Cómo pedir trabajo en una industria creativa (sin perder la fe en la humanidad)

Nota: Artículo publicado previamente aquí.

Entrevista de Spud en Trainspotting

Escribí esta entrada después de revisar más de 100 portafolios que llegaron a la agencia para diversos puestos. Lo que vi me hizo pensar que los siguientes consejos parecen tan obvios que nadie se ha tomado la molestia de darlos (o si ya existen, de difundirlos).

Estos consejos se enfocan en trabajos “creativos” (véase las comillas), aunque seguramente uno que otro puede serte útil sin importar a lo que te quieras dedicar.

Regla de Oro: NADIE TIENE TIEMPO
Las ofertas son muchas, la basura demasiada, el tiempo poco y la paciencia escasa. Si tienes esta regla de oro en mente al momento de pedir trabajo, todo lo demás se volverá obra del sentido común.

Sé Conciso
No es necesario que adornes tu petición con formalidades rimbombantes ni “ocurrencias ingeniosas”. Un mail directo no mayor a dos párrafos basta: quién eres, qué haces, puesto actual, disponibilidad y link a tu book.

Ten un portafolio funcional
Después de tu (conciso) mail, lo próximo que hará tu reclutador (que suele ser tu jefe inmediato) es ver tu trabajo. En las industrias creativas pesa más tu portafolio (lo que has hecho) que tu currículum (lo que dices haber hecho). Así que por el amor de Dios, haz que tu trabajo SEA FÁCIL DE VER.

Ten tu trabajo en línea, en un sitio sencillo, funcional y responsivo. Hoy día existen muchas opciones que te permiten hacerlo sin necesidad de saber programación: Behance, Clorofot, o incluso templates gratuitos como http://hasaportfolio.com/ (Tumblr) o http://northeme.com/theme/workality-lite/ (WordPress).

Extra tip: No mandes tu trabajo en sitios Flash. Evita en lo posible los archivos adjuntos. Quedan estrictamente vetados los Power Points.

Tienes treinta segundos de atención, así que APROVÉCHALOS
¿Te has fijado que en las búsquedas de Google no sueles pasar de los primeros 5 resultados? La misma lógica aplica cuando alguien revisa tu portafolio: lo primero que ve es con lo que se queda.

No leemos, escaneamos, así que SIEMPRE pon tu mejor trabajo por delante. Si logras convencer con tus primeras piezas que eres alguien interesante, seguramente el empleador se tomará unos minutos más para ver el resto.

Extra tip: Organiza tu trabajo de forma que sea fácil de ver y entender: imágenes grandes y explicaciones sencillas no mayores a dos párrafos.

Muestra tu potencial
Ya sea porque nunca has trabajado o porque los lugares donde has estado te robaron el alma, a veces no tienes nada profesional digno de presumir. Si es el caso, haz que tu portafolio muestre potencial.

La creatividad es más grande que una profesión. Sketches, ilustraciones, aplicaciones, prototipos, un comic, un artículo en una revista, cuentos, vines, un robot, un negocio, un emprendimiento, buenos tweets, un movimiento social, porno… cualquier cosa que hable de tu potencial creativo será mejor que todo ese trabajo real que desearías nunca haber hecho.

Extra tip: Mostrar tu potencial no significa poner TODO lo que has hecho. Muestra solo lo que sea digno de presumir.

Ofrece cuando busquen
No te desgastes a ti ni a los demás. No hay nada más cansado que te ofrezcan algo en lo que no estás interesado (pregúntale a los Testigos de Jehová o a la propia publicidad). Ley de la Oferta y la Demanda: si quieres aumentar tus probabilidades, ofrece tu trabajo cuando alguien lo esté buscando y si tienes lo que está buscando.

No desesperes, el empleo en las industrias creativas es rotativo: siempre hay necesidad de encontrar nuevo talento. Mientras esperas, enfócate en preparar un buen portafolio para cuando se presente la oportunidad, en vez de convertirte en un spam humano.

Extra tip: Casi siempre tu jefe inmediato hace la labor de Recursos Humanos. Sigue en Twitter a personas y lugares donde te interesaría trabajar; suelen ser la vía más rápida para enterarte de nuevas oportunidades.

Nada funciona si no tienes nada que mostrar
De poco sirve la buena publicidad si el producto es malo. Lo mismo aplica a lo que haces. Asegúrate que tu trabajo sea el mejor respaldo de lo que pides. Y si no es así, esfuérzate por conseguirlo.

