Dejando Huella y los dos tipos de aplauso

Hay dos tipos de aplauso en un evento con público, el enfervorecido y apasionado de a quien *figuradamente* le volaron la cabeza (véase, concierto de rock) y el sosegado y profundo de a quien le tocaron *de verdad* el corazón (véase, concierto de una orquesta sinfónica).

DH/12+1 - Dejando Huella 2010

Pero comenzaré por el principio; pasé el último fin de semana en Querétaro, donde impartí una conferencia en el evento Dejando Huella, que organiza anualmente y desde hace trece años el estudio Tipos Libres. Suele ser un cliché hablar de lo bien organizado que estuvo todo y de la gran convivencia entre todos los que acudimos para participar, así que mejor ilustraré el cliché con una anécdota.

Aterricé en Querétaro el mismo día de mi charla, a primera hora de la mañana. Una vez en el hotel me llevaron al comedor, donde estaba desayunando el resto de personas que impartían talleres y conferencias, y ya saben que en México es costumbre saludar con un apretón de manos (o similar) a alguien si lo conoces por vez primera, pero en cambio hay un abrazo si te reencuentras con alguien con quien ya tienes una cierta amistad/relación (esto es algo que confunde especialmente cuando te topas con alguien de nacionalidad no mexicana, que a veces reservan los abrazos para otras ocasiones u otro tipo de personas, como familiares, etc.)

Continue reading Dejando Huella y los dos tipos de aplauso