Niños y tecnología

La representación en el imaginario colectivo de la expresión “niños y tecnología” es la de alguien menor de diez años usando un teléfono o una tablet. Es una imagen limitada, que carece de matices mucho más interesantes como la relación con el dispositivo (por qué usar un ratón o un teclado, si puedes usar tu voz) o la relación de esos niños con conceptos aparentemente abstractos para ellos (por ejemplo, el dinero).

Por motivos quizá más que obvios, uno de los temas que más me interesa en la actualidad es el acercamiento de los niños a la tecnología, sobre todo porque creo equivocado nuestro enfoque de adultos que piensan constantemente en la misma como una fuente de posibles peligros. Quizá sea porque la explosión tecnológica sucedió ante nuestros ojos y, al desconocerla y no poder dimensionar sus consecuencias, no podemos percibirla de la forma natural e inocente en que lo hacen los más pequeños.

Pero tras leer un par de libros sobre el tema el pasado fin de semana pareciera que la solución como padres a los problemas que la tecnología ocasiona sea privar a los niños de ella, en vez de considerarla como lo que creo es, una de las más poderosas herramientas de expresión y desarrollo personal que jamás hayan existido. Negársela a los niños por los peligros que pueda conllevar (para qué salir a la calle, si te puede atropellar un camión) en vez de guiarlos para que hallen su propio camino es cerrarles las puertas del futuro.

Y para hablar de esa y otras cosas me vi un día en la televisión:

Y también en el vídeoblog de Ana Paola, mejor conocida en las redes como “Mamá Gallina”:

Dados para crear historias: Story Cubes

Estas pasadas Navidades me topé en una librería de la Ciudad de México con estos pequeños dados: Rory’s Story Cubes.

Quizá no estén tan enfocados al Diseño de Futuros como el juego de cartas “The Thing From The Future”, de Situation Lab, pero son sin duda una gran herramienta para la creación de historias y el desarrollo de la imaginacion.

Funcionamiento de Story Cubes

Su funcionamiento es muy simple, lanzas los dados de cualquiera de los sets (de detectives, mitología, etc.), que puedes usar juntos o por separado, y eliges tres de los iconos resultantes para componer una historia breve con ellos.

Por ejemplo, ¿qué historia se te ocurre con una pieza Alfil de ajedrez, unas esposas y un bloc de notas?

Más información:
Rory’s Story Cubes

Singularity University en México

La Universidad de la Singularidad se autodefine como “una institución académica en Silicon Valley cuya finalidad es ‘reunir, educar e inspirar a un grupo de dirigentes que se esfuercen por comprender y facilitar el desarrollo exponencial de las tecnologías y promover, aplicar, orientar y guiar estas herramientas para resolver los grandes desafíos de la humanidad'”.

Pero más allá de la definición o de dónde proviene su nombre (tema que creo que puede ser mucho mejor explicado por Jorge Camacho), lo que a mí me resulta interesante es el filtro que aplican para analizar el calibre de las ideas que la gente les presenta buscando apoyo:
“¿Tu idea es capaz impactar a un billón de personas en los próximos cinco años?”

Si sí, la apoyan. Si no, muchas gracias por tu visita.

Así que con este primer dato en mente quizás os pueda interesar este workshop que organizamos desde Flock (nuestro CEO, Sebastián Tonda, es el Embajador de Singularity University en México) el próximo 12 de Noviembre, trayendo a la institución a México para emprendedores y publicistas-no-publicistas que busquen algo más que premios publicitarios:

Y queda una plaza para asistir, así que si estás interesado/a mándame un correo a granatta AT wannaflock.com contándome qué quieres aprender y por qué deberías ser tú quien asista al evento… ¡os esperamos!

Buscamos inventores

Las horas de las personas que trabajan en una agencia se ven devoradas, a menudo, por la cantidad de cosas que hay que hacer en el día a día. De alguna manera, se cumple ese viejo axioma donde lo urgente derrota a lo importante, así que se vuelve complicado introducir pensamientos laterales de algún tipo a la comunicación de las marcas para las que trabajamos, ya que siempre hay otro logo por retocar, otra idea que pensar para mañana, u otra reunión convocada de imprevisto para tratar algo que ya se trató en alguna otra reunión previa convocada de la misma forma.

Por eso, estamos buscando a una persona que quiera trabajar con nosotros en JWT México, liberado de ese día a día que nos quita tiempo a los demás, y con una única e importante tarea que es la de inventar cosas. Que parece simple, pero no fácil, porque el inventor que buscamos debería cumplir las siguientes características:

– Capaz de inspirar a los equipos de desarrolladores (creativamente) y a los equipos creativos (tecnológicamente) de la agencia por igual. Un creativo tecnológico, por llamarlo de alguna manera. Igual ni nombre tiene, aunque será parte de su trabajo el descubrirlo.

– Capaz de programar desde una aplicación de teléfono hasta alguno de los microondas de la agencia para hacer palomitas. O sea, fluido (o con posibilidades de fluidez con una ligera adaptación) en AS2/AS3, jQuery, HTML5, Cinder, openFrameworks, PHP, Cocoa y Objective-C, Java, Flex, Android y/o cualquier otro de estos lenguajes de programación y frameworks que se suelen indicar cada vez que alguien hace una lista de estos lenguajes de programación y frameworks.

– Aficionado a la interacción hombre-máquina, y por consiguiente amante de Processing, de las placas Arduino y de su framework de desarrollo. Alguien que, por ejemplo, sepa más de robótica que de moda, aunque no nos molesta si sabe de moda. O que cuando ve a alguien jugando con Kinect se pregunta cómo están hechos los engranajes de la aplicación que permite a la gente usar su cuerpo como control.

– Amante de iniciar, dar seguimiento y concluir (solo o acompañado) proyectos laterales como Enchingatown, Who’s Daft Punk? o Bedtime Tunes.

– Valiente y con capacidad de decisión para salirse de su escritorio. De los que saben que a veces los mejores lugares para algunos de sus inventos serán un escaparate, estar atados en un globo, el interfono de la agencia o una red distribuida de palomas que viajan por todo el país.

– Fluido en memes y 4Chan, capaz de distinguir un “Like a Boss” de un “Zombie Kid”. Pero que no se olvide de quienes eran Hendrix o Piazzolla y que sepa que Benedetti no tenía una franquicia de pizzas. O que “El Grito” es de Munch, y no del malo de la máscara de Scream. O sea, una buena mezcla de cultura sobria y cultura pop, como quien dice.

Así que si eres esa persona, si estás interesado/a, y si reconoces al menos 12 de los 15 logos que aparecen en la imagen de Salles que abre este post, por favor escríbeme a dani.granatta AT gmail.com, porque nos urge contactar contigo. Y si no eres esa persona, o no te interesa, al menos ayúdanos republicando este post en Twitter o en Facebook.

Ah, y gracias de antemano 🙂