamos a dejarle a nuestro planeta. Y a Keith Richards, por supuesto.

Código de descuento SMW CDMX

Como sé que les gusta dejarlo todo para el último momento, les dejo un código de descuento por si deciden comprar su pase para el festival (es válido hasta mañana miércoles 1 de junio a las 11:59pm):
1.- Accedan a socialmediaweek.org/mexicocity/attend/
2.- Utilicen el código smw4you al comprar un Campus Pass

Espero verlos allí.
See you later, alligator 🙂

Sebastián Tonda y cuando Internet hablaba por teléfono…

TEDxMexicoCity - Cerrando brechas

Si tienes un rato libre, quizá quieras dedicar doce minutos a escuchar la charla que impartió Sebastián en la última edición de TEDxMexicoCity. De Verbal y otras aventuras:

A nadie le importa

Caminando ayer por el Paseo de la Reforma me topé con este “monolito optimista” (gracias por la definición, Mole *puedes hacer click sobre la imagen para verla a mayor tamaño*) en el que, supuestamente, se lleva el recuento de cuántas personas usan diaria y anualmente el sistema de bicicletas públicas de la ciudad:

Panel de uso de Ecobici

Pero como no había ningún dato más (de ciclistas el día anterior, o el mes pasado, o cuántos coches dejaron de usarse por usar bici, o cuánto menos se contaminó la ciudad, o algo con lo que comparar si mil y pico ciclistas en un día es mucho o poco, por poner un ejemplo), todos los viandantes, ciclistas y, por supuesto coches, pasaban de largo sin prestar la más mínima atención al letrerito con el recuento de personas, y a mí se me volvió a quedar cara de Buster Keaton:

Y para acompañar dicha cara por la escena, se me vino a la mente la famosa escena de la serie “House of Cards”, en la que su protagonista (Frank Underwood) le dice esto a un homeless que protesta enfurecido frente al Congreso:

“Nobody can hear you. Nobody cares about you. Nothing will come of this.
*”Nadie puede oírte. A nadie le importas. No va a pasar nada pese a tu esfuerzo.”*

Vagabundo en "House of cards"

Quizá sea un buen tip para esas marcas (y sus creativos) que quieren instalar pantallas en algún lugar para que la gente pueda leer, por ejemplo, tweets propios y ajenos. Nadie los lee. A nadie le importa. Y no va a pasar nada pese a ese esfuerzo.

Nuestro primer proyecto con Google Glass: Apoya a Daniela en la Nike We Run

Como ya sabrán los que me sigan en redes sociales, en Flock disponemos desde hace unos meses de unas Google Glass. Así que un día, pasado el momento de emoción en el que todo el mundo las usaba un rato, nos pusimos a pensar qué podíamos hacer con ellas, ya que (claro) no hay ningún brief de clientes que pidan algo que las incluya específicamente. Fue entonces cuando se nos ocurrió que podíamos contar la historia de Daniela Velasco.

Daniela compitiendo en la final de los JJOO 2012

Daniela Velasco es una chica mexicana que, con apenas 17 años, consiguió la medalla de bronce en los 400 metros lisos en la categoría T12 (atletas con un campo visual menor a cinco grados) de los Juegos Paralímpicos de Londres 2012.

Y como Daniela es, por encima de cualquier otra condición, una atleta de élite, nos pareció interesante plantearle un nuevo reto: el de, por un día, no correr en una pista de atletismo, sino dejar esa pista atrás y correr acompañada por otras veinte mil personas los 10 kilómetros de la We Run, la carrera que Nike organiza anualmente en las principales capitales de México.

Continue reading Nuestro primer proyecto con Google Glass: Apoya a Daniela en la Nike We Run

Comprando y descargando música

Descarga de canciones de iTunes

Ya saben que por aquí somos heavy-users de Spotify (con peticiones extrañas o recomendaciones de uso), pero resulta que, de un tiempo a esta parte, he vuelto a comprar mucha música en la tienda de iTunes.

¿Motivos? Tres.