Kenia y su historia de piratas

Portada de la revista "Domingo" - 16 Junio 2013

Conocimos a Kenia porque un día le tocó cubrir el proyecto “Yo hago al América”, que habíamos realizado en nuestro anterior trabajo, para el especial Monstruos de la Mercadotecnia que cada año lanza la revista Expansión en su edición de México. La casualidad quiso que, días después de que aquel reportaje sobre Nike viera la luz, nosotros anunciáramos nuestra salida de JWT, así que Kenia, a la que no conocíamos en persona, nos buscó para saber el porqué de aquella decisión.

Y fue de aquella charla decembrina de donde surgió su idea de contar la historia de por qué nos íbamos en Domingo, una de las revistas para las que colabora y que se entrega cada domingo con el periódico El Universal. Esa historia en forma de reportaje (que sufrió diversas modificaciones para agregar nuestro primer proyecto para Nike de este año) salió publicada, por fin, el pasado domingo 16 de Junio, y aunque habíamos visto muchas veces el texto previo he de decir que quedamos gratamente sorprendidos de lo bien que se ve todo una vez maquetado y publicado:

Reportaje en la revista "Domingo" - 16 Junio 2013

El reportaje también puede leerse online, pero en este punto y, una vez más, Papel > Internet.

Cabe agregar que la cita con la que cierra el texto no es de Borges, sino de Benedetti; probablemente después de tanto café se me traspapelaron los nombres, pero detalles más, detalles menos, sólo queda por decir: ¡Gracias, Kenia!

Diagrama para entrar o no entrar a nuestra oficina

Cuando uno llega a una oficina y la puerta está cerrada uno nunca sabe si debe/puede llamar o pasar, y como era frecuente que nuestras reuniones se vieran interrumpidas por cualquier anécdota, decidimos adornar la puerta de nuestro espacio en Flock con un vinil que se ve de esta forma:

Y aquí en detalle, por si no se lee bien en la fotografía:

Por último, una versión descargable del mismo en PDF e Illustrator, por si tenéis el mismo problema y queréis utilizar éste o modificarlo (las medidas son las de la puerta de nuestra oficina) de acuerdo a vuestras necesidades: click aquí para descargar.

Eso debería bastar…

Los doodles de Salles: mi proyecto favorito de 2012

No es porque sea amigo o trabaje con él, pero envidio (mucho) la productividad de Salles. De entre todas las cosas que hace la que más me ha gustado, al punto de que creo supera a veces al original, es su proyecto No Doodles, que él mismo define de esta forma:

No Doodles es un proyecto sin fines de lucro, sin objetivos malvados, sin pensamientos perversos y sin publicidad rondando. Su razón de ser es únicamente divertir a quien lo hace y de paso divertir a quien lo mira con un formato que es ahora parte de la cultura popular: los doodles. Dicho lo anterior: no me demandes, Google.

No puedo ser imparcial, su No Doodle de hoy está dedicado al nacimiento de Carl Sagan, del que ya saben es mi “Ratatouille” personal.

Click aquí para ver más No Doodles.

Hacer is the new Decir: Hola, Flock

Pues sí, nos vamos a Flock.

“¿¿Cómo??
¿¿A Flock??
¿¿Pero no decían que se iban de la publicidad??
Pero si Flock es una agencia, lo único que han hecho es cambiarse de bando.
Me han decepcionado.
Se han vendido, esperábamos más de ustedes, tenían que haber montado su propia empresa.”

Ese es el mensaje más recurrente que he leído y escuchado en las últimas horas desde que salió la noticia de a dónde vamos a ir a parar. Joder, cómo están de crispados los ánimos.
Pues sí, nos vamos a Flock. O no. Pero sí.

Bueno, les explico. Porque mi percepción sobre Flock era la misma que probablemente tengan los de la frase terrible de arriba: una compañía pequeña que hacía Social Media para marcas, y que nadie sabe muy bien cómo iba ganando terreno en el radar de la publicidad digital mexicana. Y eso pensaba yo hasta que mi paisana Carmen Ruiz (Chief Marketing Officer de Flock) me presentó a su CEO, Sebastián Tonda.

Continue reading Hacer is the new Decir: Hola, Flock

Hasta otra, JWT México

Nota previa: Este no es un post que intente ser amable, pero sí lleno de esperanza.


