La vida con los androides

Robot Asuna

Después de leer esta nota -y ver el correspondiente vídeo- me parece que va a ser complicado que podamos (la gente de mi edad) convivir con un androide. Al menos a mí me parecen particularmente terroríficos, porque como dice Mati los robots japoneses sufren del problema del Uncanny Valley:

En una situación parecida a esos niños que nacieron cuando Internet ya estaba desarrollado, en contraposición a los que vivimos una gran parte de nuestra vida sin estar conectados a nada, probablemente estos robots sean mejor tolerados por aquellos que nazcan y crezcan en la “normalidad” de verlos por aquí y por allá. Que vean a un perrito como AIBO y entiendan que no debieran darle una patada por diversión, aunque sea un robot, de igual forma a como no lo hacen con un perro de carne y hueso.

Algo debe tener que ver este tipo de pensamiento (aparte de una cierta psicopatía o ganas de joder) con lo que le sucedió este fin de semana a Hitchbot, el robot parlante protagonista de un fantástico experimento social en el que podía acompañarte en tu viaje por Estados Unidos. Tras dos semanas de viaje terminó destruido y abandonado en una cuneta.

No, no creo que puedan inculcarnos el respeto por un androide. Queridos robots, lo siento, tendréis que esperar un par de generaciones.

Humanity, #21DíasdeBondad

Soy fan de emprender proyectos paralelos a mi trabajo como director general creativo. Ideas que probablemente no compraría un cliente pero que por eso mismo son tan simples, potentes y relevantes que prefiero emprenderlas por mi propia cuenta a modo de experimentos que me ayudan a mejorar. Todas estas propuestas no parten de un atributo de producto ni de un problema de marca, sino que surgen de detectar un problema que nos afecta a todos o a una parte de nosotros como personas o como sociedad, y por lo tanto están pensadas desde atributos que de verdad pueden ser relevantes para la gente.

Cuando lo enfocas así, te das cuenta de que cada proyecto que piensas es una potencial solución creativa a un problema real y te salen propuestas infinitamente más interesantes que una campaña de publicidad. Así es como yo entiendo la profesión y para donde creo que forzosamente irán la publicidad y las marcas en su relación con las personas.

A esta clase de proyectos yo les llamo “activismos creativos” y llevo unos cuantos a mis espaldas. El último de ellos fue “Vete”  y el próximo se llama Humanity y os lo quiero presentar aquí.

Continue reading Humanity, #21DíasdeBondad

Nueve cosas que constaté con “Vete”

Mañana hará un mes que lancé este particular experimento llamado “Vete”, tiempo más que suficiente para poner en orden todo lo que a nivel de comunicación he podido constatar con él, cosas que me gustaría compartir con vosotros:

1) “Hacer is the new Decir”. Si crees en algo, hazlo. Hoy en día tienes más medios que excusas para llevar a cabo tus proyectos. Cada vez más, el mundo y nuestra profesión necesitan gente que además de tener buenas ideas tenga ideales y crea en lo que hace. O como dice Santiago Rocangliolo en esta “Carta a sus Hijos” en forma de este gran artículo, “La lección de todo esto es: si ustedes creen que algún proyecto mejorará el mundo, defiéndanlo”. El mundo necesita buenas ideas.

2) No es que la gente no lea, es que sólo lee lo que le interesa. O como reza esa famosa frase: “No hay textos cortos o largos, sino buenos y malos”. Los posts de “Vete” eran largos, pues cada día que pasaba había mucho qué contar. Aún así, miles de compartidos tuvo el experimento en redes sociales y cientos de mails me llegaron para participar y/o comentar la propuesta.

3) “Inspiration is the new interaction”: Inspirar es la mayor interacción que nunca lograrás. Aunque sólo había un billete, en ese caso la idea conectó con la gente hasta el punto de hacer “clic” en muchas personas que se sintieron inspiradas e hicieron otras muchas cosas que hicieron la idea aún más grande. Incluso hubo quienes se sintieron tan motivados que independientemente del resultado, decidieron emprender la aventura por su propio camino. Como escribí hace tiempo, inspirar debería ser también la aspiración de todos los que nos dedicamos a comunicar.  Continue reading Nueve cosas que constaté con “Vete”

No taguear sin avisar

Con esa manía que le entra a los amigos en Navidad de taguearte en imágenes felicitando las fiestas o el Año Nuevo, y con lo “molesto” que puede resultar que dispongan del nombre de uno en imágenes de dudosa apariencia estética, me pregunté si la gente se taguearía sola llegado el momento sin necesidad de que uno los tuviera que perseguir. Así que subí esta imagen a mi cuenta de Facebook:

Con el resultado de:
– 3 autotags
– 5 comentarios
– 19 Likes

Conclusiones al gusto de cada quién, pero a la hora de participar parece (muy obvio) que los Likes mandan por encima de cualquier otra unidad de medida. Eso sí, parece que cualquiera de ellas tiene más valor que si hubiera decidido taguear “a traición” en la fotografía a los que ahora aparecen habiendo interactuado con ella :)

Desparramados por ahí, capítulo 6

Artículo para Merca 2.0 - 131109

Artículo para Merca 2.0 - 201109

Artículo para Merca 2.0 - 271109

Con algo de atraso, una actualización a varias columnas que escribí últimamente para Merca 2.0, tratando diversos temas como las oportunidades (en creatividad y resultados) que se le presentan a las marcas que escuchan a sus usuarios, otro en el que, aprovechando la visita a México de Naoki Ito, intento desenmarañar algunas características de cómo podría ser una campaña integrada ó 360º, y por último, un pequeño experimento propuesto a las marcas de México para que pongan en práctica el tratar a sus usuarios como personas y no como únicamente consumidores.