Imágenes hermosas sin motivo aparente, capítulo 31

Un par de imágenes hermosas sin sentido aparente para finalizar esta semana. La primera de ellas la encontré en algún lugar de Internet, un mensaje de atención de los empleados de una Apple Store para una usuaria que, tras probar alguna de las máquinas de la tienda, había dejado abierta su sesión:

Como lo que suele hacer la gente cuando tienen acceso a una cuenta ajena es trollear y vandalizar, dejar esta imagen-recordatorio me pareció de lo más refrescante. Si eres de los primeros, a ver si tomas nota.

La segunda de las imágenes me la encontré en la cuenta de Instagram de Gaby Cisneros, un recordatorio impreso en una camiseta de lo importante que es tener una opinión, aunque no necesariamente sea correcta:

El interfaz de Path

Suelo darme de alta en cuanto servicio online se me cruce por el camino, aunque luego no hago mucho con ellos porque no me doy el tiempo necesario para investigar de qué se tratan. Y luego, cuando algún amigo me habla del tema, recuerdo que tengo cuenta allí o allá y es entonces cuando comienzo a utilizarlos.

Construida para que publiques tus status, canciones, localizaciones, etc. en una línea de tiempo en la que puedes hasta dormirte y despertar, algo así me ocurrió con Path, esa red social que limita tu número de contactos a 50 personas, después de que Edgar me enseñara la aplicación en funcionamiento, que posee uno de los más finísimos interfaces que haya visto (“smooth” es la palabra adecuada).