* de izquierda a derecha: Nicko Nogués, Daniel Granatta y Eduardo Salles *

Hay días y días, y hay unos días más especiales que otros. Y este 28 de Septiembre lo es para Nicko, para Salles y para , porque hoy es el día en que dejamos la disciplina de JWT México

No nos vamos por estar mal o a disgusto. Tampoco nos echan. Ni nos vamos por dinero. En realidad nos vamos en busca de nuevas aventuras bajo otra insignia, más de bandera pirata, a surcar otros mares. Y en realidad no nos vamos de JWT porque JWT no es el problema. El problema tiene más bien que ver con el contexto en el que viven las agencias de publicidad: el mundo de la publicidad. Hoy, 28 de Septiembre de 2012, dejamos la publicidad para dedicarnos a otra cosa, en un movimiento que para los tres tiene más que ver con cambiarse de carrera que con cambiarse de agencia.

Continue reading Hasta otra, JWT México

8+1 lecciones de Cannes Lions (desde Cannes)

No me considero ningún gurú de la publicidad, y puede que los siguientes puntos estén llenos de errores. Sin embargo, quiero compartirles las 8 lecciones + 1 que aprendí de mi participación en la 59ª edición de Cannes Lions:

1. No te guíes por el reel.
Viendo los entries fue obvio que muchas agencias trataron de imitar tonos o recursos ganadores de años pasados. Error *Sonido de tache de catafixia*. Los jurados no son ni máquinas ni dioses: tienen una visión particular de lo que debería ser una pieza ganadora, y cada año cambia. Hacer algo guiado por el reel es querer agradarle a un jurado que el próximo año no estará juzgándote.

 2. No te obsesiones en ganar.
A algunas personas simplemente les obsesiona ganar un León de Cannes. Piensan tanto en ello que basan su esfuerzo y su talento en hacer piezas que puedan ganar. Error *Otro sonido de tache de catafixia”. Citando a Warhol, “tan pronto como dejes de querer algo, lo consigues”. Los premios existen para premiar el trabajo, no el trabajo para ganar premios.

3. Contar una pieza también es una pieza.
En Cannes no ves piezas, ves sus historias. Salvo categorías directas (Print, Film, Outdoor o Radio), todo trabajo necesita ser explicado. Me impresionó lo mal contadas que estaban muchas ideas que, en esencia, parecían ser buenas. También había grandes producciones para ideas muy malas, algo así como una película mediocre que abusa de los efectos especiales. En cambio, las ideas brillantes se contaban de forma sencilla y se entendían rapido. Así que ya lo sabes: si tu idea es buena, cuéntala de la manera más simple posible. Y consigue a un guionista que te ayude.

4. Olvídate de los chistes.
Los chistes publicitarios funcionaban en el 2002, cuando todos hacían chistes. Hoy día eso ya no funciona. No es casualidad que Cannes haya quitado la palabra “advertising” de su nombre y la haya reemplazado por “creativity”. Las agencias ya no compiten entre sí por ser el bufón de la corte; ahora requieren soluciones a problemas reales, que es finalmente de lo que se trata la creatividad. La nueva competencia es Google, Instagram, Twitter, Yahoo, las Start Up, los inventos, la innovación tecnológica, los no-publicistas, los diseñadores, los locos, los Lolcats, Internet, la gente, cualquier buena idea. ¿El Grand Prix Titanium de este año? La Fuelband. Un invento. Una idea de negocio. Creatividad.

5. Sé relevante.
Cuando revises el reel de Cannes (olvida un poco lo que dije en el punto 1 para hacer este ejercicio) te darás cuenta que la gran mayoría de las piezas ganadoras son, en algún sentido, relevantes. Quizá te sorprenderá descubrir que muchas de ellas ya las habías visto antes en YouTube, en blogs de tendencias y que incluso hasta las habías compartido sin saber que “eso” era publicidad. Esto sucede porque parten de un problema, de un insight concreto que conecta para volverlo contenido pertinente. Y lo mejor de todo: intentan resolver el problema.

6. Integra.
Este año hubo agencias que ganaron hasta ocho leones con una misma campaña. ¿El secreto? Su idea era más grande que el formato, así que abarcaba los diferentes medios donde terminaron ganando. Hoy día valen más las ideas que integran varios medios para realizarse que las ejecuciones que no trascienden sus propios formatos. Así que en lugar de tener a las personas pensando en 70 prints proactivos, convendría más para los esfuerzos y el talento de las agencias comenzar a pensar en más campañas que puedan tocar diversos nodos.

