La curva de aprendizaje de los parquímetros

Un fenómeno pintoresco que uno puede observar últimamente en las calles de la Ciudad de México es la cara de asombro de aquellos que intentan usar por vez primera uno de los (relativamente) nuevos parquímetros instalados para conseguir el ticket que les permita ocupar el espacio público con sus coches durante un determinado tiempo.

Curva de aprendizaje

La cara (a mí, al menos) remite directamente a las gráficas que explican la curva de aprendizaje de cualquier dispositivo; ya sabéis, aquello de cuanto aprendes o cuantas cosas puedes hacer con él en cuanto tiempo, y dependiendo de la forma de la curva puedes determinar la facilidad o complejidad de uso. Y por las caras, insisto, parece que más que curva fuera una línea recta pegada al eje vertical, porque la verdad es que usar un parquímetro en la Ciudad de México es MUY complicado.

Continue reading La curva de aprendizaje de los parquímetros

Semáforos que bailan

Aquí somos devotos de los detalles en los semáforos, así que si alguien llegara una noche y hackeara uno para que los muñequitos que aparecen no sólo caminaran, sino también bailaran o se acostaran, no podríamos sino caer rendidos de admiración.

Así que hoy caemos rendidos de admiración por Adrián Santuario, cuyo proyecto ¡Mira cómo bailo! consiste precisamente en eso, en alterar las luces de los semáforos de la Ciudad de México de esta forma tan simpática:

Click aquí para leer más información sobre ¡Mira cómo bailo!.

So much win!
Gracias Idida por contarme de este proyecto 🙂

Arte generativo prehistórico en Zona Maco

Como ya sabréis, porque hemos escrito mucho sobre nuestro proyecto para Nike, la pasada semana se celebró Zona Maco, una feria de Arte Contemporáneo que se celebra en la Ciudad de México desde hace diez años. Y como llegó un punto en que la Freestore estuvo terminada y ya la única preocupación era que todo funcionara correctamente, decidí darme una vuelta para ver el resto de obras expuestas, encontrándome con ésta de Francisco Ugarte que constaba de tres proyectores (los de la imagen que abre este post) de diapositivas “programados” para cambiar la imagen proyectada cada uno a su propio ritmo:

Para posteriormente extraer lo proyectado por los tres dispositivos en diversas obras impresas, que eran las que estaban a la venta:

Y me pareció bellísimo (y hasta romántico) esta especie de “arte generativo prehistórico” en una época donde ya sabemos que el futuro será analógico facilitado digitalmente.

Y es que, más allá de los prejuicios con los que inicié mi visita (alimentado por alguna visita previa a otra famosa feria del mismo tema, ARCO) y del hecho de que muchas de las obras expuestas en Zona Maco 2013 ya las he visto hace ocho o diez años en el mundo publicitario, tengo que decir que terminé terriblemente inspirado, probablemente más por las cosas que se me ocurrieron por el camino que por las propias piezas que vi (con excepciones como la que narro en este post). Supongo, y perdonad quizá mi inocencia, que también ese es el propósito de una exposición, no se os vaya a olvidar.

Interrupciones e interrupciones

Está uno comiendo y charlando con los amigos tan tranquilamente, cuando alguien decide que es momento de interrumpir:

Me pareció entonces tan relevante este tweet que Salles publicó hace algún tiempo:

Pues sí, oiga, ¡déjennos comer tranquilos! (y eso que estos no desafinaban tanto…)

O algo de fierro viejo que vendan…

Ya hemos hablado aquí alguna vez de los vehículos bizarros que puede uno encontrarse por las calles de la Ciudad de México, como por ejemplo, ese carrito que vende camotes silbando como Nazgûl.

Pero esto que traigo hoy es mucho más pintoresco, porque si bien es cierto que el anterior da miedo, este otro te hace llegar a las cotas más bajas de la desesperación, con una locución grabada que pide una y otra y otra y otra y otra y otra vez que la gente les venda esos electrodomésticos y objetos de metal que tengan en casa y que ya no les sirvan:

Si acabamos locos los que escuchamos al coche pasar, no quiero ni pensar como debe ser para el que lo conduce. Y es que si uno pensara en una posible representación visual de tan molesto vehículo, el resultado sería tal cual como la dibujó Gabriela:

“O algo de fierro viejo que vendaaaaaaaaaaan…”.
Las calles del DF.
Oh my God, help!

Y tembló en la Ciudad de México

Estábamos todos ocupados hace unos días (el 20 de Marzo) cuando, de repente, se puso a temblar en la Ciudad de México. Aunque ya había vivido temblores estando aquí, ninguno había sido tan fuerte como éste, y lo mismo debieron pensar el resto de alarmados habitantes de la ciudad, así que con el recuerdo del desastre de 1985 esta era la crónica general en los periódicos de dentro y fuera de México:

Muchos amigos me preguntaron luego que qué es lo que se siente durante un temblor de semejante magnitud, y lo cierto es que no sabe uno muy bien qué responder. Es una especie de meceo como el que se da en un barco cuando el mar está revuelto, y asusta mucho. Pero el cómo transmitir el qué se siente o cómo se siente lo logra mucho mejor este vídeo que me encontré entre los tweets de Luis Gaitán. Vean cómo se mueve el Ángel del Paseo de la Reforma (y escuchen las voces asustadas de quienes están filmando):

Pues sí, qué miedo :S

Imágenes hermosas sin motivo aparente, capítulo 26

Dos nuevas imágenes hermosas (o curiosas) sin motivo aparente para este sábado. La primera de ellas me la dejó Mark Escobedo en mi muro de Facebook, un hogar donde tienen clara la religión que profesan:

La segunda se la tomé prestada a Poncho Guerrero, una imagen de cómo se ve el andén (y sus accesos) en una hora pico en la estación de metro Tacubaya de la Ciudad de México:

Taxis mexicanos en Varsovia

Caminando por Varsovia, capital de Polonia me encontré estacionado lo siguiente:

El shock cultural fue impresionante ¿qué hacían esos vochos color verde tóxico ahí, como si el D.F. hubiera sido exportado piedra por piedra y reconstruido en Europa del este?

Me di cuenta que era el servicio de entrega a domicilio de The Mexican, un restaurante mexicano bastante famoso en la ciudad. Conforme pasé más días ahí, noté que había más restaurantes mexicanos que restaurantes japoneses o chinos. Al parecer los polacos se ven muy atraídos por lo nacional, por todo el mito de México; el estereotipo se perpetúa, pero a la vez da prevalencia a la cultura mexicana. Además todos han visto todas las telenovelas de Televisa dobladas al polaco y se saben todas las tramas. Ellos AMAN México (o por lo menos lo que ellos creen que es).

La publicidad mexicana no refleja toda esa fuerza cultural, fuerza de la que tiene potencial ¿qué la detiene? ¿qué tienen las telenovelas que no tengan las ideas publicitarias?

Amor zombie

Imagino que se refería a este amanecer

Un día en Integral DF

El sábado pasado tuve la oportunidad, junto a otras diez personas, de ser parte del jurado que eligiera las ponencias que se presentarán en la edición de 2011 de TEDxDF el próximo 5 de Noviembre. Con más de ochenta propuestas para revisar, que ocuparon nuestro tiempo durante más de cinco horas, menos mal que el lugar escogido para la ocasión fue uno que nos hizo sentirnos como en casa: las instalaciones de Integral DF.

Continue reading Un día en Integral DF