El primero es el de que que en la Ciudad de México la conectividad es casi una quimera en determinadas zonas, así que, aunque mi teléfono diga 3G, el acceso a mi cuenta de Spotify es nulo (sí, ya sé que puedo activar que determinadas canciones se puedan escuchar en modo offline, pero no voy a andar marcando para escuchar offline todo lo que escucho).

El segundo es el de que mucha música que me gusta no está en el catálogo de Spotify, algunos discos de Draco, por poner un ejemplo bastante reciente.

El tercero es que mucha música que me gusta vive en plataformas como Soundcloud o Stereomood, que no disponen de un método de escucha “offline”, salvo que descargues los temas correspondientes.

Conclusión: al final, para poder escuchar la música que me gusta, compro los temas en la tienda de iTunes o los descargo en mi ordenador para sincronizarlos con mi teléfono, y así poder tener la música almacenada de forma física, sin necesidad de depender de una conexión a Internet.

Qué cosas, ¿no?
¿A alguien más le pasa algo similar?

La curva de aprendizaje de los parquímetros

Un fenómeno pintoresco que uno puede observar últimamente en las calles de la Ciudad de México es la cara de asombro de aquellos que intentan usar por vez primera uno de los (relativamente) nuevos parquímetros instalados para conseguir el ticket que les permita ocupar el espacio público con sus coches durante un determinado tiempo.

Curva de aprendizaje

La cara (a mí, al menos) remite directamente a las gráficas que explican la curva de aprendizaje de cualquier dispositivo; ya sabéis, aquello de cuanto aprendes o cuantas cosas puedes hacer con él en cuanto tiempo, y dependiendo de la forma de la curva puedes determinar la facilidad o complejidad de uso. Y por las caras, insisto, parece que más que curva fuera una línea recta pegada al eje vertical, porque la verdad es que usar un parquímetro en la Ciudad de México es MUY complicado.

Continue reading La curva de aprendizaje de los parquímetros

Semáforos que bailan

Aquí somos devotos de los detalles en los semáforos, así que si alguien llegara una noche y hackeara uno para que los muñequitos que aparecen no sólo caminaran, sino también bailaran o se acostaran, no podríamos sino caer rendidos de admiración.

Así que hoy caemos rendidos de admiración por Adrián Santuario, cuyo proyecto ¡Mira cómo bailo! consiste precisamente en eso, en alterar las luces de los semáforos de la Ciudad de México de esta forma tan simpática:

Click aquí para leer más información sobre ¡Mira cómo bailo!.

So much win!
Gracias Idida por contarme de este proyecto 🙂

Arte generativo prehistórico en Zona Maco

Como ya sabréis, porque hemos escrito mucho sobre nuestro proyecto para Nike, la pasada semana se celebró Zona Maco, una feria de Arte Contemporáneo que se celebra en la Ciudad de México desde hace diez años. Y como llegó un punto en que la Freestore estuvo terminada y ya la única preocupación era que todo funcionara correctamente, decidí darme una vuelta para ver el resto de obras expuestas, encontrándome con ésta de Francisco Ugarte que constaba de tres proyectores (los de la imagen que abre este post) de diapositivas “programados” para cambiar la imagen proyectada cada uno a su propio ritmo:

Para posteriormente extraer lo proyectado por los tres dispositivos en diversas obras impresas, que eran las que estaban a la venta:

Y me pareció bellísimo (y hasta romántico) esta especie de “arte generativo prehistórico” en una época donde ya sabemos que el futuro será analógico facilitado digitalmente.

Y es que, más allá de los prejuicios con los que inicié mi visita (alimentado por alguna visita previa a otra famosa feria del mismo tema, ARCO) y del hecho de que muchas de las obras expuestas en Zona Maco 2013 ya las he visto hace ocho o diez años en el mundo publicitario, tengo que decir que terminé terriblemente inspirado, probablemente más por las cosas que se me ocurrieron por el camino que por las propias piezas que vi (con excepciones como la que narro en este post). Supongo, y perdonad quizá mi inocencia, que también ese es el propósito de una exposición, no se os vaya a olvidar.