7. Cualquiera puede tener una gran idea.
Jonathan Mak, el ganador del Gran Prix de Outdoor de este año (sí, el mismo que hizo este famoso logo) es un director de arte de tan solo 20 años. Los dos oros de mi agencia vienen de una dupla Copy-Arte sr. Incluso los ganadores de “Future Lions” -el concurso global de AQKA para estudiantes de publicidad- tuvieron ideas que fácilmente podrían haber peleado por un Oro o un Grand Prix. Aprende de la gente que está arriba, pero valora a la que está abajo y ve a todos como iguales. Las grandes ideas pueden venir de donde sea. El talento de un equipo está en volverla real.

8. Seguimos sin entrar a digital
Latinoamérica fue la región más pobre en cuanto a digital. No es casual: el contexto tecnológico es fundamental para el crecimiento de la categoría, y el mundo hispano todavía gatea. Japón y Estados Unidos, las dos puntas de lanza tecnológica, fueron las que más metales consiguieron en el ramo. Es difícil luchar contra el contexto, pero son las batallas ganadas las que, poco a poco, terminan modificándolo.

+1. Deja que tu trabajo hable por ti.
Dan Wieden, el dueño y fundador de la mejor agencia del mundo (W+K) dijo al recibir el León de Saint Mark que le emocionaba entender que ahora no entiende nada de publicidad. Lecciones de humildad aparte, creo que tanto agencias como personas deberían gastar menos tiempo de soberbia y más trabajando en lo que les gustaría lograr. No es que esté mal sentirse orgulloso del trabajo bien hecho, pero primero hay que tenerlo. Y lo más importante: ayudar a otros para que también lo consigan.

Espero que los 8+1 puntos anteriores sean de provecho. Que vengan más leones, pero sobre todo, que haya mejor publicidad.

El fracaso como parte de la innovación


(imagen extraída de la cuenta de Flickr de sgalvez20)

Por aquello de que está unos días en Cannes y no puede protestar porque yo suba este post, aprovecho para publicar este vídeo (con el que me topé ayer) de la charla de Eduardo Salles en la pasada edición de TEDxCondesaRoma, dieciocho divertidos minutos en los que se trata un un importante tema cuando se habla de creatividad, para poder innovar es necesario que te dejen equivocarte unas cuantas veces:

Justin Bieber es Santa Claus

Justin Bieber anda de gira por México, y el fanatismo que despierta da para muchas opiniones y comentarios como éste de Salles:

Y como el número de entradas para los conciertos es limitado suelen producirse momentos de histeria y tristeza colectiva entre todas aquellas fans que se quedan sin acceso:

Continue reading Justin Bieber es Santa Claus

Marcas y gente popular en Internet

Viendo esta imagen, quizá una de las mejores que haya publicado en su blog, me acordé de lo que una vez me comentó Salles acerca de esas ocasiones en que recibe correos y mensajes de marcas y/o agencias preguntándole cuánto cobra por tweet promocional de un producto. Como supongo que lo mismo le ocurre a otros personajes como Werevertumorro o Benshorts, parece que si tienes mucha audiencia en estos lares virtuales te vuelves un medio más, un lugar en el las marcas quieren comprar un espacio para que hables de ellas y no quede así ningún rinconcito al que no lleguen fuera de sus pautas en medios tradicionales.

Y es curioso, creo, que ocurra eso en un momento en el que tantas marcas están hoy preocupadas haciendo briefs de sus productos para “jóvenes de 18 a 25 años”, los cuales son “auténticos” y “quieren vivir la vida al máximo”; marcas, en suma, confundidas ante lo voluble de la atención de su (potencial) audiencia, a la que saben que han de dirigirse de una forma distinta a la que utilizaron en los últimos años, pero sin saber muy bien el “cómo”.

Y cuando tienen varios ejemplos de ese “cómo” que buscan, de ese “cómo” que conecta con miles y miles de personan, lo que marcas y agencias hacemos es… intentar comprar espacios en esos lugares para que publiciten productos, en vez de comenzar a hablar o (en suma) comportarse de forma parecida a la de aquellos a quienes pretendemos utilizar.

Y mientras todo eso siga pasando las marcas seguirán viendo de lejos aquellas cosas de las que la gente habla, sin ser nunca protagonistas, y preguntándose eternamente (cual Sísifo) dónde están esos “jóvenes de 18 a 25 años, auténticos y que pretenden vivir su vida al máximo”.