Un taller para diseñar futuros

smart Creative Lab

smart Creative Lab es una experiencia educativa para las industrias creativas, un ejercicio de experimentación para repensar el futuro de la ciudad.

Como parte de las actividades, una serie de 16 cursos y talleres repartidos en cuatro ejes temáticos, estaré impartiendo (del viernes 28 de Julio al martes 1 de Agosto, en las instalaciones de CENTRO) un taller sobre “Diseño de Futuros”, una de las disciplinas “creativo/estratégicas” más apasionantes que podrás encontrar hoy en día, y que en contra de lo que el nombre pudiera sugerir (o alguien pensar) no tiene como objetivo predecir el futuro, sino intentar llevarnos hacia el que nos parezca más deseable.

En ese tenor, escribí la siguiente descripción para el taller:

La construcción del futuro es una misión de todos y conlleva además una responsabilidad ética.
Adéntrate en los principios del análisis prospectivo, imagina escenarios y diseña mapas que te permitan anticiparte a las tendencias y a la solución de problemas futuros.

Si estás interesado en cursar el taller, aún me quedan algunos códigos de descuento. Escríbeme un correo a dani.granatta@gmail.com para enviarte uno.

· Más información sobre smart Creative Lab
· Información sobre mi taller (temario, objetivos, fechas, precio)

Y tu marca, ¿qué quiere ser de mayor?

De mayor quiero ser...

A muchas marcas, cuando les preguntas por el futuro, te hablan de los resultados que esperan obtener en el próximo trimestre, del próximo producto que van a lanzar o de cómo piensan diferenciarse de la competencia. Porque, ya saben, la competencia viene “pisando fuerte”.

Ninguna decide dar un salto en el tiempo y verse, por ejemplo, en 2026, y así poder hacerse preguntas para averiguar si a lo que se dedicarán entonces será lo mismo a lo que se dedican ahora. O si tan siquiera seguirán existiendo.

Para las marcas, como decía Gustavo Cerati, “siempre es hoy”.

Contrastan con ese niño que desde pequeño quiere (y se empeña en) ser futbolista o esa adolescente que quiere (y se empeña en) ser estrella de rock. Y, es entonces, con ese objetivo concreto en mente (su “yo” del futuro) cuando se construyen los peldaños hacia atrás para poder llegar a subir algún día esa escalera. A veces se logra, a veces no, pero al menos (guiados por ese propósito) lo intentan.

A los que no tienen el propósito tan claro, tratamos de ayudarles a encontrarlo con esa pregunta tan tonta que hacemos a veces los adultos: Y tú, ¿qué quieres ser de mayor?

Es una pregunta muy tonta, digo, porque a esa edad muy poca gente puede tener la claridad de saber qué quieren ser dentro de diez o veinte años. Y agréguenle a ello ese factor por el que la vida siempre se ríe de los planes que le contamos.

Pero, sea como sea, sirve para ilustrar cómo funcionamos en otros órdenes de la vida. Nos fijamos un objetivo a medio-largo plazo y entonces tomamos las acciones o medidas pertinentes para intentar maximizar las oportunidades de alcanzarlo.

Y es de ahí de donde surge mi inquietud: la misma persona que le pregunta a su hijo qué quiere ser de mayor sólo se preocupa por los tres-seis-nueve siguientes meses de la compañía para la que trabaja.

Nadie le pregunta a las marcas qué quieren ser cuando sean mayores.
E igual es esa una pregunta que debieran comenzar a plantearse.